Archivos Mensuales: febrero 2010

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (27)

Estándar

¡Buenos días! ¡Bienvenidos de nuevo a mi sección de sueños narrados!

Comencemos y vayamos por partes:

Todo comienza en un pasillo de colegio del cual está basado en el que cursé la primaria. Contrariamente era un instituto y un grupo reducido de chavalines de 12 años esperaban a entrar en aulas, a que un tutor les dijera donde les tocaba.

El que capto con atención en el sueño (no pincho ni corto, solo soy un espectador de la historia) es un chico que recuerda irremediablemente al protagonista de la pelicula “La historia interminable”. El tutor que les dió unos papelitos con nombres de su asignatura y aula (con apariencia de mi tutor de 5º y 6º de EGB-Primaria), se marcha enseguida. Se quedan atorados y dudosos ante las puertas. Nuestro protagonista de este segmento entra en la sala de arte, su bloc de dibujo le delata. Se queda con los ojos como platos. Compañeros de clase unos años más mayores que él estan desnudos sentados en sus sillas y con sus pupitres delante. ¿Variación del sueño de estar todos desnudos menos uno? Apenas le miran y se dedica a sentarse.

En el segundo segmento esta vez aparezco yo y participo. Caminando por la cuneta de una carretera solitaria con el sol a mis espaldas pasado el mediodía en su posición. Tornandose anaranjado. Es una carretera larga y con horizonte digno para cogerla con velocidad como los dichosos anuncios de BMW. Entonces aparece un amigo con un vehículo rídiculo en tamaño. Es como uno de esos coches biplazas con motor más de moto pequeña que de coche. En las lunas de delante y atrás se lee MAW. Le digo si es una forma de escribir simplificado el nombre de Demonio en japonés. Me parece a mi que este sueño viene por la conversación de ayer al hablar de la famosa escena de una carretera y un vehículo ridículo en “Dos tontos muy tontos”. Jojojo.

En el tercer y penúltimo acto estoy en una casa que recuerda a la mía, pero resulta ser la de un compañero funcionario del teatro que trabajo. Estando en su cuarto no se que demonios hablabamos, debían ser como las diez de la noche y era una conversación entretenida. De pronto aparece una mujer que en el sueño era su mujer pero atención, era una compañera mía de un curso de catalán que estoy realizando. Mezclaba en el sueño tales personas en matrimonio cuando ambos tienen sus respectivas parejas. Lo peor era cuando sutilmente ella anunciaba que se iba a duchar y vendría en un rato. La señal que poco antes de que mi compañero de trabajo me dijiese que era hora de que me fuese yo ya estaba riendome y sabiendo que cuando ella viniera al cuarto pues no harían precisamente solo manitas. Casi se me olvida una cosa y quería dejarla allí y volver otro día dado por la “urgencia” del momento. Pero mi compañero me lo recordó a medio pasillo y salí pitando entre risas por lo bajo.

En el cuarto acto y último, saliendo de su casa y aún riendo y teniendo una visión que alejar veía que estaba nada lejos del teatro que ambos trabajamos. La mujer antes de duchar lo había intentado cerrar pero era un desastre verlo. El cerrojo de nivel del suelo puesto pero las puertas algo abiertas hacia adelante. Asi que sacaba mis llaves del recinto y al momento que abria para luego cerrarlo correctamente, en ese plazo se colaban idiotas dentro.

Aparecía un chico que fue compañero de colegio (y dale, que pesado en este tema) y decia que esas puertas tambien daban acceso al restaurante que trabaja (vamos que de pronto había más cosas detras jua), y a ver si tenia tiempo a sacar a la gente y poner la alarma de nuevo.

Grité para que se fueran que estaban allí por nada y al irse el pequeño grupo pero ruidoso un hombre entró rápido dentro. Era un hombre con una chaqueta verde oscuro con insignias de Ejercito del aire, de unos 50 años pasados, pelo canoso y aun con pelo algo media melana y con gafas. Estaba borracho y triste, donde se sentaba habia unos ladrillos rojos pequeños pero ya peligrosos para lanzar. Amenaba con tirarmelos.

