Archivos Mensuales: julio 2009

Tsutsui: el hombre desnudo de Japón

Estándar

Érase una vez un hombre en Japón que no le importaba desnudar su total imaginación, por medio de sus escritos sencillos de leer pero llenos de meta-ficción y humor, mucho humor y del negro.

Yasutaka Tsutsui es un famoso escritor nipón que bajo sus relatos cortos esconde unas críticas ácidas a su propia sociedad, todas ellas por el estrés, la cerradez, el tabú, el machismo, la impotencia, sumisión de los japoneses.

Historias como el título que da nombre al libro, joven ejecutivo de una gran empresa que por motivos de mala suerte y mucha acaba desnuda por las calles de la capital. No importa que haga frío en invierno, solo que sea la humillación de la empresa que trabaja lo que le preocupe. Relatos como un pobre joven que por sus peculiares chasquidos de articulaciones se convierte en improvisado embajador de una curiosa raza alienígena, pasándolo canutas y el lector, yo mismo, desternillándose de risa.

Se incluye otros relatos más, la mayoría son bastante buenos e imaginativos, además que son fáciles de leer. No representan por su apariencia de relatos fantásticos una oculta sátira en ciencia-ficción pesada,  al contrario, tienen un ritmo de lectura ameno y con ganas de acabarte seguidamente la historia.

De manera imprevista, encontré anteriormente en la biblioteca pública el otro libro que recoge relatos, “Hombres salmonela en el planeta porno”, y de forma rauda y veloz quise sacar este volumen que ahora hablo.

En España solo han publicado estos dos tomos recopilatorios de historias cortas. Esperemos que sigan publicando, pues hacía tiempo que no me hacía reir tanto un libro. Es un humor negrísimo, ácido, unas sátiras con personajes muy humanos y tal vez por eso demasiado alocados. No deja títere con cabeza y unos finales que la mayor parte redondean lo ridículo que puede llegar a ser el ser humano en condiciones extremas o que pensamos que asi es.

Además que me recuerda a los mejore sueños que puedes tener, absurdos, amenos y con un ritmo que no pasa desapercibido. Sin duda este hombre no le hace falta dormir para ocurrir las más descabelladas historias.

Have you seen a little girl? Short, black hair…

Estándar

Siguiendo con juegos de consola que me marcaron, le toca esta vez a Silent Hill.

Un tanto curioso, no he jugado por mi mismo a este videojuego del equipo de Konami, Silent Team, hasta después de 10 años de su salida. No poseo una PSX-PSONE y ahora que me prestaron la PSP, por fin pude probar en mis carnes a este ya clásico juego de Survival Horror,de terror concretamente del psicológico.

¿Qué puedo decir de este juego? Me fue corto (pues no jugue pero vi partidas de amigos en sus casas, recordando parte de los objetivos) pero intenso. 10 horas justas. Y no en nivel de dificultad muy alto lo sé, pero no conseguí el rifle de caza y munición de escopeta me escaseo a lo último, mi fiel pistola venció al pesado Samael.

Ciertos diseños me resultaron confusos, al estar acostumbrado a lo visto en Silent Hill 2 que recuerde. Sustos pocos, quizás el del cadaver en una de las taquillas del colegio. Sin duda lo mejor del juego es su aire siniestro, oscuro y un mundo, el Otro Mundo, con colores de óxido, quemado, sangre. Vistas que nos enteramos después que es la versión del pueblo en la cabeza de la niña Alessa. Su visión pesadillesca por las quemaduras no curadas, y siguiendo viva por la magia negra que su propia madre provoco tal desastre además.

Un juego con toques de autores de literatura de terror como King, personajes y entornos que recuerdan a un pueblo perdido de EEUU, aunque la niña Alessa se nos presente con un uniforme escolar de marinera que delatan el hecho de ser un juego japonés. Eso sí con bastantes referencias culturales a Occidente.

Siguiendo con detalles occidentales o alejándose de oriente, Akira Yamaoka, compositor del juego y diseño de sonido, en la saga ha ido sumando piezas de música al estilo Trip-Hop, con letras y vocalistas en inglés. Rock alternativo y de ambiente, donde en el Otro Mundo solo nos hace resaltar el nerviosismo de querer escuchar los pasos de los enemigos que acechan. Sonidos de grabaciones sucias en su calidad, ruidos inexistentes en ese plano dimensional.

Con una película (aunque basada más entre los 3 primeros juegos), y un reboot del juego en marcha, sumé a la partida de juegos de Silent Hill al Origins, precuela más que digna, esta saga debo descubrir aún por mi cuenta más juegos que en su día no pude probar.

¿Vistes a una niña? Bajita, de pelo moreno…

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (19)

Estándar

Lo primero que me llega del sueño de hoy es:

Empieza con que controlo a un personaje, como el del videojuego Assassin’s Creed. Sólo que en la era actual y siento lo que le afecta al personaje. Como por ejemplo en un campo no lejos de la urbe, hay cuerdas que pinchan, cortan. Aunque en un sueño raramente sentirás mucho dolor, si que sentía molestias segun caminaba.

