Píxeles con encanto: Filmografía de Pixar 1/2 · Largometrajes

Estándar

En las navidades del 95 un servidor fue con su hermano, con mucha ilusión a ver una película que desde hacía meses rompería barreras. Era una película de animación, atrayente, divertida y visualmente espectacular. En esa segunda mitad de la década de los 90 empezó la costumbre de pasarlo todo a digital. Paneles, sonidos, imágenes, incluso dibujos.

Mis aficiones a videojuegos me hice enamorarme de juegos como Donkey Kong Country, un juego de plataformas 2D con sprites de personajes que parecían tener sensación de volumen, tridimensionalidad. Eran gráficos renderizados. Una técnica llamada ACM para crear efectos visuales espectaculares, como en el cine con Jurassic Park o Terminator 2. Lo renderizado me supuso un descubrimiento, como de niño ví mi primera película en cine y animada, Blancanieves y los 7 enanitos. No se olvida.

Entonces una película con un estudio de animación llamada Pixar había creado el primer largo de animación 3D.

Esa película era y es Toy Story. Con esta genial y ya clásica pieza comenzaré a repasar la filmografía de Pixar. Y la siguiente entrada del blog será para repasar los cortometrajes.  Let’s go!

Toy Story (John Lasseter, 1995): Famosa película de la filmografía, con esta fue el comienzo de la andadura de la compañía y subiendo sin parar. ¿Juguetes de la infancia que a solas de los humanos tienen su vida en grupo y temen ser abandonados o perdidos? ¿Miedo a ser olvidados por sus amos por un nuevo juguete? Un argumento fresco y divertido, con sorprendentes y pese a su tiempo cuidada elaboración de texturas de todo tipo. Quizás siendo muñecos recuerdena plástico y los seres humanos en consecuencia algo extraños, pero ver objetos inanimados cobrar vida y con gracia es una maravilla. Además de diálogos brillantes y hasta la duda de la existencia o sentido de la vida.

Siendo película con productores Disney, solamente y por extraño tiene piezas musicales pero sin coreografías, clásicas en la compañía del ratón Mickey. Randy Newman compone una melodías cercanas al jazz, alegres y movidas como la conocida “Hay un amigo en mi”. Destaca el argumento, sus personajes y situaciones como siendo muñecos acaban en casa de un “maltratador de juguetes adolescente”, conociendo juguetes “mutantes” y una última sorpresa final de cara antes de acabar la película con los nuevos regalos de los amos de los juguetes protagonistas.

Bichos (John Lasseter, 1998): Un par de años después Pixar tuvo que demostrar si valian o había sido un arriesgado movimiento y en el segundo movimiento no conseguían sorprender. Mi opinión personal es que tiene unos personajes insectos bastantes carismáticos, el grupo de circo.  El saltamontes malvado es más que correcto aunque le tengo más estima al niño Sid de Toy Story como villano.

Es una película que superaba tecnicamente en retos de hacer algo distinto a la anterior película, sólo que a en mi humilde opinión no fue tan carismática.

Toy Story 2 (John Lasseter,1999): El equipo de Pixar al año siguiente tuvo que superar el reto más dificil. Rehacer todo lo que Disney había pedido a un equipo sin Lasseter para una secuela de Toy Story directamente a video doméstico. Disney quería llenar sus arcas y el alma de Pixar peligrando su vida sin descanso en años y tiempo con la familia, en menos de 9 meses crearon una secuela más que digna.

Esta vez la película trata sobre el coleccionismo de muñecos, el abandono y nuevos personajes. Buzz deja de ser ingenuo y es esta vez quien deberá salvar a Woody. En Bichos no recuerdo nada excepcional de BSO en cambio en esta secuela la canción de la historia del abandono de la muñeca vaquera ya es parte del recuerdo brillante de la película.

Monstruos S.A. (Peter Docter, 2001): En esta ocasion dejamos de lados bichos o juguetes y llegamos a un largometraje bastante curioso por su temática en la fantasia de monstruos de armario de la niñez para representarla como empresa y beneficios por gritos de los niños, fuente de energía para luz y demás del mundo de los seres que dan nombre a la historia.

En esta ocasion dejaron de investigar el representar juguetes o el mundo desde la vista de los bichos, y volaron su imaginación por qué se debererian aparecer monstruos fugazmente a niños. Con un sentido del humor de la casa, una niña secundaria digna de la gracia y estima de las producciones Ghibli, y técnicas innovadoras como representar el pelaje de uno de los monstruos protagonistas, es de las películas que mas equilibran la balanza a público infantil y adulto. Pete Docter es quien coge la batuta y nos preparó para su película actual, Up, donde nos consigue reir y emocionarnos con las relaciones de los personajes. Randy Newman de nuevo la BSO trayendo otras piezas movidas y de corte jazz que tanto se nos quedan en la cabeza. Atención a la escena de creditos iniciales. Muy imaginativa, de mis preferidas.

Buscando a Nemo (Andrew Stanton, 2003): A partir de esta película se refuerza la idea de ir preparando proyectos para estrenar cada año seguido si es posible. Distintos equipos con directores del estudio se turnan y en esta ocasion Andrew Stanton, ahora famoso por su valorada “Wall·E”, antes ya fue aplaudido por esta entretenida y cercana historia de un pez payaso padre y su hijo. Destaca el secundario de Doris, la pez de memoria idem y su lenguaje de ballenas. Para esta ocasion es el hermano Thomas de Neman que compone la BSO, otro valioso compositor de cine.

