Archivos Mensuales: mayo 2010

Una ola para atraerlos a todos.

Estándar

Puede que al pensar que sería una película independiente alemana tratarian un tema arriesgado y con personajes profundos, me entretuvo las dos horas de metraje pero no fue no fue lo esperado.

Sabía lo del experimento que lleva el profesor en la película, el problema es que aun la idea es interesantisíma se va por lo fácil, maniqueo y cliché de conflictos en jovenes estudiantiles.

Formar un grupo unido, no querer quedarse atrás, una unidad para todo a su favor y contra todo lo que sea contrario en su dirección. Esto en juventudes es bien sabido y así han surgido la mayoría de políticos en la historia.

Lo que pasa es que no es creíble que una semana pase todo. Para el ritmo de la película y montaje nos sugiere que la duración del experimento a cada día las cosas se vuelven más peligrosas y dificiles de dejar. En mi opinión deja a los adolescentes como muy manipulables.

Vale que un personaje no tenga familia ni decisión o voto en su vida, otros desean el tener poder sobre las demás tribus urbanas del centro, o un marginado sin preocupación de sus padres y siempre deseando caer bien acabe por subirle a la cabeza que nunca antes estará con un grupo de gente a su lado.

Para los que hayan visto la película:

Digo lo de poco creíble pues entre una semana y esos clichés de “chica protagonista con los pies en la tierra”, “Novio de la chica deportista que no se valora o sin padres molones”, “marginado-perturbado-poseedor de un arma”, “Raperos en discordia con otras tribus”, para luego otros menores protagonistas como “chica-excluida pero no protagonista” y la que menos “Chica tímida que luego resulta estar colada por pertur-marginado”.
¡
El profesor se las trae y se entiende en parte su idea de realizar una semana que sobresalga de sus compañeros. Que los alumnos colaboren es estupendo aunque luego en su plano final tapándose el rostro me pareció de esas películas con moralina de décadas pasadas con la fanfaría de la música leyendo “The End”.

Para lo demás es entretenida. Algo mejor que las películas de tarde de fin de semanaa. Solo eso.

Anuncios

Basura escrita bajo un flexo (Verano de mierda)[Relato] 3ª parte

Estándar

3

En los últimos 7 días que me quedan antes de empezar a currar después de 3 años rascándome los huevos literalmente, mi percepción del mundo se vio alterada gradualmente. No me importaría el escuchar a los adolescentes que se quedaban hablando enfrente de mi portal. Sus voces “polleras”, queriendo distraer de sus gallos vocales, disimulaban al mundo con agravar la voz pareciendo tener algo metido entre una mejilla o otra. Dios, como los defenestraría a todos. ¿Como sería la Edad Media si surgiera ahora? ¿Irían en caballos en vez de motos, cascos de caballeros adornados con logos de marcas como Chupa-chups e irían a montar fiesta alrededor de un castillo? Si hicieran el caballito, el pobre animal podría romperse una pata y eso no me gustaría, pero siempre podría aplastar al chulo montador, asfixiándolo hasta la muerte o heridas internas.

No me importaba tanto pues me alejaría de ellos unos buenos meses. Espera, ¿no habrá de estos seres pululando en mi puesto de trabajo? No importa, el tema es que me pagan. Suena a prostitución de mi alma, y eso no es cierto. Para eliminarlos de la faz de la tierra tan sólo he de alejarlos de mi mente y que sus voces de glande tenor son solo tonterías. El verano apenas durará lo que yo trabaje. Hola trabajo, adiós juventud clónica con ceniceros rubios en la cabeza y valor igual a gilipollismo. Os esperaré triunfante y grapando en vuestras caras la poca seriedad de vuestras acciones.

Quedé con Paulo y Damián el sábado, penúltimo día antes del Día H. Comenté que algún día libre tendría, aunque puede que entre semana. Somos tan vagos que no creo que se presenten allí a saludarme. Además no podrían verme mucho salvo la hora de comer. El calor apretaba y de camino a casa de Paulo el bus estaba abarrotado. No soporto la masa acumulada de cabezas, culones y tufos. Es más, no soporto aquellos individuos que pretenden ocultar que son unos guarros y no se ducha, rociándose de alguna colonia muy fuerte o una cantidad exagerada que parece que se echen cubos, cuando no disimula y solo hace que se sienta un olor que a menos de la mitad cuando lo inspiras, el acento a sudor y roña te hace daño en el tabique nasal y tu pobre cerebro.