De pronto ese personaje sale del campo, es de día. Ya soy yo de nuevo, con mi hermano y unos amigos suyos. Vamos a un piso de estos. Al subir la escalera de la comunidad par acceso a las viviendas, unos niños de 15 años se ponen bravucones y dicen seguirnos. Les cerramos la puerta en las narices.

En el piso del amigo está su hermano pequeño. Hay que decir que esta persona ha crecido y tiene su mayoría de edad, en cambio al no haberle vuelto a ver el pelo, mi imagen residual onírica es de cuando lo recuerdo con 15 años.

Un piso sencillo, dos grandes habitaciones ocupan la mayor parte del espacio. Una cocina-comedor y un salón, este a su derecha al pasar el recibidor ve que continua con un pasillo a las habitaciones.

En la cocina-comedor me fijo en una especie de figura de cristal azulada, bastante visible. Diría que de unos 50 cm. Representa una fachada clásica de finca de varios pisos, de hace un siglo por lo menos su diseño.

Este objeto tiene un poder extraño y es que abriendo las ventanitas de cristal o la puerta de acceso a la finca, vas escuhando lo que se oye en cada uno de los apartamentos, pisos o partes comunitarias. Con esto que escuchamos a los criajos de antes reir y que seguro nos habían asustado. Aquí no recuerdo más, sólo que ibamos a comer.

house

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (18)

Estándar

8:00 de la mañana, es posible que se me olviden detalles:

Lo primero que recuerdo de sueños de esta mañana es algo de una visita a mi antiguo instituto de la ESO, que estaba vacío por el verano aunque abierto no sé a que debido. Iba bajando los pisos por una escalera acompañada de una mujer que ibamos hablando. Parecía ama de casa y muy simpática.

Lo siguiente es algo relacionado con un bus, que primero parecía un trailer de una película de una niña rubia de no más de 13 años, con un traje de marinerita tipo vestimenta escolar (Apunte: seguro es debido a que ayer noche jugué hasta tarde a Silent Hill: Origins y se veía a Alessa, con un traje parecido pero en azul). Era mona y aparentaba ser inocente pero de pronto montaba un pitote en el vehículo público enseñando unos largos colmillos. Lo absurdo era un chico de unos 14-15 años, tez morena, que recordaba a un conocido mio de Santo Domingo. Este se iba cansado en una parada como si la niña solo fuera una amiga suya que tiene un pronto.

El bus sigue su camino y va dirección prohibida, me extraña y me preocupa para ver luego que está cortada parte de la carretera por obras, aunque el carríl vacío es la acera. Demasiado estrecha y con andamios a los lados, coches aparcados. No disminuye la velocidad. En unos pocos segundos pero frenéticos consigue llegar a mi parada recientemente añadida, no lejos de mi casa.

Mientras llego a mi vivienda, unos niños están delante de mi hablando a sus 11-12 años si tienen revistas de tetas. Uno de ellos el más canijo dice algo como “Todas las que salgan tetas”. Un amigo del pequeño trío de niños se queda con cara pensando si ese niño no conoce lo que es cambio de sexo. Con esto el lado que da a la calle que rodea la manzana de mi finca no tiene comercio, está abierto y con un camino arenoso debajo de los cimientos, los pequeños entran al ver que de entre el primer piso y planta baja no existente un hueco surge monedas de euros sin parar. Se están depositando en ese lugar arenoso de debajo de la finca.

La escena siguiente aparezco en casa, con monedas de un euro y dos euros escampadas por el suelo del salon. Aunque sea trabajoso estaría encantado de ordenarlas. Solo que siendo un sueño los temas cambian de un momento a otro y aparece mi hermano al salón para hablar con mi madre, (no tiene importancia aunque detalles tontos como el desnudo con su pierna ortopédica aún puesta y algo de ropa en mano, se estaba preparando para ir a duchar).

Este le habla de la posible ruptura de amistad con su mejor amigo, empezando por :

medusa

“Puede que haya hecho que mi mejor amigo deje de querer hablarme” con una voz temblorosa, cosa que mi hermano es raro que así sea. Cuenta una versión que al final de este sueño es totalmente diferente, y la primera versión y en teoria no cierta es así de liosa: “Mi amigo Victor tiene una amiga que se llama Medusa ¿no? Es la que me regalo este cuadro (me fijo y hay un cuadro en el salón colgado entre otros de mi hermana y madre, es una tia desnuda aunque en cuclillas mirando hacia el que mira el cuadro, con pelo moreno y algo tinte rosa estilo punk, se leen las letras “Medusa” en estilo firma con pincel de color rojo pasión), el le gusta a ella y se han liado un par de veces pero nada serio. Ahora ella está hospitalizada y le preguntaron que persona le podría ir a visitarle, entre nosotros dos me eligió a mi y eso puede que no le gustara a él.”

