Un plan maestro: Filmografía de Wes Anderson

Estándar

Si debo dar las gracias a alguien por descubrir a Sigur Rós, ese es Wes Anderson. En 2001 descubrí una desapercibida comedia para el público general que alquilé con un elenco interesantísimo, entre ellos un grande como Gene Hackman que hacía del pillastre padre de familia de Los Tenenbaums. Un humor un tanto personal, una forma de narrar que es a base de capítulos como si de un libro se tratara, el tratamiento de tipografías, diseño y unos planos dispuestos a representar de forma entre teatral y como dioramas o esquema de planificación didáctica.

Años después volvió con Bill Murray como protagonista de una parodia-homenaje a su manera de la vida de Jacques Costeau. Sin duda Los Tenenbaums al revisarla hace nada, es de mis preferidas de toda su filmografía, pero en este trabajo hay escenas para recordar. Entonces me atrapó y explicaré por qué.

Bottle Rocket (1996): El primer largo y en cambio para mí la única que me quedaba por ver. Su segundo largometraje la ví antes y aunque tiene ideas que luego en las siguientes las profundiza y pefecciona, su primer trabajo me pareció bastante interesante. Owen Wilson no es de mis actores favoritos pero con Wes Anderson reconozco que hace personajes carismáticos y si le ayuda a escribir libretos, entonces bienvenido.

Tambien el hermano de Owen, Luke Wilson, comenzó a colaborar actuando en las dos siguientes películas de Wes. Una comedia sencilla pero efectiva en que vemos que desde siempre Anderson ha pensado en sus trabajos: necesidad de reconocimiento de vida y obra en algun personaje por los demás, un enamoramiento, un empresario pillastre, planificación en cuadernos, algun personaje que desea ser lider, misma tipografía, personajes que reconocen tener recaída en sus fracasos, etc. Sin duda lo mejor es como los personajes de sus guiones no son héroes tipicamente dichos, rozan lo paródico o ridículo aunque se les hace muy humanos a la hora de llevar a cabo sus acciones.

Corta pero genial aparición de un secundario siempre carismático como es James Caan como Mr. Henry, el hombre de negocios de poca monta que mete en la cabeza al personaje de Owen Wilson la idea de ser un atracador.

No me defraudó, es más, es un buen comienzo para entender lo que supuso seguir rodando y evolucionando sus ideas.

Rushmore (1998): De los hermanos Wilson, el protagonismo es relevado a Jason Schwartzman en un brillante pero no tan genio estudiante de la presunta elitista Academia Rushmore. Aquí empieza a aparecer más detalles que repite el autor, como una vida a la cultura en general, las obras de teatro, la literatura pero no poder satisfacer la felicidad por motivos personales, sentimentales. La película, con Bill Murray, un Jason Schwartzman muy resultón que compite con el anterior actor a conseguir el amor de una hermosa y viuda profesora del centro educativo, no sin dejar de ser un excepcional y trabajador alumno en sus propias actividades extraescolares pero asignaturas reales dejadas de lado.

La fascinación a los planos cenitales y de detalle para narrar la planificación de un personaje es abordada con más interés, la creación de propias obras de teatro de instituto con el máximo interés a ser reconocido, aunque avergonzado de su propio padre que siendo alumno de una renombrada academia, es un humilde pero afable barbero. Competir por el amor de una fémina, los momentos patéticos como la reconciliacion con demás personajes (en las películas de Anderson apenas distinguimos la linea que separa entre buenos y malos o almenos en el hecho de querer humanizarlos y no solo “los malos de la película” claro está, en Fantastic Mr. Fox que los humanos son los antagonistas indiscutibles pero no dejan de ser empresarios contra una amenaza natural).

Lo mejor son las continuas acciones del jóven protagonista para darse a conocer como un valioso estudiante, dramaturgo y amante, cuando antes debe conocerse a si mismo primero de todo. Otra revisión seguro que hará que me guste más.