Domingo. La calma antes de la tempestad. Mi padre sigue escupiéndome frases en inglés. Mi madre que en cuanto empiece a trabajar allí, no me preocupe llenarme el plato del bufé libre a la hora de la comida. Que estoy delgado y fino como palillo y ahora que deberé cargar cosas no es plan. Siempre los hombres obesos que cargan cosas son geniales. Mirad a Papá Noel. Buda carga con el mundo en su sabiduría. Es simpático verle en imágenes de sus estatuas de bronce en tiendas de ropa para tallas grandes. Jesucristo es distinto. El cargó con su cruz y no iba sonriendo. ¿Que prefieres un gordo con unas posibilidades altísimas de sufrir un ataque a la patata pero que regala cosas o un raquítico que comía pescado y bebía vino como los indigentes con su sardina en lata y vino tinto de marca Hacendado? Mi elección está clara. Un hombre delgado pero fuerte y que carga en el interior de su ropa un variado arsenal para defenderse de la escoria. Menudos regalos que reparte.

Es la noche, madrugada del lunes. Apenas he dormido. La tempestad empieza. La cisterna empieza a tronar toda la mañana, entre mis padres dando el saludo al trono familiar y hermanos que no disimulan sus gases pero usan el bater como papelera. Me quedo tumbado esperando que se calme la cosa, para ir tranquilamente a la ducha y luego desayunar sin movimiento alguno por la cocina. Entro a servirme mi café después de haberme limpiado a conciencia y veo a través de las gafas de mi padre mirando por el rabillo del ojo. “Apenas has dormido, ¿eh?”. Le respondo como toca por la mañana, un graznido que sale de mi boca que no suena ni sí ni no. Almenos sabe que le he escuchado.

Cogemos el coche, es un decir, el conduce y yo me paso con cara legañosa y de chupar limones por los primeros rayos del sol no del día pero si para los que aparecen detrás de la barriada. Ugh, cerrar los ojos es ver una capa rojiza y púrpura a ratos. Hablo con mi viejo muchas veces, pero entiende de mi posición de estar comenzando a entender que voy a currar de mañana y pone la radio en espera de encontrar alguna sintonía con imitadores graciosillos de personajes de la actualidad. Los raps abundan pero no es rap, son rimas que harías a los 6 años pero peor. Voces en off que discuten y te lo anuncian todo a gritos. Por la ventana veo caras que en el mismo momento olvido. Solo sé que almenos comparten mi estado pero aumentado por equis tiempo. No acabo ni de empezar, solo en el camino al tajo y ya siento déjà vu.

Basura escrita bajo un flexo (Verano de mierda)[Relato] 2ª parte

Estándar

2

2 semanas y era libre, libre de quedarme en casa y no dibujar nada, ver pasar el tiempo inútilmente con la programación de la televisión y la ausencia de contactos de amistades para charlar por la red por la suerte que tienen de viajar.

2 semanas que las aprovecharé como uno qué sabe y bien: no cambiar nada pero recordar los días que me faltan.

Hablo por mensajería instantánea de Internet con mi amigo Damián, otra de las amistades que empezó en el instituto y seguimos prácticamente igual. La diferencia ahora es que está enganchado con aquella maldita serie llamada “Ploof” o “Lost”, y le encanta contarnos a mi y a Paulo lo último que ha escuchado de su grupo favorito, unos rusos o suecos que tocan canciones mientras el vocalista toca su guitarra eléctrica con un arco de cello sonando horrible y apagado mientras canta en falsete. Aterrador. Le cuento la noticia del día y el responde con risas que se atreve a pasarla en relato corto ahora que llega el verano y hace tiempo que no escribe. Valiente mierda.

