¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (32)

Estándar

Sueño de 2008.

Este sueño tiene dos años pero quería pasarlo a escrito ya que no quiero perder detalles según pase el tiempo. Lo titulo “El cortometraje del joven bibliotecario japonés”.

Todo comienza caminando cerca del paseo marítimo de mi ciudad dirección a playa de Palma. En donde normalmente hay un edificio es reemplazado por una carpa blanca improvisada,  un poco más grande de las que ponen para feria del libro.

Al entrar veo que venden DVDs y sus precios no son muy baratos que digamos. Lo peor es que me acerco y son caratulas fuera de ser las verdaderas, como si fueran ediciones chapuceras. Para una temporada completa de South Park, en vez de las ilustraciones famosas de la serie, son hechos por un amteur con lineas algo gruesas y personajes algo más largiruchos, recordando que no suelen tener un cuello tan visible. Veo una version con una caratula tambien poco favorable de Grease, y cuesta unos 42’95.

Acaba esta parte y la acción continua pero como si mi visión en el sueño pasara a pantalla de youtube tamaño completa. Voces en off, mía y de mi hermano acompañan en ocasiones comentarios durante la visualización del cortometraje que me invento en el sueño.

-Todo comienza con un joven bibliotecario japonés que está metido en un survival game algo curioso. Sus 26 años y aspecto taciturno no hacen preveer sus intenciones tan directas de ganar. No sé que premio o intención tiene el ganar.

La primera prueba es un anfiteatro romano de carton piedra, literalmente. Oficinistas occidentales, entre que destaca un par de secretarias con chaquetas moradas y hombreras, collares de perla y tacones a la moda de los 80. Las luchas son increiblemente ridículas, se nota como se balancean patéticamente con hilos al ser golpeados por el protagonista. Torpemente giran la cabeza al recibir el supuesto puñetazo en el aire. Se escucha voces en off de mi hermano y yo riéndonos de la chapuza.

La segunda prueba consiste en que desde un acceso de pasarelas sobre el suelo de la biblioteca que trabaja, empuja las estanterias y como fichas de dominó van cayendo, eso sí, encima de estudiantes nipones. En un momento solo quedan vivos unos pocos jóvenes.

La tercera y última prueba no sabría decir como pasa, pero los pocos que sobreviven son eliminados por un efecto mariposa que no puedo explicar pero en el sueño tenía su lógica. Antes de comenzar le felicitan por haber llegado tan lejos, y el timidamente pide si puede leer un poema que espera que su madre escuche y se sienta orgullosa. Se llama “Hombre triste en primavera”. En silencio recita unos versos que el no evita caer alguna lagrimilla y su madre que está presente no cambia su cara tan poco amigable y decepcionada de su hijo. Entonces da comienzo luego la eliminación de los estudiantes. Uno de ellos toca la pizarra de la sala pequeña que están  (como en un aula de instituto) por una compañera que le dice que está algo torcida,esta cae y aplasta a un par, golpea la cabeza a uno y empuja a otros. Inexplicamente tiene éxito y solo queda la chica japonesa estudiante que había pedido mover la pizarra, llorando que haya sobrevivido. Entonces lo absurdo es que aparece un gato de colores blancos y grises regordetes mirando fijamente y empieza a hablar: “Pedazo de tonta,  ¡por tu culpa mira que has hecho!” El minino se pone a dos patas y con una pata delantera como si fuera un jugador de beisbol tira una tiza con fuerza a la frente de la chica y cae hacia atrás con fuerza.

Fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s