¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (4)

Estándar

Soñado el 27 de Agosto del 2008:

Recien levantado he querido darme prisa en mecanografiar todo lo que pueda de los sueños que recuerdo de esta noche.

-El Aquario Japonés: No recuerdo más del sitio, salvo un pasillo a una especie de aquario con un orden enfermizo en el contenido de sus recipientes de cristal y agua. En el sueño le daba el hecho a ser nipón por su meticulosa colocación de especies, formaba una simetria entre aquarios de mismo tamaño uno enfrete del otro, puesto en filas capullos u orugas peludas, distintas cada una, para luego seguir la fila y ver sus correspondientes especies ya crecidas. El hecho era mirar que mirando a la izquierda un recipiente seguia la misma colocación, pero puestos enfrente, claro, al otro complejo de cristal.

Con esto que leía un panel de nombres de ¿calamares? ¿sepias? eran unas pobres criaturas que tenian un parentesco, solo que colocados de forma burda unos paneles finisimos de pantalla sobre sus cabezas. Servían de forma interactiva, pues en principio hablando en voz alta en la sala una sepia en común me respondía. No recuerdo que le preguntaba, solo que su finisimo panel de pantalla en la parte superior de su cuerpo, emitia toda gama de pixeladas emociones (Una especie de comunicación que recordaba horriblemente a Eve de la película Wall·E). A su vez emitía una voz virtual bien diseñada, diria que muy natural. Por lo que se veia, tenian una especie de IA instalada, que artificiosamente debía hacer creer a los niños que un cefalópodo podía hablar.

Al rato dejo de hablar, y cambiaba a otra sepia o calamar. Esta vez lo tenía que hacer por una especie de intercomunicador estilo radio, presionando un botón para asi hablar y le llegara el sonido. La pregunta era “¿(Nombre de la cual se llamaba la sepia/IA programada), tienes personalidad o en verdad estas programada? Su respuesta fue clara y decepcionante: “¿Tu que piensas?”

-El segundo sueño no lo recuerdo nada, eran unos chicos que saltaban de colchones a varias alturas, y andamios. Nada destacable.

-Corto pero genial el tercer tramo. No sé donde se supone que estaba yo, pero llegaba a una funeraria municipal con ¿soldados?, con su uniforme del país. No sé para que entraba, pero me acompañaba un simpático y bromista general, un poco alto, pelo corto y bigote  canoso. Su broma antes de entrar fue: “Bueno chico, para entrar aquí hay que tener… REEEEEEES-PEEEEEEEE-TOOOOOOOO!!” Me hacía reir un soldado raso que vigilaba la entrada y se le escapaba una sonrisa.

Al entrar todo era una oficina de soldados administrativos, me acompañaba hasta una zona de estos que trabajaban, y el sueño acababa con el avistamiento de un gato atigrado grisaceo, tan común en todos los lares. Tenía collar y cascabel.

(Recuperando sueños de mis anteriores blogs) Ciao.

Quizás debido a los Bloopers de Super Mario me hizo fascinar a Cthulhu, jojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s