“En clases el profesor me ha dicho que esto son prácticas para aprobar el curso, debo pensar en las posibilidades que hay para que ella recupere toda la memoria (aqui no entiendo si mi hermano iba como a clases de NeuropsicologíaXD). Son 151, aunque 41 son las más probables y debo saber como se crean estas (¿lo qué).

Calla y los que estamos en la sala también nos quedamos silenciosos.

La última parte comienza en que estoy en la sala de al lado del salón. Sin muebles más que una escaleras que suben a unos sillones, hay espacio para dar vueltas con sillas de oficina de las que tienen ruedas. Doy vueltas mientras charlo con mi “cuñado” no recuerdo qué. En uno de esos sillones hay un ordenador en una mesa y en la alfombrilla del ratón también hace de pantalla multimedia. Veo conectada a una amiga, “C”  en un programa de mensajería.

Lo último es viéndome con un chico de unos 15 años más bajito que yo y sin darme cuenta estoy de nuevo en el instituto, con mi edad actual pero sin saber porque estoy de nuevo en 4º de ESO. Es un chico tranquilo que no sabe que cer después de la Secundaria. Vamos caminando, bajando, esta vez está bullicioso el centro. Llego a casa no sabiendo como, y mi hermano, esta vez vestido y menos serio cuenta el por qué no habla con su mejor amigo Victor.

“Mi amigo Victor que ahora vive en Madrid, sus padres tienen bastante dinero ahorrado (craso error en la realidadXD) aunque tampoco hace que no tenga que ir a trabajar. Estudia también y hace poco su amiga Medusa le contó que se habían líado haciendo que esta se quedara embarazada. Tantas preocupaciones hizo que al venir a Mallorca a pasar unos días estuviese de malhumor y me dijiese vete a la mierda, no quiero hablar más contigo.”

Fin de este sueño larguito.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (17)

Estándar

Mini pasaje: Mi hermano estaba quitándole el plástico a unas cajas de DVD versión metálicas en nuestra cocina de casa. Con esto que una tiene portada de Harry Potter. Le preguntó extrañado por qué ha comprado tal cosa, cuando ni a mi ni a el nos interesa tal saga. Secreto Sin explicación alguna alquilamos una pequeña sala de cine que no lejos está el resto del centro comercial. Menuda pero con varias filas de butacas que se acceden por escalones, una mínima altura bastante decente. Me fijo en la caratula (el cine más que nada servía para alquilar y ellos con un proyector para DVDs te la preparasen para ver), y empiezo a ver que ni son los actores originales, se lee “Potter” muy por debajo y pone un título rídiculo como “El Secreto del Tiempo” o algo así. Resulta ser una copia barata de la saga para los padres que con las prisas se confundan y regalen estos bodrios-plagios a sus hijos. Hablando de padres, aparece una familia con padre, madre, y dos hijas. Se sientan en la fila que ocupa el centro de la sala y empiezan a mirar el cutre largometraje.

Potter

Empiezo a mirar a mi hermano y se descojona ver como hasta los padres se enteran que ni es el “Potter de la película” ni “Hermione”. Se marchan tranquilamente para acabar su sábado de centro comercial. Uno de mis temas recurrentes en sueños es el Cine pero llevo un tiempo que mi mente inventa copias inexistentes de mala calidad. Creo que me veo trabajando haciendo películas de serie B. O me ví Ed Wood hace poco y me ha vuelto a influir.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (16)

Estándar

La llegada del verano ha hecho desbaratar mi facilidad de recordar. Sólo recuerdo este pasaje en días:

Estaba yo en mi lugar de trabajo, en el teatro municipal, cuando un funcionario hablaba con otro hombre que era jefe de los teatros munipales de la ciudad. Decían, especulaban de quedarse con ganancias (donde es absurdo) del recinto, y no darían ni una peseta a los trabajadores (que parecia haber 6 o 7 técnicos cuando solo precisamos de 2 y no forman parte del ayuntamiento). Al escuchar de estrangis tal conversación, me sentía incomodo, molesto y no quería que pensaran que les espiaba.

teatre

Salí a tomar el aire, estaban los técnicos tomándose el descanso y no tardó ni unos 5 segundos en aparecer el funcionario, sospechando que venía a que hablara si habia visto tal escena dentro o amenazarme. “¿Tú que haces aquí?” me preguntaba. En ese momento me desperté y solo pude tener manía a esa versión onírica de un superior mio. Y si, este sueño fue concebido al cogerle algo de manía en su versión del día a día en el trabajo. De esos sueños que tienes ganas de romperle los morros o haberle dicho “¿Sabes que sé que tu sabes que sé lo tuyo?”.