The Royal Tenenbaums (2001): Para mí la joya de la corona del currículum de este hombre. Combina con todo lo citado, el elenco se resuelve de forma genial, el humor y momentos puntuales de melodrama con un montaje vistoso que como antes citado, recuerda a las tipografías y esquemas de libros de los 70 didácticos y resultones. Todos los personajes son interesantes, tienen sus motivos a la disfuncionalidad pese a momentos típicos de patética humanidad y acaba con una forma que más si cabe es redonda y no por un gag estúpido. Una sutíl historia donde el reconocimiento de hijos a padre y vicerversa, la familia en general o querer formar parte de ella, gira en torno a estos rocambolescos seres que aun dada su condición de genios en sus campos, el camino a su redención y felicidad no estará exenta de penurias siempre de una forma comedida y cómica.

Los secundarios no se quedan atrás y redondean una historia aparentemente sencilla pero no simple, una maravilla llena de sutilezas y alejada de gags de chistes fáciles que hasta Ben Stiller teniendo trabajos notables para pasar una tarde divertida, ha pecado de rodar comedias simplonas, y aquí con su buen amigo Wilson, estan genialmente comedidos. Para mí la recomendaría a todo el mundo para empezar a ver el trabajo del director. Ah y de esta y anteriores, la BSO original por Mark Mothersbaugh y elección musical por Anderson es una joya para los oídos, sin caer en un tracklist seguido y sin emoción como podría pasar con películas de Cameron Crowe. Me parecen extractos que encajan con la escena, la hacen amena y te contagia el entusiasmo de cultura popular musical del director con un interés excelente.

Life Aquatic (2004): Si en lo visual y diseños destaca en la filmografía de Anderson, en esta se combina a ratos con la genial colaboración de Henry Selick para la creación de ficticias especies que descubre Steve Zissou en su trabajo como extravagante oceanógrafo basado y parodiado en detalles y trabajo de Jacques Costeau. Bill Murray estaba engrandecido por su interesante y revitalizante trabajo en Lost in Translation y al año siguiente es protagonista de este trabajo de Wes después de dos divertidos papeles secundarios en sus trabajos.

En cada película repiten, añade actores nuevos para un casting excepcional de grandes y queridos actores de Hollywood donde el caché baja irremediablemente pero ninguno decae, en absoluto, dejan en su paso por la colaboración el director tejano una actuación que no cae en una burda comedia y sin embargo, es genial ver a un Willem Dafoe enfrentado por celos con el personaje de Owen Wilson, o una Cate Blanchett que pocas comedias ha hecho y sin embargo su sobriedad contrasta genialmente.

En una penúltima escena de la película, Wes Anderson y con una maqueta original del tiburon-jaguar (el Moby Dick de esta historia), el plantel al completo, añade con una emotividad que me enamoró, para conocer a Sigur Rós con su tema Starálfur (click SPOILER a la escena)

El ritmo a veces decae pero tiene escenas geniales, el melodrama no es olvidado pues en sus películas puede que alguna muerte suceda, siempre con una despedida o recordatorio que hace honor a ese ser fallecido por parte del protagonista. Es toda una película que si bien la familia Tenenbaum me parece redonda, cada vez que veo Life Aquatic me encanta su estética, narración y casting. Y Murray que siempre chana.

The Darjeeling Limited (2007): Como si de una carrera de relevos se tratara, la peli comienza con un plano divertidísimo de un turista retrasado a su llegada a la estación caracterizado por Bill Murray, que al abandonar el correr detrás el tren, Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman sustituyen su anterior protagonismo en el trabajo de Anderson, para ser los 3 principales personajes hermanos de la historia al embarcarse en el tren Darjeeling Limited.

Curiosamente en las salas comerciales la antesala a la película eramos obsequiados con un cortometraje por parte del mismo Wes Anderson que sirve de preámbulo a la historia del hermano protagonista de enamoradizo y serio escritor de relatos que recuerda a su ex-pareja en el viaje. Hotel Chevalier no narra la última jornada (y digamos el último polvo de una pareja que se separa) en un hotel parisino con toda su elegancia, glamour, triste romanticismo e intimidad, además de una brillante escena sensual y diria erótica pero sutil de Natalie Portman en paños menores.