Las clases de Diseño las aprovecho como puedo, no volveré a tener la oportunidad almenos en este curso de realizar trabajos con calma. Antes ese día me paso por el bar de Paulo. Está prácticamente vacío pero nunca del todo, Gente que espera para ir a comer, gente que viene de llenarse el estómago. Paulo está sentado enfrente de una mesa cercana a la puerta del pequeño local. Mira para no morirse de asco la recepción pirata de una tele digital alguna peli sobre una monja que vuelve del infierno para matar a los alumnos que la mataron por cruel y bollera. Al ver que entra alguien y enterarse que soy yo, interrumpe su movimiento de levantar el culo y servirme. Me saluda con un “Uey” y sigue mirando la película idiota de terror.

Al decirle que tendré pasta para comprarme un PC nuevo, empieza a comentar lo que el se ha pedido ya por encargo en cuanto a piezas para su nuevo ordenador. “Es un pepinazo”, responde siempre. Me promete que con su hermano tendré la ayuda para tener listo un ordenador ideal para jugar y trabajar. No saco el tema del PC vs Mac. Un hombre de treinta y pocos años que estaba taciturno tomando un café con leche de repente se despierta de su letargo, se gira a nuestro lado y empieza a cantar: “Esas maquinitas que jugáis, os hacen ver marcianitos antes y después de acostaros. Un amigo me invitó a jugar a un FIFA: 90 minutos con un comentarista de fondo que aún después de estar en mi cama le seguía escuchándole. Esos juegos son adictivos y malos. Los niños ya no dibujan pollos de corral, los retratan como los que ya están muertos y pelados en la carnicería del supermercado.” Nos quedamos callados por si quiere proseguir con sus penas, ya que nos sigue mirando con cara de “Os he dado una lección del día”. Y en efecto, sigue con su sermón.

Acabo las clases y me despido de mis compañeros. Al llegar a casa me recibe mi padre con un saludo que de primeras no entiendo. Le pregunto si me ha dicho algo y me responde que es inglés. Me mira divertido, que debo empezar a practicar para el trato con las innumerables visitas de clientes británicos. Pienso que exagera, que solo seré un mandado de sus compañeros de trabajo, pero acaba diciéndome que en ocasiones deberé atender a los huéspedes de la temporada alta. Mi garganta hace un ruido estúpido al querer emitir sonido de entendimiento a la vez que trago saliva. Los lentes de mi padre se desplazan un centímetro abajo al subir las cejas para que entienda que me debo resignar lo que me espera.

Una semana. Siete días que pasan volando. Otros siete y ya no seré un parásito doméstico. Mi madre como de costumbre se acerca al cuarto para llamarme y vaya a cenar con ellos, con o sin fideos instantáneos para mi solo. Se queda mirando un bulto que hay encima de la silla a la que se suele llamar “la que siempre usas para llenarla de trastos y ropa”, ya que hace unas 5 horas no estaba allí esa bolsa. “Me he comprado un libro de anatomía”, le digo para acallar su curiosidad. “Pues haz fotos a la gente, la de fotos que debe haber por el ordenador también” “Internet dirás” “Eso, por la red de los locos”. Lo dicho, seré siendo un hijo que compra libros para tenerlos de archivo en sus dedicados dibujos, dedicados porque me parecen basura pero las horas que les echo. Pero un hijo que se puede permitir esos caprichos. Una mancha de humedad del techo me mira desde allí arriba. Semanas que pasan y sigue allí. Es ya mi confidente, pero la cabrona morirá algún día a base de brochazos. Me levanto y voy a cenar mis fideos.

Basura escrita bajo un flexo (Verano de mierda)[Relato]

Estándar

1

-“En dos semanas empezarás a trabajar al hotel de camarero de pisos.” Así fue como mi padre consiguió que despegara mis manos de la bolsa escrotal, ahora que empezaba a rascarme el huevo izquierdo con dedicación. Si nos tuviera que pagar a los tíos por rascarnos allí, entonces estaríamos todo el puto día. Las chicas tienen dos trastos por delante pero no se rascan abiertamente o durante unos buenos minutos. Son más puñeteras y aprovechan para rascárselas mientras les hacen fotos para aquellas revistas de hombres en que la política y crimen negro se lee para no tirar los 3 euros que cuesta después de mirar las imágenes dedicadas a la chica de portada y una entrevista que ríete tú de las que hiciste en el colegio. Dos cosas a la vez, rascarse y calentar al personal.

