¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (14)

Estándar

Ha sido relativamente cortito el de esta mañana, aunque tan surrealista, mezclado que no podía dejar que se olvidará en el limbo de los sueños no escritos.

Todo empieza con mi familia para ir a una especie de actuación, un palco parecido más a cine que teatro. Me entero que debajo de mi chaqueta llevo ropa de mi trabajo, no entiendo porque me la he puesto asi que me cierro con cremallera por vergüenza.

Me siento en mi sitio en medio de mis familiares en la fila de butacas, aunque me levanto pues en la salida trasera da a un colegio que recuerda mucho al que fuí de niño. De forma absurda recuerdo que ese colegio ha tenido ya dos anteriores explosiones de fuego nuclear (¿lo qué?XD), un fuego que apenas dura unos segundos, sale por ventanas, salidas y balcones. Esta a sabiendas que esa misma tarde puede haber una tercera. Un funcionario del teatro que conozco en mi trabajo se rie exclamando que las madres y niños no se enteran de nada.

Con esto me vuelvo dentro y resulta ser un Teatro-Cine-Concierto en directo (toma ya). Una cantante con aire francés pero proveniente de un país árabe va moviéndose por el escenario (con pantalla incluida viéndose imágenes de un largo videoclip, como mediometraje para ambientar la función). Además le gusta interactuar con el público, micrófono en mano subir las escaleras como cual presentadora de Sorpresa Sorpresa. Los asientos parecen de avión, pues se puede insertar un auricular para escuchar sin ruidos de fondo la voz de la artista.

Una mujer espectadora agita los brazos que da vergüenza ajena, con unos auriculares puestos. Con esto la pantalla que se transmitian imágenes se cuelga (Viva WindowsXD). La cantante está cortada, y con esto que mientras lo arreglan reviso de nuevo el colegio. Me siento de nuevo rapidamente, se escucha un BOOM lejano y al parecer las madres y niños salieron del colegio por medio de publicidad para sacarles del centro (ein?).

Esta ocasión la cantante está a mi lado, con un traje entre verdoso y amarillento con tirantes. Va cantando, mientras yo estoy colocado en una especie de sillon de forma alargado para asi uno tumbarse. Al levantarme para seguir viendo la historia que narra, cantando en ese francés macarrónico pero exótico, cuenta sobre su vida en un país occidental, buscando trabajo. Va con su hija pequeña de pocos años, pierde un bus y se sube a otro, para decirle al conductor que siga a ese bus (como si fuera un taxi, hala). Entre lo que miro a pantalla y mi visión subjetiva se entremezcla, parece como si realmente estuviera en ese bus, mirando en los huecos de reposacabezas de los asientos a esta mujer.

El vehículo con una velocidad no alta pero más de lo normal adelante, pasa semáforos en rojo y direcciones prohibidas. Acaba con una dirección prohibida que justo dá la señal verde para un grupo de gente en moto.

El sueño, bien acabado aqui o interrumpido por un mms (no moléstandome por la casualidad de este que ahora cuento), que recibo, mi amiga  ([M]) me ha enviado una imagen  de ella en un bus…

Sin duda me he quedado extrañado minutos después dándome cuenta de la coincidencia, para luego verlo divertido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s