Archivos Mensuales: septiembre 2010

Amiina+2= 2 nuevos integrantes y 2º álbum.

Estándar

He de darme múltiples collejas al no haber conseguido el primer álbum de este cuarteto femenino asociado con Sigur Rós en continuadas colaboraciones con sus paisanos rockeros. Hace casi dos años pero entre que en 2009 lo pedí en tienda particular de la isla con resultados poco satisfactorios o nulos de llegada, mi idea es hacerme dentro de poco unos pedidos en Play.com.

Este mes de septiembre, apenas unos dos días  antes, lanzaron el segundo y nuevo trabajo Puzzle. No puedo hacer unas primeras impresiones en sí, solo postear este novedoso acontecimiento de un nuevo álbum de estas interesantes artistas islandesas. En su página web en un recurso fácil y no muy pesado aunque recurrente es suscribirse a su boletín y tienes derecho a bajarte en calidad más que suficiente el segundo track del disco: Over and AgainClick aquí.

Lo más novedoso es la entrada a la banda de dos chicos músicos de su mismo país. Poco sé de ellos pues aún no se sabe si formaran como parte del grupo indefinidamente o solo es una colaboración. En verdad poco me importa, sobre todo si añaden más instrumentos o variaciones, bienvenidos sean. Y si colaborasen los 6 juntos para el cuarteto Sigur Rós en su futuro disco de estos últimos, pocas quejas, ninguna habría.

Del segundo track disponible gratuitamente, me parece muy buena y siempre me dá una sensación de unas bonitas canciones al estilo engranajes de reloj, bien hiladas y ordenadas que me hacen sentir momentos tranquilos y cómodos, hogareños.

Au, Takk por todas las visitas (aunque no comentadas) del blog en mi sección del grupo islandés y su genial cuarteto femenino.

Anuncios

Super Sigur Mario BRós.

Estándar

Con motivo del 25º aniversario del personaje videojuegil nintendero, Super Mario, se lo dedico con este pedazo trailer que ronda por Youtube hace dos años pero sigue siendo fascinante de ver y escuchar. La mágica mezcla de una de las más queridas canciones de Sigur Rós, Hoppípolla con una retroespectiva de las entregas importantes de la saga del fontanero. Además del montaje claro.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (38)

Estándar

El sueño comienza con una visita al final de la tarde, ya oscureciendo, a un colegio público ruinoso. Dentro hay aulas que si bien estan abiertas, no recuerdo si iba con un grupo o habían advertido, si veíamos a niños de 8 años encadenados es que mejor no acercarse. Eran violentos como animales rabiosos. En otra aula había niños calmados pero iban en círculo como si animales en cautividad se trataran.

El segundo momento del sueño transcurre cerca de la costa. Una torre de vigilancia, casi el doble de alta de lo normal, blanca y no muy espaciosa está ocupada por el humorista Berto Romero. Resulta que abajo, al pie de la torre hay un detractor suyo que le había insultado estando borracho. El comediante le responde desde arriba con el megáfono que suelen tener los socorristas.

Acaba el sueño en una plaza con dos chiringuitos uno enfrente del otro. Esta la plaza abarrotada. El chiringuito que tengo más a cerca lo lleva un padre de un amigo, tabernero también en la vida real de su propio bar. La ironía absurda del sueño es que el otro dueño del chiringuito le pregunta siendo camarero de toda la vida, que le gustaría que le sirvieran. El padre de mi amigo pone cara y responde dudosamente: “Esa bebida que parece agua pero tiene burbujas, y va servida en latas de aluminio amarillas”. Patéticamente ha descrito una tónica.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (37)

Estándar

He seguido soñando, aunque o eran poco interesantes, se me olvidaron, un tanto intimos sin que nadie vea que soy (más) pervertido que el resto del mundo. Pero hoy he tenido uno de los que me ha hecho gracia varias cosas.

Empezaba estando en un teatro, que por alguna maniosa razón recorda al cual trabajo pero mucho más grande, aunque la distribución me era familiar. De la entrada a la platea, no recuerdo pero recorria el pasillo de filas para ir a un anfiteatro del lado izquierdo mirando al escenario. Un mago no conseguía hacer trucos y el que mucha gente venía a ver del cual salían chicas en top-less aunque muchos desconocían que era lo último para acabar la función, cosa que hacía aburrir a espectadores y se marchaban defraudados de no ver el destape previsto.