Pensaba en como aprovecharía las pagas mensuales en cuanto las dispusiera. Primero, arreglar la cafetera que tengo de ordenador. Segundo, comprarme libros para archivo en mi tarea de ilustrar. Tercero, comprar fideos precocinados picantes del centro comercial. Es fácil ser feliz con tres mierdas, de más caro a menos. El ordenador pasará en manos de mi amistad desde el instituto, Paulo, para que tenga un buen pepino gráfico aun tenga que aguantar tardes de debate si es mejor Windows o Mac en general. Siendo brasileño no dudó de niño en apuntarse a Capoeira, pero la perspectiva de que se transformará y el mismo la práctica de este arte marcial en una nueva actitud de chulo-playa, abandonó sin remordimientos el tatami cuando vio que ya se exhibían en la playa los fines de semana.

Mientras pensaba todo esto, mi padre seguía explicándome las tareas del puesto de trabajo y yo miraba atentamente como un pelo púbico que había salido junto con mi mano caía con una belleza espasmódica al suelo del salón.

Me encontraba en mi cuarto escuchando “Porompompero” a toda hostia celebrando el momento y como dice la canción “retumba retumba” en toda la habitación. Estaban preparando la comida. El reproductor de música del PC va pasando la lista programada de canciones, y cuando escucho la canción “Noelia” me parece que aun siendo un clásico es la clásica escena de un pajillero o peor, un pedófilo que busca a una chiquilla llamada Noelia. La persigue pero no pudo seguir el ritmo, entonces inventado o de lejos de los gritos de los demás chiquillos la llamaban por su nombre. Quiere acercarse y ella al verle se aleja como es conveniente en esta situación. Entonces frustrado grita en la playa a buena madrugada y se hace una paja mientras repite incesantemente el nombre consolador de los pajilleros clásicos. Nino Bravo murió antes de que se lanzara contra una chiquilla y no actuado como en sus videos musicales.

-“Ya tienes la comida hecha, vente a comer.” Cerró la puerta mi madre y me dispuse a terminar lo que empecé, rascarme el huevo izquierdo ahora que ya no tendré tiempo. Verano de mierda. Suerte que estaré ocupado y cobrando horas en un hotel. Un momento, eso suena más tópico que no haber ido al hotel. Mierda.

Una noche con Alondra Bentley en Teatre Xesc Forteza

Estándar

Escribo esto cuando hace 5 horas he podido ver en directo a Alondra BentleyHace año y medio pude ver  a Russian Red, quedándome en el cuerpo las ganas de ver más chicas españolas de indie folk con letras en inglés que han surgido y a base de myspace, conciertos en su municipio para luego hacerse notar en la red. Anni B Sweet también actuó en Teatre Xesc Forteza no hace ni medio año pero no pudo ser. Así,viendo la posibilidad perfecta de ver a Bentley no dudé ni un instante, una de las actividades promovidas por el Festival Alternatilla 2010.

Anteriormente de teloneros (si se puede decir de esa forma), actuaron Damon & Naomi, un dúo que años atrás se hizo eco con otro músico en su etapa de indie-rock a mediados de los 80 hasta principios de los 90 con Galaxie 500. Si bien de ese antiguo grupo, escuché algo en Spotify y me pareció un rock bastante interesante, la noche de hoy no me ha llegado a interesar. No me parecía mal del todo, pero algo descafeinado para mi gusto. En ocasiones antes de comenzar alguna de sus canciones, explicaban en inglés (no me he enterado del todo por eso), que la mayoría de sus piezas son inspiradas en sus viajes por todo el mundo, de Londres pasando por Tokyo. Preguntó Damon como se decía “station” en mallorquín a lo que el público (bastante cortado, algo que los mallorquines sentados en butacas nos apagamos pero no por ello nos desinteresamos, basta con ir a antros o conciertos de rock) responde “estació”.

Al no ser seguidor y mucho menos haber escuchado un disco entero en el programa de música de streaming gratuito, no pude saber que canciones tocaban al oído pero de vez en cuando nombraban los títulos. No tengo mucho más que decir pues pese que  como he dicho antes, no eran malos pero me daba la sensación de no comenzar nunca a arrancar.