Los increíbles (Brad Bird, 2004): Los seres humanos entran en el protagonismo, aunque es Pixar y no son normales. Una familia de superhéroes que no por tener poderes no deben recuperar los lazos familiares y superar sus temores como personas que son. Brad Bird, uno de los mejores directores modernos de animación amigo de Lasseter, poco antes había hecho la película de dibujos tradicionales valorada por publico y crítica “El gigante de hierro”.

En la BSO llega Michael Giacchino, reputado joven compositor de BSOs buenisimas como de la serie LOST o videojuegos en la saga Medal of Honor. Su incursión al cine por ayuda de gente como Pixar le dio a conocer a más gente demostrando su valía, con un manejo de orquestación digna de clásicadas décadas pasadas.

Cars (John Lasseter, 2006): Para mí la primera y espero que única decepción de las películas Pixar y concretamente de Lasseter. Dos años después de Los increíbles, la tecnología avanza que da gusto, Lasseter había podido descansar y ponerse de nuevo en la dirección. Es su proyecto más personal por su amor a los vehículos y el fetiche de historias de objetos inanimados en la realidad que cobran vida y tienen su personalidad o sueños.

En imagen y diseños es muy bueno, solo que a mi la historia no engancha, y es un tópico como una casa. Randy Newman vuelve a su puesto de compositor en esta no más que correcta película.

Ratatouille (Brad Bird, 2007): Dejamos a familia especial y coches parlantes para unos ratones que viven en las cercanías de París, el protagonista roedor distinto a su familia que aprecia los delicatessen y no la basura que suelen comer, su sueño es convertirse en chef por su innato olfato y facultades extraordinarias como leer y entender a los seres humanos. Brad Bird 3 años después vuelve a la dirección y aunque no es su mejor trabajo, el ritmo y personajes, situaciones supera a Cars.

Giacchino vuelve a ponerse bajo su batuta, que volverá para la actual y recomenda Up de Pete Docter. En esta ocasion el tema principal y el tema compuesto y cantado con Camille tiene un encanto y elegancia digna de la ambientación parisina.

Wall·E (Andrew Stanton, 2008): Sus primeros 30 minutos demuestran una madurez del estudio, un pasaje al nivel del cine mudo de calidad. El robot de limpieza de la tierra Wall·E sigue funciondo 700 años después de que los habitantes abandonaran el planeta y sus compañeros electrónicos cayeran agotados de energía. En estos años ha surgido una personalidad tierna, romántica y afable por sus visionados de películas que encuentra en cintas. Un día llega un robot de forma femenina que busca del estado del planeta si es posible su recuperación a plantar y así una zona viable para humanos.

Supera con creces a Buscando a Nemo, su anterior trabajo del director y para la ocasión Thomas Newman que acompañó tambien a Stanton.


Up (Peter Docter, 2009): Actual película de estreno del estudio, la ví hace apenas dos días desde que escribo esto y que decir. Tiene su toque de aventuras infantil pero los primeros 10 minutos de la película y partes que hablan de la historia del anciano y su querida esposa y es que emociona. Peter nos vuelve a demostrar su talento en imágenes coloridas y llenas de energia, y mucha mucha simpatía. Además de momentos entrañables.

Es la segunda película (o tercera si contamos de protagonistas a los humanos de Ratatouille) que la historia que nos cuentan son personas. A destacar el anciano Carl, su relación con su mujer, el niño explorador “Kevin” la “gamusino” y Dog el perro hablador y algo bocazas pero adorable. El malo y ciertos momentos recuerdan la diferencia del comienzo de la película, aunque desde siempre nos cuentan que trata de una aventura con una casa que flota con globos. Giacchino vuelve y con una fuerza arrolladora después de la emocionante BSO de Los Increíbles y la cuidada partitura de Ratatouille. El tema de la película se te queda en la cabeza al salir del cine y vuelve a demostrar que no le supone dificultad alguna cualquier reto que le ponga.

Y la próxima entrada dedicada a los cortos. Hala.

¡Ardilla!

EDITADO 28-11-10:

Toy Story 3 (Lee Unkrich, 2010): Lasseter al estar ocupado en volver a dirigir una historia con sus cochecitos (sic), dejó al mando para (eso se espera) cerrar la saga de juguetes por un co-director, guionista de la compañia, el señor Unkrich.

Dejando de lado que repite esquemas a momentos de la segunda, tiene una maduración, un toque nostálgico para los que vieron a finales de los 90 la saga de Woody, Buzz y compañía. Hemos crecido como Andy y sin embargo los protas siguen siendo iguales desde la 2, solo que su amo se marcha a la universidad.

Randy Newman vuelve a componer por tercera vez y como es habitual la música de la saga. Para los que hayan visto la película, es dificil olvidar las ultimas piezas, desde cierta escena que sobrecoge de peligro hasta la despedida final.

Si es la última historia de los juguetes, seria un broche de oro. En la primera parte comenzaba con las nubes dibujadas por el papel de la pared de cuarto de Andy y acaba en la tercera con un fondo de nubes  (antes del epílogo bueno) del bueno de Andy marchándose y los juguetes en su redención de ser adueñados por una joven niña.

No pierde humor, detalles de ese mundo de juguetes que cobran vida y así la valoran al ser propiedad de niños para jugar.  Es emotiva y con referencias cinéfilas para los espectadores más adultos.

 

Ahora Lasseter sigue trabajando en su Cars 2. De historia de las carreras, ahora Rayo McQueen y Mater en encontraran metidos en una trama de espionaje intercional comandados por un Aston Martin, el modelo clásico de coche de saga de James Bond.

Puede que sea la primera en 3 años que dude en ir a verla al cine. De  aqui algo más de medio año ya pensaré que qué hago. La primera me sigue pareciendo la menos fascinante del estudio.

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: 10 temas en Toy Story (y Pixar en general). « Libro Rojo de la Frontera del Oeste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s