Entonces la masa se agolpaba a la salida y el mago quería evitar la marcha, yo en ese anfiteatro me fijaba más si un familiar podía marcharse sin salir herido. Una niña de unos 12 años me explicaba la situación cuando se lo pregunté, al pasar esta por la entrada en el anfiteatro después de ir al  baño del piso intermedio. Pero de pronto venían unas fuerzas especiales para solucionar el conflicto cosa que se complicaba sin razón alguna ya que veía que disparaban a la cabeza a la niña, pero no caía redonda, ¡se hacía zombie! Al parecer era una infección que se despertaba si peligraba su vida.

Ya sin razón alguna aparecía en un descampado, con algunos bancos para sentarse y bastantes chavalería de primeros universitarios. Se quedaban hasta acampando cual perriflauticos de festivales de música para ir a la universidad de al lado. Pero el caso es que sin saber explicar el porqué, aparecia un Vegeta con su mano derecha con una gan cicatriz, ya quiloide en la palma de su mano de tantas bolas de energía lanzadas. Buscaba entre la arena mientras levitaba a la androide C-18 con débiles ondas de energía, como si de un cutre juego de búsqueda de tesoro del Facebook se tratara.

La cosa se complica más cuando parezco estar viendo la tele. Unos capítulos que ni sabían que existian en que Mulder y Scully de Expediente X se habían casado, tenido una hija y en la escena con pocos años, viviendo en un piso de unos 30 metros cuadrados o algo menos. Scully iba con lentes de vista cansada y casera. Luego pasaba de una busqueda en un hospital pero ya no recuerdo más.

10 claves (manías) para conocer a Wes Anderson

Estándar

Finalizada la idea de repasar la filmografía de Wes Anderson,  he querido hacer al igual que Toy Story 3 y Pixar en general, un decálogo para definir en resumidas cuentas a este rocambolesco pero personal director de Texas, temas y técnicas constantes en su narración fílmica.

1. Reconocimiento y valoración por padres y demás: En Bottle Rocket no hay figura paternal susodicha, salvo claro está, la poca favorable adopción por el personaje de James Caan y sus aires delictivos de cutre clase. Eso si, los protagonistas se consideran poco valorados por sus familias sintiendose fracasados. Owen Wilson es indiscutiblemente el actor que más papeles protagoniza tal tema. Si en la anterior película busca ser reconocido como buen lider para ladrón, en Tenenbaums desea ser aceptado en la familia siendo amigo personal de esta y no solo enamorado de la chica Tenenbaums, sino querer ser uno más. Life Aquatic es un ejemplo predominante, Wilson desea ser reconocido como hijo del brillante en el pasado oceanógrafo Steve Zissou y siendo rivalizado por el carismático personaje de Willem Dafoe en la cinta. Rushmore es un reconomiento personal de un joven en sus intentos de querer hacer historia en la Academia, para luego con orgullo conocerse a si mismo y no esconder de la condición de su padre como humilde barbero. Para Darjeeling Limited recordemos el recuerdo incesante del padre difunto, confrontación de 3 hermanos y una madre que huye a la India sin desear siquiera verlos no a corto plazo. Mr. Fox vemos la rivalidad del hijo protagonista con su primo introvertido pero seguro de si mismo en actividades deportivas, intelectuales y sociales además de ser elegido por el ladrón Mr. Fox antes que su hijo.

2. Humor peculiar: Son peliculas que personajes sufren o discuten, caen rendidos y reconocen sentirse defraudados o fracasados. Pero el humor de estas cinta va por momentos incomodos de estos, caídas en segundo plano, escenas de tiros o heridas que sin previo aviso chocan al espectador dejándolos sin palabras. Además de humor sutil en frases, críticas, disfunciones y detalles de fondo en el plano.

3. Padres-amigos disfuncionales y peleas: Hay discusiones, hasta llegar a las manos y como cualquier pelea de la calle, son rápidas y sin tiempo a reaccionar en su mayoría. Venganzas por unos, palabras hirientes y hasta asaltos con armas. Relación padre e hijos en incomodas conversaciones. No son películas de una violencia verbal o física abudante o gráfica, salvo algunas heridas de armas o heridas pero la gracia está en que no lo decora Anderson de una forma hollywoodiense espectacular, suele ser rápido y sin tiempo a digerir. Piratas en Life Aquatic, ratas matonas en Mr. Fox, rivalidades entre amigos y hermanos que lleguen a las manos sin caer en un grafismo burdo.

