¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (23)

Estándar

Pasada la mitad de la semana que nos ocupa, reuno sueños de dos días en un solo post.

3 días antes, recuerdo sobre todo por 3 escenas. En una estando en un teatro, algo de una funcionaria quería darme la tabarra. Luego estaba acostado viendo una tele, retransmitían una notícia sensacionalista de como un hilo finísimo de pesca había caído entre el cuello, espalda y omoplatos, de forma horizontal de un niño. Se había estirado ese hilo hacía abajo, con fuerza, introduciéndose unos milimetros en la carne del pequeño. Me daba pena ver como extraian no rápido pero tampoco demasiado lento el hilo, dejando posiblemente una futura cicatriz larguísima. De pronto notaba mi pierna no dolorida pero algo que estaba en mis carnes. Aparecia sin ton ni son un joven que no me estaba haciendo daño, aunque daba cosa como notaba algun hilo y algun gancho dentro de mi gemelo derecho.

hilo

Para acabar, cambiaba la escena a que mi movil tenía un sms en que ahora era cliente de Vodafone, tenía 30 euros de saldo y bla bla. Me daba un dolor de cabeza el pensar de como debería avisar que no había pedido tal oferta.

vod

Mañana del jueves, empecé con un trayecto en bus, aparentemente normal. Pero no había mucha gente en el, las calles y descampados, algo de prados estaban vacíos. Resultaba ser que se hablaba de una epidemia no grave aunque se recomendaba salir poco de casa y no estar en contacto con el aire, corrientes, viento para contagiarse. En mi móvil recibia un mms en que al soñar debía ser gracioso, es lo extraño de los sueños cuando hay un chiste o momento de humor absurdo y luego no le encontrarías lógica al despertarte o acordarte.

bus

Más tarde estaba fuera de mi finca, y en una calle cercana había gente arremolinada en puerta de un propiedad, pisos, y otro montón en un comercio. Me acercaba a curiosear y resultaba ser una despedida, homenaje a un escritor que había fallecido hace poco. Daba la idea que había muerto joven, apenas llegaría a los 28. Parecía ser un escritor de ciencia ficción por algo que veía en libros que ese comercio vendía para homenajear y aprovechar el momento. Una joven veinteañera leía un extracto de alguna novela suya.

escritor

Para acabar este post, reconozco que me quedó este sueño en mi cabeza más que los otros por ciertos detalles. Tigres de tamaño mediano, en la terraza pequeña de casa, de pronto sin explicación tenía un edificio vecino pegado al mio. El cuarto piso estaba justo al lado de un techo de metacrilato verde de mi propiedad. De allí y por una ventana abierta de esa finca habían bajado a mi casa. Un hombre los había cuidado y domesticado, pero siendo tigres no estaba del todo tranquilo. La gran estampa era que primero, físicamente eran tigres, pero su pelaje era mezcla más a leopardo, con pigmentaciones negras redondas. El color del joven tigre tiraba a color anaranjado, mientras que la hermana tigresa… ¡era rosita claro!

tiger

Pocas veces recuerdas colores y ante tal escena, pues que puedo decir, te despiertas, ries y luego te alegras que no exista tal pelaje pues ya irian pijas y kinkis para tener de ropa de invierno o bolsos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s