Una hora más o menos, terminan y empieza un intermedio de 10-15 min para que el público descanse, vaya al baño sin problemas y se prepare para salir la banda de Alondra Bentley. La primera anécdota de la noche es el clásico comienzo que no por mala educación, sino todo lo contrario, “saludan” al público con la primera pieza de la noche. Entonces acaba y pide perdón Alondra al público al enterarse que no había conectado su guitarra al amplificador. Nosotros, el público mallorquín, nos lo tomamos con risas tímidas pero bastante honestas. Después de eso no hay problema alguno y tocan si no el primer disco y único del grupo entero, pues casi en su totalidad.

Es una actuación que tarda en arrancar no musicalmente (los dos músicos que acompañan a la joven cantante, además de coros, tocan entre ellos una variada lista de instrumentos: piano, contrabajo, guitarra, ukelele (curioso), banjo (mas curioso y adoro el sonido tan característico), pero si en dirigirse al público presente de nuevo. De nuevo ella avista que somos un grupo que aun bastante callado, si eso tambien respetuoso además de no habernos escapado a ver un partido de la liga española de futbol (ni idea xD). Se puede decir que a simple vista pude comprobar se llenó bastante, y es que en baleares tambien hay mucha afición al indie rock y demás alternativas (de alli el Festival Alternatilla cada año aumente su programación). Pero aplauden cuando ella dedica la 10ª canción del disco, “Shine” a nuestra isla, tan luminosa como el título de la pieza musical.

El concierto prosigue y sin duda pese a no ser un fan de la música indie-folk, me parece muy ameno y agradable. Puede que el próximo concierto esté deseando que sea rock, algo más movido. Pero eso no dice que no haya disfrutado con la maestría que tocaban los instrumentos de cuerda y las voces suaves.

Para acabar, ella habla que no le importaría pensar en quedarse en Mallorca y no resignada por si se reactiva el volcán islandés y su humo obliga a cancelar vuelos y cerrar aeropuertos. También que siempre que viene a la isla, los integrantes de “Primeros pasitos” (una discográfica mallorquina que siempre facilita el tema de los conciertos mayormente de música alternativa), son muy agradables a llevarla a un restaurante que sirven unas ricas berenjenas rellenas.

Se termina una última pieza de la noche, almenos para el grupo completo, pues el público pide rapidamente un bis con un típico pero poderoso clamor de aplausos y silbidos exentos de ironía, y vuelve la joven  murciana de descedencia británica acompañada solo de su guitarra. Dos melodias más y oficialmente acaba la actuación de la noche.

Si bien Russian Red como he comentado y enlazado antes la crónica del concierto a comienzo de entrada que presencié, me pareció una vocalista algo más tímida y tambien gustosa de contar curiosidades o saludos al público mallorquín sus miembros (curiosamente tambien dos a la vez que virtuosos con más de dos instrumentos) eran más bromistas de cara al público, Alondra Bentley no sabría decir ahora mismo si me ha gustado igual o más que la banda de Lourdes. Eso sí, el siguiente disco o visita a Mallorca y si vuelve al Teatre, estaré con más idea del disco que saque después.

Me despido de mis compañeros y conocidos de Teatres Municipals de Palma y comento con mi amigo que me acompaña que si bien somos de rock, la voz de Bentley es muy bonita para dejar pasar la oportunidad de escucharla en vivo.

P.D.: La gente marchaba y unos pocos quedándose como recogían los instrumentos y demás, un superior mío, funcionario, me invita a que vaya a saludarla y me autografíe una hoja que anuncia la actuación de Damon & Naomi y Alondra Bentley. Me pregunta por mi nombre y escribe con una caligrafía normalita pero muy legible “Para Miguel con todo mi cariño Alondra Bentley” (dibujo de corazón incluido al lado de la palabra “todo”). Vuelve a decir que espera que si se queda en la isla a vivir por el volcán, que haga días como el de hoy de luminosos.

P.D.2: Lo gracioso es la acumulación de público con pinta de indie, alternativos, pijo-punk. Al otro lado hay gente que no soporta a las cantantes folk españolas que han surgido.  Para mi ha sido una actuación bastante amena y Bentley un amor.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (31)

Estándar

Trigésima segunda edición de mis sueños narrados.