4. Tipografías, diseños vintage: En la mayoría de sus trabajo la tipografía de créditos, subtítulo de capítulos de la trama o libros inventados que aparece son la misma. El diseño vintage, retro setentero en textos o hasta programas de tenis en televisión, entrevistas y documentales oceanográficos nos recuerdan la pasión de esos libros preferiblemente didácticos y exitosos de los 70.

5. Fotografía, planos: Unos travellings laterales, un giro de 180 o 360 grados de cámara, planos cenitales de detalles, zooms de corte en parte casero abundan en la filmografía. Los primeros planos y de frente que parecen fotografías de cuerpo entero en ocasiones o de sondeo en la calle es otra manía de Anderson. Suelen ser zooms a menos que podamos ver un plano generalísimo de la escena pero raros son.

6. Dioramas reales: Anderson reconoce de niño y ahora fascinarse por aquellas ilustraciones de libros de texto en que sin una pared, parte o puerta de vehículos, edificios se veía las tareas asignadas a cada miembro de algun grupo o empresa, comunidad. La cámara recorra de un lado a otro para ver que hacen los personajes en sus habitaciones fue muy usada en Life Aquatic al recordar una visión didáctica de las distintas zonas del barco principal de la historia. Las tareas familiares, los distintos vagones de un tren de la India o los túneles de una familia zorro antromórfica recuerdan a unos dioramas de antiguos libros de texto.

7. Reparto consolidado: En cada película puede haber novedades o salidas de actores recurrentes, pero es uno de los directores que más repite colaboración con los que empezó a hacer cine. Lo mejor son actores de tios duros en la mayoría de sus papeles o serios y descubrir la faceta cómica y cercana. Bill Murray, Anjelica Huston son recurrentes en la personificación de padres y hermanos Wilson y Schwartzman en los jóvenes incautos. Lo mejor son secundarios de renombre que dan un aire de prestigio y cercano a las obras por el tono humorístico.

8. Planes/organización: Formar parte de ladronzuelos, una tripulación de oceoanógrafos con sus becacios inclusive, organizarse el futuro, propias obras teatrales y negocios o libros. También es recurrente un personaje que desea o solo tiene la ilusión de ser líder del grupo, equipo. Los personajes que preparan planes de huída, robo o proyectos emprendedores es otra baza importante.

9. Cultura popular: No hay película de Anderson que no escuchemos clásicos de música contemporánea, rock, instrumental, cuartetos, cantautores, etc. También la cultura hindú abunda, que es totalmente comentada en Darjeeling. Las obras de teatro, la literatura, el tono didáctico, el vintage se mezclan con The Kings, Devo, Nico, Sigur Rós. Recomendable bajarse las discografías originales y que elige para la BSO. Aunque un favorito en homenajes lo tiene los Beatles ya que…

10. Cámara lenta: si le sumamos ultimas escenas en que vemos desfilar personajes caminar viéndoles de lado, recuerdan la mítica portada del grupo pasando por el célebre paso de cebra de Abbey Road. Los desfiles de protagonistas para despedir la cinta es un clásico ya en su trabajo. La cámara lenta hace que se identifique al instante ese toque de cultura popular y una fotografía recurrente personal en su trabajo.

Un plan maestro: Filmografía de Wes Anderson

Estándar

Si debo dar las gracias a alguien por descubrir a Sigur Rós, ese es Wes Anderson. En 2001 descubrí una desapercibida comedia para el público general que alquilé con un elenco interesantísimo, entre ellos un grande como Gene Hackman que hacía del pillastre padre de familia de Los Tenenbaums. Un humor un tanto personal, una forma de narrar que es a base de capítulos como si de un libro se tratara, el tratamiento de tipografías, diseño y unos planos dispuestos a representar de forma entre teatral y como dioramas o esquema de planificación didáctica.

Años después volvió con Bill Murray como protagonista de una parodia-homenaje a su manera de la vida de Jacques Costeau. Sin duda Los Tenenbaums al revisarla hace nada, es de mis preferidas de toda su filmografía, pero en este trabajo hay escenas para recordar. Entonces me atrapó y explicaré por qué.

Bottle Rocket (1996): El primer largo y en cambio para mí la única que me quedaba por ver. Su segundo largometraje la ví antes y aunque tiene ideas que luego en las siguientes las profundiza y pefecciona, su primer trabajo me pareció bastante interesante. Owen Wilson no es de mis actores favoritos pero con Wes Anderson reconozco que hace personajes carismáticos y si le ayuda a escribir libretos, entonces bienvenido.

