¿Qué es cine cutre? Retroespectiva y expectativa del Cine casposo. (Cine rancio 1/3)

Estándar

Decidme alguna sóla película que de infantes os gustara, y de 7 de 10 seguro, nombraríais una obra infame, que perdurase por el cariño, o esas horas que te mantuvo pegado a la pantalla de tu Sanyo de 16 pulgadas. Suena en cuanto menos, curioso, ya que vivimos siempre rodeados de basura audiovisual, desde al nacer, hasta que nos pudramos en un piso o en el asilo. Posiblemente haya productos mejores que la mayoría, ¿y qué importa? Parece que siempre convivirá lo casposo, porque lo asimilamos al continuo (y en mi humilde opinión, verídico o mala temporada) destrozo del Cine en tiempos actuales.

Remontémonos a la Edad media, cuando empezó la comercialización de la música, ya que pese no es Cine, quería explicar de una forma histórica, como surgieron la raza de artistas frustados, que en ocasiones consiguen llegar a un falso podio, y no cambia su posición de cutre. Los verdaderos artistas, nombrados juglares, creaban su propia obra, la materializaban con sus instrumentos. Estos podían llegar a la fama y éxito, de su propio trabajo, para después llegar a un posible nuevo destino a demostrar sus obras y de nuevas, y unos terceros le robasen su mérito. Estos eran los nombrados saltimbanquis, gente incomprendida a dejarse llevar por las masas, y no le importarse usar obras de los verdaderos artistas.

¿Qué carajones viene a cuento este dato? ¿La prolificación de grupos musicales, creados a partir del estudio del mercado, nada espontáneo? Bueno sí. Pero pienso que para el Cine es lo mismo. Existen los trovadores, juglares, y luego emergen los saltimbanquis.

A partir de ahora se bifurca las dos artes, el Cine se comprende normalmente de varios requísitos, pero su factor primario es la imagen. No hay que negar que de pentagramas, se cambia por un guión, de ciertos instrumentos, la cámara en esencial, y quien dirija, será el director de orquesta. ¿Qué pasaría si este, empezase a dar aspavientos, dar saltos, regalarnos muecas, sin ton ni son en el control de sus músicos, con una composición repetitiva de la ostia, con incongruencias, dejando poco claro qué demonios nos quiere contar, salvo elementos para atraernos? Sería algún primo hermano de los directores cutres del celuloide.

Erróneamente, negaría que he caído en alguna edad a estas partituras, guiones, que huela a tufo y me habría encadilado ciegamente. Sería negarse de uno mismo, porque ahora los saltimbanquis, como pueden ser de máximo exponentes, (y si alguno lo niega, estaría cerrandose los ojos y oídos automáticamente, cuando és una verdad) son los Hermanos Wachoski. Claro ejemplo.

Pero dejemos a un lado, los que enseguida cogen ideas y las mezclan, con popurrí pseudo-épico. Citado anteriormente, los saltimbanquis podían o se empeñaban en copiar productos de éxito o calidad inclusive. Copiar o ya más evolucionados, estudiar lo que quiere ver el público, a ser posible inciertamente en pocas dosis, y más tarde de gastar el dinero, podemos cagarnos en ellos o habernos reído de lo lindo, viendo cómo han sido más listos, en cuanto sacarnos pasta (pese a ser posible enterarnos antes de este hecho, por terceras personas, y no consigan recaudación suficiente).

Quería dar por conclusión, que podremos maldecirlos, que nos gustaría ahostiarles, y sin embargo, los masoquistas somos el público, que un servidor mismo, de criajo iba a su casposo videoclub y alquilaba joyas de serie B de Terror, ya que el Cine Cutre es existencialmente, todo lo que nos gustaría dar cabida en una lata de película, y por conciencia de uno mismo, no nos atrevamos a plasmarlo. ¿Acaso existiría las páginas webs dedicados a Ed Wood o Uwe Boll, que por norma es comentar los puntos nada favorables de productos cinematográficos, y aún vemos genios los realizadores, que han llevado adelante unos proyectos, que enseguida vemos y olemos el tufillo, y siempre habrá moscas que alimentar?

Décadas le separan, uno tiene dinero y rueda mierda, otro con pocos medios rodó mierda pero con toda inocencia…

No dudo de que estas personas, rodar lo más irrisorio, infumable, intachable de su realización a base de detalles gratuitos, para ofrecernos en bandeja en la pantalla de cine o en la televisión, sean los saltimbanquis, y su venganza, con ganancias millonarias para los que sepan aprovecharse del tirón o más suerte que otro e incluso carisma, y nosotros somos sus víctimas, de estos siglos recientes, en el Cine.

Huíremos en ocasiones de visionar sus obras, para acabar, los que seguimos este género, en aprovechar las tecnologías y ser recompensados, de sus vanos intentos o sin intención, de realizar el Cine que jamás rodarías, pero te induce a ser espectador, Cine cutre. Necesario, útil, o solamente atraernos su olor a podrido, es dificil de calificar de esta guisa, pero todos nos gusta ver a un director de orquesta dar aspavientos al aire, saltar y regalar muecas, qué nosotros reíremos, e inexplicablemente, no podremos esquivar la vista en él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s