En la película veremos a Jason Schwartzman encarnar al melancólico escritor queriendo traspasar su vivencia en un relato conmovedor romántico de forma anónima y de forma graciosa sus hermanos adivinaran sin saberlo que es algo biográfico e intimo de su hermano literato.

La película, si bien si cabe nuestro tejano director no duda en narrar, escenificar la historia con sus usos de zooms, escenas a 360 grados en círculo o de izquierda a derecha y iceversa, en sumarse otros tantos como las exóticas estampas del grandioso y colorista país de la India, ya con su peculiar fotografía en sus largometrajes que no duda en darle tonos de diseños de los 70, en tipografía, equipaje y subtítulos. Sin duda me parece un ritmo más bien llevado que Life Aquatic o puede que sea simple impresión mía, pero es otra señora película con un humor peculiar, unos dramas, unos flashbacks y montaje que la hacen muy especial para mí. Fue la primera película Wesandersoniana que pude ver en pantalla grande y fue todo un gozo de narración y estética por mi parte.

La inclusion de Brody en el casting ya consolidado del director no es para nada mala, otro actor que es no es muy ducho en comedia, deja un personaje con momentos para el recuerdo de la filmografía Andersoniana como su predilección a los objetos personales de su difunto padre y una serpiente venenosa no recomendable para llevar en tren. El momento flashback por un funeral está montado con una sobriedad y a la vez un toque melodramático que cada vez que la veo me gusta mas.

Fantastic Mr. Fox (2009): Si bien siempre han sido antes películas escritas por Wes y Wilson o otros colaboradores, en esta ocasión parte de un libro clásico de Roal Dahl, donde la mezquina actuación de hombres empresari9s chocan en personajes brillantes de actitud como es habitual en la bibliografía del escritor. Pero aquí es narrado con el prisma de Anderson y vaya, es un complemento para mi atractivo. Sin una animación stop-motion que hará historia por un acabado que supere a otras producciones, sus coloridos escenarios en maquetas con la fotografía habitual de Wes, hacen que aun siendo peli animada, tenga un sello personal como siempre del director, además del humor, narración y psicología de los personajes claro está.

Vamos, es un experimento del realizador a pasar su sello en animación por fotogramas y dicen las malas lenguas que no le interesaba el arduo trabajo de los animadores con las figuras de diferentes escalas y decorados y se pasaba más en la oficina mandando por teléfono. Me parece muy poco probable porque la dirección es notoria, los “tics” de Anderson no brillan por su ausencia y además el humor peculiarmente poco convencional rebosa a los cuatro costados.

Me parece una película familiar genial, las ideas de Dalh y Anderson unidas con una estetica atractiva, un ritmo genial, música original con un aire auténtico por Alexandre Desplat pero no deja Wes de añadir sus artistas favoritos musicales. Una historia para niños, para adultos en una brillante sutileza. No hay actores, hay muñecos pero las voces y gestos recuerdan a los actores qu prestan su voz.

Puede que sea la película que deja más clara la linea de buenos y malos, pero el padre de planes de ladron o interesado por su parte, la madre de armas tomar, el hijo deseoso de ser reconocido con interes por los demas… todo recuerda y es un interesante trabajo que aun siendo alejado en principio de personal, no es así y a cada lado ves un personaje Wesandersoniano asomarse en zorros, tejones, ratas y demas animales antromórficos.

Me enamoró su animación, y la historia, la narración en capítulos (esta vez Wes trabaja con una obra literaria infantil y debió estar encantado dada su fascinación de contar historias como si de literatura se tratase), y un final que me hizo salir con una sonrisa en la cara del cine y queriendo ver su próximo trabajo pero ya.

No sé mucho de su última producción, pero cuando lo sepa empezaré la cuenta atrás para el estreno en salas españolas, y si en Palma de Mallorca he conseguido verlas en alguna única sala, cruzaré los dedos para tener una tercera oportunidad de oro en pantalla grande.

Anuncios

»

  1. Pingback: Canciones de Sigur Rós y Jónsi en cine, televisión y videojuegos « Libro Rojo de la Frontera del Oeste

  2. Pingback: Wes Anderson desde arriba. Y vuelve este 2012 (yay!) « Libro Rojo de la Frontera del Oeste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s