Tambien el hermano de Owen, Luke Wilson, comenzó a colaborar actuando en las dos siguientes películas de Wes. Una comedia sencilla pero efectiva en que vemos que desde siempre Anderson ha pensado en sus trabajos: necesidad de reconocimiento de vida y obra en algun personaje por los demás, un enamoramiento, un empresario pillastre, planificación en cuadernos, algun personaje que desea ser lider, misma tipografía, personajes que reconocen tener recaída en sus fracasos, etc. Sin duda lo mejor es como los personajes de sus guiones no son héroes tipicamente dichos, rozan lo paródico o ridículo aunque se les hace muy humanos a la hora de llevar a cabo sus acciones.

Corta pero genial aparición de un secundario siempre carismático como es James Caan como Mr. Henry, el hombre de negocios de poca monta que mete en la cabeza al personaje de Owen Wilson la idea de ser un atracador.

No me defraudó, es más, es un buen comienzo para entender lo que supuso seguir rodando y evolucionando sus ideas.

Rushmore (1998): De los hermanos Wilson, el protagonismo es relevado a Jason Schwartzman en un brillante pero no tan genio estudiante de la presunta elitista Academia Rushmore. Aquí empieza a aparecer más detalles que repite el autor, como una vida a la cultura en general, las obras de teatro, la literatura pero no poder satisfacer la felicidad por motivos personales, sentimentales. La película, con Bill Murray, un Jason Schwartzman muy resultón que compite con el anterior actor a conseguir el amor de una hermosa y viuda profesora del centro educativo, no sin dejar de ser un excepcional y trabajador alumno en sus propias actividades extraescolares pero asignaturas reales dejadas de lado.

La fascinación a los planos cenitales y de detalle para narrar la planificación de un personaje es abordada con más interés, la creación de propias obras de teatro de instituto con el máximo interés a ser reconocido, aunque avergonzado de su propio padre que siendo alumno de una renombrada academia, es un humilde pero afable barbero. Competir por el amor de una fémina, los momentos patéticos como la reconciliacion con demás personajes (en las películas de Anderson apenas distinguimos la linea que separa entre buenos y malos o almenos en el hecho de querer humanizarlos y no solo “los malos de la película” claro está, en Fantastic Mr. Fox que los humanos son los antagonistas indiscutibles pero no dejan de ser empresarios contra una amenaza natural).

Lo mejor son las continuas acciones del jóven protagonista para darse a conocer como un valioso estudiante, dramaturgo y amante, cuando antes debe conocerse a si mismo primero de todo. Otra revisión seguro que hará que me guste más.

The Royal Tenenbaums (2001): Para mí la joya de la corona del currículum de este hombre. Combina con todo lo citado, el elenco se resuelve de forma genial, el humor y momentos puntuales de melodrama con un montaje vistoso que como antes citado, recuerda a las tipografías y esquemas de libros de los 70 didácticos y resultones. Todos los personajes son interesantes, tienen sus motivos a la disfuncionalidad pese a momentos típicos de patética humanidad y acaba con una forma que más si cabe es redonda y no por un gag estúpido. Una sutíl historia donde el reconocimiento de hijos a padre y vicerversa, la familia en general o querer formar parte de ella, gira en torno a estos rocambolescos seres que aun dada su condición de genios en sus campos, el camino a su redención y felicidad no estará exenta de penurias siempre de una forma comedida y cómica.

Los secundarios no se quedan atrás y redondean una historia aparentemente sencilla pero no simple, una maravilla llena de sutilezas y alejada de gags de chistes fáciles que hasta Ben Stiller teniendo trabajos notables para pasar una tarde divertida, ha pecado de rodar comedias simplonas, y aquí con su buen amigo Wilson, estan genialmente comedidos. Para mí la recomendaría a todo el mundo para empezar a ver el trabajo del director. Ah y de esta y anteriores, la BSO original por Mark Mothersbaugh y elección musical por Anderson es una joya para los oídos, sin caer en un tracklist seguido y sin emoción como podría pasar con películas de Cameron Crowe. Me parecen extractos que encajan con la escena, la hacen amena y te contagia el entusiasmo de cultura popular musical del director con un interés excelente.