Con el chico que habia aparecido al lado decia que mejor sonara la alarma del recinto hasta el final y viniera los guardas de la compañia de seguridad. Asi que harto de esa noche encerré al maldito borracho, esta vez el cerrojo como toca y me fui a casa con la idea que ya se encargaría Prosegur de todo esto.

Anuncios

Esos pequeños hijos de p.(1)

Estándar

Teniendo un trabajo que a temporadas hay bastantes funciones teatrales familiares seguidas, suelo tener a mi alrededor niños correteando por el teatro acompañados de sus padres. En salas de cines es normal también que uno tenga encuentros con pequeños.

Lo que viene a ser el tema es escuchar lo que sueltan al hablar y no precisamente inocentes palabras.

En el año 2005 se estrenó la 3ª parte de Torrente. Fue todo un taquillazo español que arrastró millones de españoles de todas las edades. Era la película de moda. Así que para los niños era bajar de nivel de status-quo en su clase si no la habian visto.

Con esto que esperando en la cola del cine (no recuerdo que pelí fuí a ver) una familia estaba decidida a ver Torrente 3. Pese a todo el padre le dijo si no le interesaba más “Wallace y Gromit: La maldición de las verduras”. Con esto que el criajo de apenas unos 6 años y poco más exclama: “!Papá, Torrente es mejor que esa peli de dibujos!”. Escalofriante momento para el futuro de la nación.

Volviendo al teatro que un servidor concurre escuché un comentario tirando a gracioso. La obra de marionetas salía un rey que pedía al niño-pez Nicolau que le ayudara a salvar su reino. Con esto que un menor de la sala de apenas unos 10 años, en correctísimo y simpático acento mallorquín suelta: “¡Els reis només comanden!!”. Brillante momento para el futuro de la nación.

Para acabar este primer post al tema de declaraciones de pequeños hijos de p. concluyo con una más normalita pero no menos curiosa y observadora.

Esta misma mañana en una obra un personaje era obsequiado con un vaso de agua. Siendo teatro no tiene porqué estar lleno de agua alguna. Así que un pequeño de no más de 5 años dice para sus adentros y de paso preguntarlo a viva voz a sus padres: “¡Pero si no tiene agua! ¿No?”. Agudizante momento para el futuro de la nación.

Fijense en los niños, que como segun dicen al igual que los borrachos no pueden mentir.

Bases secretas. No eres alguien sin una. (1)

Estándar

Da igual que formes parte de un grupo de justicieros secreto o de dominio público.  No eres nadie sin una base secreta. Y si eres villano tampoco.

En las series de la infancia nos entretenian con héroes en lucha constante con seres malignos, estos quedando normalmente operando en sus bases, guaridas secretas para ultimas sus planes. Los buenos sacaban toda la información posible para derrotarlos.

Aqui viene una lista de las más famosas y absurdas bases.

Teenage Mutant Ninja Turtles (1987):

¿Qué mejor que siendo un villano que o bien estás bajo tierra u otra dimensión con una base secreta móbil que surge al exterior con ojo gigante para usar de cámara? Oh, todo sea para comercializarlo en las tiendas de juguete.

Las tortugas no se quedan cortas. Viviendo en las cloacas y mejor que muchos. Tienen tele, cocina, camas y hasta no sé donde esconden vehículos (que como sus intercomunicadores tortuga) tienen diseños customizados que recuerdan a caparazones. Donatello es el inventor del grupo. Pero eso no explica que sea un genio y si alguna fábrica que no sepamos ayuden a nuestros amigos a construis tales vehículos.

Todos sabemos que siendo malo o bueno decoras los vehículos con la insignia de tu empresa. Es una señal. Con dos cojones no te preocupas que seas vistoso, si justamente quieres eso. Oh, todo sea para comercializarlo en las tiendas.

He-man (1981):

Cuando de niño veía esta imagen enseguida pensaba que ese castillo era de Skeleton… y no. Resulta ser el Castillo de Grayskull. Es una tontería igual, pero si un castillo tiene nombre de calavera pues lo más normal es creer que es de un malo que tiene cara de calavera.

Skeleton tenía también su base. Lo que coinciden también es que da igual seas de los buenos o malos. Tienes que poseer un superordenador. No hace falta un San Google, ni siquiera un teclado con letras impresas o ennumerando acciones. Son luces de colores que al tuntún buscarás a los demás, contactarás o accionarás cosas. Como Homer Simpson en la Central.