Caminando por una carretera asfaltada y hasta farolas para carretera, a media tarde, llego con un amigo por un pueblo que a simple vista parecia vació, parecía pero una muralla de unos 7 metros no dejaban ver lo que era una plaza con un parque para niños.

Al llegar a la plaza vemos que además de los toboganes o columpios a los lados, en el centro mismo hay unos lastres de madera que cuelgan de una grúa. La diversión consiste en ir a un lado del parque donde unas vallas con pasadores cilindricos para subirse y saltar para balancearse. Lo peor es que estás como mínimo sobre unos 4 o 5 metros del suelo.

Mi amigo que me acompañaba no se lo piensa dos veces y sube a la valla preparada para alcanzar el lastre colgante. Llega sin dificultad al trasto que se balance de lado a lado y cuando quiere volver a apoyarse en la valla cae de espaldas al suelo desde unos cuantos metros.

La escena continua en unos angostos pasillos de un hospital sin mucha actividad, no ha venido una ambulancia a buscarnos. No tiene herida alguna pero cayéndose de espaldas no estoy seguro, asi que le digo si ha traido o como siempre se olvida de llevar encima la tarjeta sanitaria y DNI. Riéndose me dice que quedo muy mal, pues si lo lleva encima.

Esperando que una enfermera le atienda, curioseo los pasillos y veo que llegan a un hall que me recuerda horrores al de un centro de Secundaria que fui en el pasado. Resulta que enfrente del hall hay otra entrada para pasillos con apariencia de hospital, y si se sigue caminando, se llega al mismo punto donde estoy pues son pasillos formando un cuadrado.

Sigo soñando pero esta vez estando en el teatro que trabajo. Parece algo más grande que de costumbre. Me acerco a saludar a un chico que dice ser el director de una película de Serie B que vamos a proyectar, diciéndole que me encantan sus trabajos (cuando ni siquiera existe). Se me acerca un superior, funcionario, para decirme que me estan esperando para conocerme. Las personas en cuestión son los directivos de la cadena de televisión estadounidenses ABC. Pero resulta que en el sueño existia una filial española de la cadena, siendo directora la que mandaba.

Al entrar en una sala de juntas que nunca antes estaba en el teatro, veo que estan sentados alrededor de una clasica mesa larga de reuniones, encorbatados y me piden amablemente que vea un video a continuación de una pantalla de tele que hay en la habitación y de mi opinión.

Resulta ser una prueba de rodaje de una figura animatrónica bastante extraña. La parte de abajo resulta ser parecida a lo que seria la mitad inferior de un esqueleto humano. La parte superior recuerda a unas costillas grandiosas que se cierran como si de una planta carnívora se tratase. Su sorprendente habilidad es de agarrar con firmeza hasta arrancar, la columna vertebral de un cuerpo falso que hay por alli tirado. Incluso con el craneo al final de la columna. Entonces las costillas agarran y parece tomar la apariencia de un esqueleto humano completo. Solo se está ocultando de su forma original.

A Link to the Legend of Zelda.

Estándar

En otras entradas dedicadas a juegos, quería hablar de juegos de Terror y que me hubiesen parecido interesantes de jugar. Pero antes que nada, mis sagas favortas son las de Super Mario o The Legend of Zelda. Una saga no tan numerosa como Final Fantasy y aun siendo comparada constantemente no es motivo importante, ambas me parecen distintas y geniales para jugar.

Este año se espera que enseñen más sobre el juego de la saga estrenándose en Wii, en la famosa feria de E3 de Los Ángeles, California, dedicada al mundo de consolas y videojuegos. Reconozco haber empezado a jugar a la saga con “Ocarina of Time”, pese que de niño no pude no más que probar de alquiler “The Legend of Zelda”, el original y primer juego. Luego compré otras entregas y mis favoritas son las dos de N64 y Gamecube. En Gamecube “Twilight Princess” me encantó ciertos momentos variados de retos pero tareas secundarias para dejar de lado la trama principal no me pareció su fuerte. Wind Waker es algo corto aunque tiene una personalidad y diseño que me sigue encantando, ademas de la B.S.O.

A mediados de junio veremos que ideas en principio innovadoras para la saga de Zelda nos tienen preparadas. Si me lo consiguen vender, sera la primera y de las únicas excusas para comprarme la Nintendo Wii.