Life Aquatic (2004): Si en lo visual y diseños destaca en la filmografía de Anderson, en esta se combina a ratos con la genial colaboración de Henry Selick para la creación de ficticias especies que descubre Steve Zissou en su trabajo como extravagante oceanógrafo basado y parodiado en detalles y trabajo de Jacques Costeau. Bill Murray estaba engrandecido por su interesante y revitalizante trabajo en Lost in Translation y al año siguiente es protagonista de este trabajo de Wes después de dos divertidos papeles secundarios en sus trabajos.

En cada película repiten, añade actores nuevos para un casting excepcional de grandes y queridos actores de Hollywood donde el caché baja irremediablemente pero ninguno decae, en absoluto, dejan en su paso por la colaboración el director tejano una actuación que no cae en una burda comedia y sin embargo, es genial ver a un Willem Dafoe enfrentado por celos con el personaje de Owen Wilson, o una Cate Blanchett que pocas comedias ha hecho y sin embargo su sobriedad contrasta genialmente.

En una penúltima escena de la película, Wes Anderson y con una maqueta original del tiburon-jaguar (el Moby Dick de esta historia), el plantel al completo, añade con una emotividad que me enamoró, para conocer a Sigur Rós con su tema Starálfur (click SPOILER a la escena)

El ritmo a veces decae pero tiene escenas geniales, el melodrama no es olvidado pues en sus películas puede que alguna muerte suceda, siempre con una despedida o recordatorio que hace honor a ese ser fallecido por parte del protagonista. Es toda una película que si bien la familia Tenenbaum me parece redonda, cada vez que veo Life Aquatic me encanta su estética, narración y casting. Y Murray que siempre chana.

The Darjeeling Limited (2007): Como si de una carrera de relevos se tratara, la peli comienza con un plano divertidísimo de un turista retrasado a su llegada a la estación caracterizado por Bill Murray, que al abandonar el correr detrás el tren, Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman sustituyen su anterior protagonismo en el trabajo de Anderson, para ser los 3 principales personajes hermanos de la historia al embarcarse en el tren Darjeeling Limited.

Curiosamente en las salas comerciales la antesala a la película eramos obsequiados con un cortometraje por parte del mismo Wes Anderson que sirve de preámbulo a la historia del hermano protagonista de enamoradizo y serio escritor de relatos que recuerda a su ex-pareja en el viaje. Hotel Chevalier no narra la última jornada (y digamos el último polvo de una pareja que se separa) en un hotel parisino con toda su elegancia, glamour, triste romanticismo e intimidad, además de una brillante escena sensual y diria erótica pero sutil de Natalie Portman en paños menores.

En la película veremos a Jason Schwartzman encarnar al melancólico escritor queriendo traspasar su vivencia en un relato conmovedor romántico de forma anónima y de forma graciosa sus hermanos adivinaran sin saberlo que es algo biográfico e intimo de su hermano literato.

La película, si bien si cabe nuestro tejano director no duda en narrar, escenificar la historia con sus usos de zooms, escenas a 360 grados en círculo o de izquierda a derecha y iceversa, en sumarse otros tantos como las exóticas estampas del grandioso y colorista país de la India, ya con su peculiar fotografía en sus largometrajes que no duda en darle tonos de diseños de los 70, en tipografía, equipaje y subtítulos. Sin duda me parece un ritmo más bien llevado que Life Aquatic o puede que sea simple impresión mía, pero es otra señora película con un humor peculiar, unos dramas, unos flashbacks y montaje que la hacen muy especial para mí. Fue la primera película Wesandersoniana que pude ver en pantalla grande y fue todo un gozo de narración y estética por mi parte.

La inclusion de Brody en el casting ya consolidado del director no es para nada mala, otro actor que es no es muy ducho en comedia, deja un personaje con momentos para el recuerdo de la filmografía Andersoniana como su predilección a los objetos personales de su difunto padre y una serpiente venenosa no recomendable para llevar en tren. El momento flashback por un funeral está montado con una sobriedad y a la vez un toque melodramático que cada vez que la veo me gusta mas.

Fantastic Mr. Fox (2009): Si bien siempre han sido antes películas escritas por Wes y Wilson o otros colaboradores, en esta ocasión parte de un libro clásico de Roal Dahl, donde la mezquina actuación de hombres empresari9s chocan en personajes brillantes de actitud como es habitual en la bibliografía del escritor. Pero aquí es narrado con el prisma de Anderson y vaya, es un complemento para mi atractivo. Sin una animación stop-motion que hará historia por un acabado que supere a otras producciones, sus coloridos escenarios en maquetas con la fotografía habitual de Wes, hacen que aun siendo peli animada, tenga un sello personal como siempre del director, además del humor, narración y psicología de los personajes claro está.