Mortal kombat Defensores del reino (1995):

Una serie que seria una rareza sino fuera porque en EEUU cualquier cosa puede pasar a estos clichés, aunque sea basado en uno de los videojuegos de lucha más famosos de mediados de los 90 y violentos. Asi que se quita la gracia de esa violencia, y se crean un grupo de justicia asi por la cara con Cueva-guarida-base secreta moderna. Nightwolf se convierte así el “tío del superordenador” para informar a los protagonistas de donde salen portales con robots malos para patear.

No se olviden de las naves que de pronto tienen para ir de un lado a otro por el Reino.

Por ahora dejó el tema para otro día. Pensé que una o dos entregas sería suficiente ¡pero uno empieza a recordar y no deja de venirte series!

NKS: Ayudamos a partir.

Estándar

Estaba mirando que películas estrenadas  de no hace mucho no había podido ver, cuando me fijé en una producción japonesa del 2008.

Despedidas (Yojiro Takita), es una película de las que pocas que puedo haber visto sin bostezo, y captar sin problemas la mentalidad oriental, con mucha emoción. El tema de la muerte es universal, el amortajamiento también, aunque la práctica en la actualidad se pierde y se elige por la rapidez de enterrar o quemar nuestros seres queridos. Esto hace que salvo el velatorio, el enterramiento sea la última vez que nos despidamos. En el largometraje nos enseña sobre un ritual que ante todo la despedida sea tranquila, delicada y despedirse sin prisas, además de ayudar a que el querido difunto parta al más allá lo mejor posible.

El “Nokanshi”, ritual protagonista de la historia, es aprendida por el personaje principal. Un joven violonchelista de una orquesta que es disuelta. Para mantenerse el y su esposa viajan al pueblo de este. En la oferta de trabajo que consigue encontrar en un periódico local le lleva a aceptar un trabajo de “amortajador” que aun con reprisas, es bien pagado y decide que su trabajo de músico no es lo que tocaba hacer en su vida.

Al esconder de que trabaja a su esposa y siendo un trabajo que desde fuera se ve muy oscuro, impuro (esto se explica que los asiáticos la muerte en sí es impura, por eso deben limpiar los cuerpos, sus almas antes de enterrar, asi que su esposa no lo ve con buenos ojos tocar cadáveres), ella se aleja de él.

La historia nos cuenta también del pasado del protagonista, en el pueblo natal que vuelve se hospeda en la casa que era de su familia. Su padre abandonó a esta y él se quedo bastante tocado, solo con su madre. Poco a poco afloran los recuerdos y recuerda lo que soportó en la soledad. También su infancia está marcada por la música, discos de sus padre y las clases que le pagó de violonchelo.

La banda sonora versiona obras de música clásica con el instrumento de cuerda del protagonista, con la dirección en la batuta de Joe Hisaishi. Un estupendo compositor, recurrente músico en las películas de Ghibli, Kitano.

He visto otras películas japonesas, y aunque se sobrevalore de alguna manera este largometraje, pues la dirección es correctísima, la música muy buena, la historia bastante emotiva y sensible que me hizo emocionarme a gusto, peca de algunas cosas.

El actor principal es correcto pero no más, quizás para mi el mejor es el del jefe de la funeraria. Un personaje que interpreta la mar de bien, todo un jefe-maestro que siendo dueño de tal peculiar negocio, en el piso superior del cual regenta la empresa está llena de vida en forma de plantas y flores. Al igual que entiende y respeta la muerte, disfruta de la vida a su alrededor en macetas y degusta los cadáveres, pescados, carne con placer.

La esposa es un personaje que siendo secundaria entiendo que apenas tenga unas frases o acciones, aun así su trabajo de diseñadora web no lo vemos una sola ocasión, pues lo más habitual es escuchar “la cena está lista”. Un tanto machista. De cara al final refuerza su papel al apoyar a su marido almenos.

