Les particules no-élémentaires

Estándar

Hace un par de años atrás descubrí a un interesante y directo escritor francés llamado Michel Houellebecq. La veterana y valiente editorial  española “Anagrama” ha editado muchos libros que he devorado con ganas, reído a carcajadas e impresionado con historias alejadas de ser esperanzadoras o épicas de la humanidad.

En la novela que nos ocupa en la entrada de hoy,  dos protagonistas que viven a su manera la revolución de finales de los 60 en la sociedad, la mentalidad abierta a la sexualidad, el temor a la creciente importancia del tema en cuestión. Ambos no son los que se pueden llamar unos consumados jóvenes en el tema, Michel es tirando asexual y Bruno en cambio,  su medio hermano, es un obsesionado con el sexo, el querer seducir y no a costa de dinero a alguna mujer en su vida hace verse impotente para mantener de verdad una relacion completa y ahogar la falta de cariño de su sufrida infancia.

Otros personajes irrumpen en su desordenada vida, además de sus progenitores que siendo los verdaderos miembros de la época hippie, no veian en sí interés en tener hijos y ambos fueron cuidados por sus abuelas al respecto.

Es un libro en que las frustaciones sexuales, afectivas y sociales de los protagonistas son descritas con tal franqueza que de ser brutales, llegas a empatizar con sus personajes a la vez que un humor ácido, negrísimo envuelve la certera escritura de Houellebecq. Sin dejar claro, una cierta ternura en su humanidad.

Para descubrir sentido a sus vidas, Bruno irá a un campamento en que la sociedad del recinto es abierta y conozca a una persona que no le rechaze sin billetes en mano. Michel se dejará llevar por el cariño y afecto de su mejor amiga, después que esta siempre estuviera enamorado de él, pero no diera paso alguno en el pasado, para luego investigar el proceso de las partículas elementales para una clonación perfecta en cualquier ser vivo.

El título del libro es otra referencia a lo que los personajes buscan o creen ser lo que denominan cosas, objetivos importantes y con sentido en sus vidas. Las desilusiones familiares, las barreras y las expectativas sociales son una lucha en su camino a superar.

Podría contar más pero para mí es un libro que a veces angustioso, a ratos divertido, siempre crítica con la sociedad humana. Ríes y te enternece unas descripciones de momentos y personajes que bien mirado, sus defectos son los que le hacen seres humanos.

En 2006 se distribuyó en cines una versión cinematográfica. Al pensar que un libro con tantos matices y complejo para una historia de hora y media y mantenga la esencia, no me acerqué a verla o verla en DVD rapidamente. Pues bien, hace nada la pude encontrar en mi biblioteca habitual y verla con tranquilidad.

La opinión más suave es que es correcta en su dirección, Moritz Bleibtreu se merece su reconocimiento en la interpretación al angustiado y complejo Bruno Klement, y ciertas escenas tienen la esencia y humor del escritor pero son mínimas. Que falten pasajes interesantes me lo temía, pero cambien otras ya no.  Una descafeinada versión que a su vez es producción alemana, pasando ciertos detalles a habla germana y nombres.

Por conocer el libro reconocía lo que sucedería y me entretuvo, pero no si alguien sin conocer la obra le gustaría la película. Tiene partes no elementales o no llega a ser lo que uno espera de un libro tan bueno. Además de un final más esperanzador que no cuela en la bibliografía de Houellebecq

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s