Vamos, es un experimento del realizador a pasar su sello en animación por fotogramas y dicen las malas lenguas que no le interesaba el arduo trabajo de los animadores con las figuras de diferentes escalas y decorados y se pasaba más en la oficina mandando por teléfono. Me parece muy poco probable porque la dirección es notoria, los “tics” de Anderson no brillan por su ausencia y además el humor peculiarmente poco convencional rebosa a los cuatro costados.

Me parece una película familiar genial, las ideas de Dalh y Anderson unidas con una estetica atractiva, un ritmo genial, música original con un aire auténtico por Alexandre Desplat pero no deja Wes de añadir sus artistas favoritos musicales. Una historia para niños, para adultos en una brillante sutileza. No hay actores, hay muñecos pero las voces y gestos recuerdan a los actores qu prestan su voz.

Puede que sea la película que deja más clara la linea de buenos y malos, pero el padre de planes de ladron o interesado por su parte, la madre de armas tomar, el hijo deseoso de ser reconocido con interes por los demas… todo recuerda y es un interesante trabajo que aun siendo alejado en principio de personal, no es así y a cada lado ves un personaje Wesandersoniano asomarse en zorros, tejones, ratas y demas animales antromórficos.

Me enamoró su animación, y la historia, la narración en capítulos (esta vez Wes trabaja con una obra literaria infantil y debió estar encantado dada su fascinación de contar historias como si de literatura se tratase), y un final que me hizo salir con una sonrisa en la cara del cine y queriendo ver su próximo trabajo pero ya.

No sé mucho de su última producción, pero cuando lo sepa empezaré la cuenta atrás para el estreno en salas españolas, y si en Palma de Mallorca he conseguido verlas en alguna única sala, cruzaré los dedos para tener una tercera oportunidad de oro en pantalla grande.

Maravilla infantil (1): Cristal Oscuro

Estándar

Se ha hablado en este blog de gente como Peter Jackson o Guillermo del Toro,  aunque años atrás muchos hemos conocido a cineastas entusiasmados con la fantasía cinematográfica como es en el caso de ahora, hablar de Jim Henson.

Quizás, no es el caso más infantil de su extensa variedad de productos, siendo creador de marionetas como The muppets show o Los Teleñecos como en España se conocen al igual que Sesame Street (Barrio Sésamo). Pero quería reinvidicar una película que dada su idea concebida por ser contada con animatronics, actores dentro de marionetas a escala real y demás trabajo artesanal, fue vendida como producto familiar. Los niños podían quedar maravillados de seres fantásticos ante la pantalla y asustar, alegrarse del éxito de los protagonistas en su escapada de las garras enemigas. Los adultos podemos crecer y seguir maravillandonos con mundos irreales pero increiblemente bellos como crueles, la dualidad de los skeksis y místicos, personificarnos con los gelflings, etc.

5 años de trabajo en su mayoría por llevar de diseños de papel de Brian Froud y otros artistas ilustradores fantasiosos, en trabajadas marionetas, animatronics con diseños vistosos tanto en apariencia como las vestimentas. Maquetas, platós y hasta Jim Henson y Frank Oz en dos unidades de rodaje (y si ellos tenían que manejar alguna marioneta, ningún problema).

4 años después Henson rodó Dentro del laberinto con una jovencísima Jennifer Connelly y un atractivo y famoso David Bowie entre la muchachada como el carismático antagonista andrógino de la obra. Siendo una película que recuerda a su primer largometraje en detalles pero tremendamente una historia más cercana al público infantil, no hace más si cabe recordar Cristal Oscuro una rareza dentro de su currículum.

Sin duda su hora y media para algunos los puede ver entretenidos como otros una visión menos atractiva. Para mí no hay posible mirada objetiva, adoro ver la stop-motion, los animatronics en cine y Kira y Jen son dos protagonistas para mí bastante notables aunque más interesante es la agrupación de los 10 Skeksis.

¿Será posible que el próximo año comiencen con la producción de la secuela, El Poder del Cristal Oscuro? Miedo me da, con la confirmación de un posible y de nuevo atractivo trabajo de Brian Froud y animatronics modernos pero con ayuda del cantoso efecto 3D de estas décadas.

Cruzo los dedos.