Para acabar de contar los pocos contras, quizás es el humor tontorrón que tienen los japoneses. En España también somos de tener chistes algo infantiloides en las películas, lo que pasa es que en esta película nipona algunas gracias rompen un par de ocasiones el climax emotivo de algunas escenas por un momento. En otras ocasiones tambien hay que decir que si pega el humor y revitaliza las escenas del funeral con más emoción, pero pocas ocasiones.

Salvo esas cosas, ya he dicho que es una película correctísima, sensible que nos cuenta sobre la vida y muerte, encontrar nuestra vocación, el apoyo y dedicación y las relaciones paterno-filiales.

Quizás es por haberme visto entera “Six Feet Under” que el tema me interesa bastante de las funerarias, sus miembros e historias, y enseguida consigo el punto de conectar. Una película interesante la verdad.

Los Otros (padres).

Estándar

Recordando unos años atrás, en una tienda de cómics que normalmente concurro, siempre me atrajo Neil Gaiman. Fue así que de mis visitas semanales a la biblioteca leí entera su más conocida obra: Sandman. Anteriormente en una estantería ví un libro que era tambien suyo, con una ilustración de Dave Mckean, un colega ilustrador muy recurrente en sus obras.

El libro no era otro que Coraline.

Un libro que aun comenzando como un cuento tradicional y para niños se esconde una historia oscura sobre los deseos que tienen los pequeños a la hora de no estar a gusto con su familia. Ni que decir que aun terminando bien y no teniendo en sí escenas desagradables a la vista, es otra de las obras oníricas e hipnotizantes de Gaiman.

Pasado un tiempo me enteré que Henry Selick, el ( verdadero) director de Pesadilla antes de Navidad, haría la versión cinematográfica de la historia y con el apoyo, consentimiento del autor original.

Sin duda la película recrea bastante bien aunque los diseños siendo fantásticos e imaginativos, no son fieles a lo que uno recuerda al leer el libro y sus ilustraciones de McKean. También añaden o quitan algun pasaje. Salvo eso es una película fiel, la dualidad de los mundos y personajes fantástica y que decir de mi amor al stop-motion, todo un trabajazo y mimo a la película.

Eso me recuerda que tengo pendiente de ver “James y el melocotón gigante”. Monkeybone la ví empezar pero creo que fue una ida de olla de Selick que unícamente la miraría entera en un futuro por los momentos de animación.

Pesadilla antes de Navidad puede que me siga gustando más. Tiene más personajes, más decorados, coreografías, ritmo. Eso no quita que sea de los mejores trabajos del director. Y haciendo equipo con Neil Gaiman chana mil. Una de esas películas fantasiosas que se echan de menos.

Hotel Borg: Reikiavik es el centro del mundo.

Estándar

Pocas veces he empezado a leer un libro a ciegas. Vamos sin que no tenga referencias algunas del autor o de que género pertenece. Esta ocasión fue al leer la sinopsis y descubrir que la acción transcurría en Reikiavik. Siendo seguidor de Sigur Rós, quería leer algo de la capítal de Islandia, si podría captar más de la esencia de esa isla-país.

La mejor opinión que puedo dar a un libro: empecé y en un par de días cuando podía leer, lo acabé con lagrimillas en los ojos. Es un libro que te puedes identificar sin ser un director de orquesta, un jóven y bello islandés que toda chica queda enamorada, o mujer y niño cantantes de música clásica, o portero de hotel.

Todos estos personajes quedaran ligados a su destino por un último concierto de música por el director de orquesta, que desea celebrarlo de forma exclusiva en una iglesia de la capita. El hotel Borg se hospedan los 3 protagonistas que participan en el concierto.  Los demás son atraídos.

Un libro que habla de retirarte pensando en tu mayor satisfacción, de sentirse libre  y volver o conocer lo que es ser un alma libre como un niño, el querer conocer a tu mayor ídolo de tu vida, el querer sentir algo que no consigues ni acostándote con cientos de personas.

Un libro de lectura ágil pero no menos sensible, directo y que a la vez escuchando Samskeyti de Sigur Rós no podía de parar de sorber por la nariz y quedándome al final del libro como un final de un concierto inolvidable: No hay palabras, o de primeras para describir la sensación.

Podría explicar más de este libro. Prefiero que cada uno lo descubra a su aire.

Bendita sea la buena música y un buen libro. Se convierte en el centro del mundo.