Tsutsui: el hombre desnudo de Japón

Estándar

Érase una vez un hombre en Japón que no le importaba desnudar su total imaginación, por medio de sus escritos sencillos de leer pero llenos de meta-ficción y humor, mucho humor y del negro.

Yasutaka Tsutsui es un famoso escritor nipón que bajo sus relatos cortos esconde unas críticas ácidas a su propia sociedad, todas ellas por el estrés, la cerradez, el tabú, el machismo, la impotencia, sumisión de los japoneses.

Historias como el título que da nombre al libro, joven ejecutivo de una gran empresa que por motivos de mala suerte y mucha acaba desnuda por las calles de la capital. No importa que haga frío en invierno, solo que sea la humillación de la empresa que trabaja lo que le preocupe. Relatos como un pobre joven que por sus peculiares chasquidos de articulaciones se convierte en improvisado embajador de una curiosa raza alienígena, pasándolo canutas y el lector, yo mismo, desternillándose de risa.

Se incluye otros relatos más, la mayoría son bastante buenos e imaginativos, además que son fáciles de leer. No representan por su apariencia de relatos fantásticos una oculta sátira en ciencia-ficción pesada,  al contrario, tienen un ritmo de lectura ameno y con ganas de acabarte seguidamente la historia.

De manera imprevista, encontré anteriormente en la biblioteca pública el otro libro que recoge relatos, “Hombres salmonela en el planeta porno”, y de forma rauda y veloz quise sacar este volumen que ahora hablo.

En España solo han publicado estos dos tomos recopilatorios de historias cortas. Esperemos que sigan publicando, pues hacía tiempo que no me hacía reir tanto un libro. Es un humor negrísimo, ácido, unas sátiras con personajes muy humanos y tal vez por eso demasiado alocados. No deja títere con cabeza y unos finales que la mayor parte redondean lo ridículo que puede llegar a ser el ser humano en condiciones extremas o que pensamos que asi es.

Además que me recuerda a los mejore sueños que puedes tener, absurdos, amenos y con un ritmo que no pasa desapercibido. Sin duda este hombre no le hace falta dormir para ocurrir las más descabelladas historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s