¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (12)

Estándar

Esta mañana de domingo he tenido mi primer sueño el que hace aparición mi trabajito del teatre. También un sueño bastante simpático.

Todo empieza en mi regreso de la pequeña jornada a mi piso, si, vivir solo en un pisito y muy luminoso. Debo recorrer calles del centro, de la ciudad antigua. Es un edificio no demasiado alto ni tampoco bajo, unos 4 o 6 pisos. En cada uno de estos se compone de entrar y acto seguido ver un salón concéntrico, y luego se reparte en cada lado la entrada a las demás habitaciones, y en todos estos tienen su propia terraza.

Al llegar, pasar el umbral de entrada hay un espacio para Portería. La encargada es una simpática anciana de pelo blanco en rizos en una mesa de madera al estilo “barra de bar” para asi tener su teléfono, al lado los buzones para ir dejando las cartas.

Las escaleras para acceso a las viviendas no son muy anchas, pero es un edificio con bastante decoración de madera como en los pasamanos de las escaleras y demás partes, dándole un aspecto acogedor y ventanas con mucha luz de verano. Como si de una comunidad la mayoría familias (unas 4 o 5 en total) estuviesen acostumbrados a saludarse, cada piso que subia veia algun miembro de estas.

En uno eran 3, creo que matrimonio y la madre del marido. En el siguiente pareja y un par de hijos pequeños. En el tercero estaban afuera del piso jugando con cartas dos niños pequeños, hermano y hermana.

Al subir, dejaba mis cosas, me iba al terrado y un día azul cubría el cielo. De pronto veía una especie de animal volador extraño. Parecía una tortuga-pájaro voladora, no como Gamera sino que tenía especie de conchas en su cabeza, espalda. La cabeza era alargada de ancho como un tiburón martillo. Los caparazones eran de color marron oscuro, el resto de color de piel algo marrón verdoso.

Estaba dando vueltas felizmente cuando aterriza y una familia de las que habia saludado abajo, habian subido también al terrado, y la madre ataca a la pobre criatura. Pese al aspecto de tortuga-alien era inofensiva, estaba en el suelo bocarriba gimiendo por su vida. La madre solo quería inmovilizarlo y no sé que más, aunque tenía una aguja hipodérmica para extraerle sangre. Daba un pisotón al antebrazo para detener a la mujer, y le decía que vaya conducta mas despreciable, no era la forma para dar clases a sus hijos de biología. Me exaltó, yendo a mi piso cuando soltó al pobre animal.

tortoise

En  mi vivienda de pronto se mezclaba ser un piso de un amigo enseñandome juegos, y la mesa de pronto era más larga. Aparecía una amiga ordenando sus cosas, en un montón de libros había dibujos que había hecho en primaria y secundaria. Siendo una chica que sueña ser futura ilustradora [M], los dibujos estaban muy bien para ser en el colegio, sintiendome relajado verla en su tarea.

M

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s