7 días, 7 consolas (1/7): NES

Estándar

Faltan 7 días para la celebración del E3 2011. Feria anual de consolas y videojuegos siendo este año la 16º edición. Nintendo presentará su nueva consola, proyecto en clave “Café”, y se me ocurrió homenajear las 7 consolas que tuve o poseo actualmente de la empresa japonesa. Hay grandes coleccionistas, gente que dispone de todas las consolas. Yo me quedé en la Nintendo GameCube. Elegí comprar DVDs y discos. Eso no quita mi afición a las “maquinitas”, aunque posiblemente solo compraría la Wii por el nuevo Zelda.

Empezaré hablando de NES y los juegos que conseguí:

Soccer: Irónicamente mi primer videojuego  fue un juego de futbol. La consola se vino a casa por casualidad al ser regalada en una promoción de una tienda de muebles de mi isla si comprabas un conjunto para habitación. Benditos años locos 90.  Enseguida fuimos familia completa a mirar juegos en Pryca y en ese momento no vimos más que ese y poco más. El juego era sencillo y tenía bastantes trucos tontos para meter gol. Lo más evidente es que el scroll de izquierda a derecha era lentísimo comparado con la pelota (que tampoco iba a velocidad pasmosa salvo chutes directos) y al no reaccionar los porteros hasta la cámara en su punto de vista, era fácil marcar puntos. Lo más curioso de todo es que en el descanso, salían al campo animadoras. Creo que nunca en el futbol pasa eso, quizás en futbol americano. Cosas de los japoneses.

Super Mario Bros: El primer juego que realmente me hizo comenzar a tener vicio con las consolas. ¿Cómo un juego tan absurdo de llevar a un fontanero enano, que pisaba setas andantes y comía champiñones para crecer un poco y destruir bloques enladrillados flotantes, etc, es tan bueno? La jugabilidad pura y dura. Toda mi familia jugó a este videojuego. Incluso fue mi madre que descubrió el atajo para ir a los mundos 6,7 y 8 en el mundo 4-2. Grande el manual de instrucciones, con fallos ortográficos legendarios como el bocadillo de un koopa troopa diciendo “¡Shhh, no se lo uentes a nadie! Era divertido jugar a dobles. Se jugaba esperando a pasar turno si uno perdía una vida. El primer jugador podía putear al segundo jugador al pulsar Start, pausando la partida. En ese momento de desconcentración, el segundo jugador podía chocarse con un enemigo, caer por un precipio. Y fue aquí donde me hizo enamorarme de los juegos de plataformas en la NES.

Super Mario Bros 2: Secuela improvisada, siendo un reajuste de un videojuego con otro nombre. Aunque consiguió aumentar por ello el universo de la saga. Luigi con física de salto distinta a Mario, Toad ya como personaje ágil, manejar a Peach y no rescatarla. Shy Guys y Birdo fueron enemigos que aun perduran. El colmo era llegar a final de juego y todo era un maldito sueño, siendo Mario el que sueña todo, abre los ojos un momento y vuelve a sobar. Por cosas buenas, poder agarrar enemigos, bombas y fases más dinámicas hasta que llegó la tercera parte.

Super Mario Bros 3: Gran secuela, uno de los mejores plataformas y que más se recuerda. Era tantas las mejoras y novedades que cambio la saga en muchas direcciones, tales como mapa para acceder a niveles, fases de bonus, más power-ups, distintos jefes finales y muchas más cosas que engrandecía la jugabilidad. Las fases eran variadas a más no poder, desde fases de “scroll asesino” (te arrastra a un lado en concreto), plataformas que caen al tocar y mundos diferentes entre sí, con  todo tipo de trucos que compartías con amigos para ser el mejor jugador. Incluía un modo divertido a dos jugadores, además del clásico “esperar el turno y te pauso la partida para joder”, un pequeño remake de “Mario bros” si te cruzabas con el otro jugador en el mapa. Grande como el sólo, el traje de “mapache” (tanuki para ser exactos) desde orejas y cola como el traje completo y poder volar es otra característica que se sumó en siguientes entregas en otros power-ups.

Ductales: De niño seguía la serie de Pato Aventuras. Era una buena serie y la canción pegadiza. El videojuego incluía una banda sonora excelente, desde el tema principal de la serie, como otras para el cartucho muy buenas. Y es que Yoshihiro Sakaguchi es un compositor genial más de Capcom, además de crear sonidos míticos en Megaman. Pude pasarmelo y descubrir tanto como trucos, atajos como bugs o glitchs. Era uno de esos juegos que al no incluir password o batería para guardar (pocos juegos habia con esto, claro), lo pasabas en una tarde entera pero era genial rejugar. Recuerdo que la fase final era muy original, que era homenaje a los últimos segundos de la escena de apertura de la serie. Corta pero intensa. Luego mucho más tarde me enteré que sacaron una secuela. Lo probé hace poco pero era de jugabilidad más liosa y no tan directa. Aunque parece buen juego.

Little Nemo in Slumberland: Dream Master: Un juego de los que me gustan por su ambientación y jugabilidad. Mezclando plataformas y puzzles, maneas a Nemo, un niño en mundos oníricos donde puedes controlar a animales para llegar a distintas zonas de la fase y conseguir llaves para abrir la puerta al siguiente nivel. Capcom conseguía de nuevo mi atención, con un juego de dificultad endiablada a ratos (siendo la compañía creadora de Megaman, para que negarnos). Ahora no me lo pasaría ni de coña. Es más, la última fase usaba Game Genie para eliminar al jefe final. Aunque no recuerdo si era la fase 3, nivel de ensayo y erros montado en un tren de juguete muy grande y esquivar enemigos y pinchos que bajan de bloques. Sus distintas fases eran variadas, en cuanto a diseños y retos, de allí que me parece de los mejores plataformas y con personalidad.

Bart vs The space mutants: Durante un tiempo Acclaim poseía los derechos de The Simpsons para crear videojuegos de la franquicia. Bart era el reclamo para el público infantil, siendo el héroe en 3 videojuegos para la NES. Este juego era dificil, y más que nada por la física en los saltos. Aquellos juegos que las manos sudaban, crujian los mandos de control por cada plataforma flotante y enemigos alrededor. Nunca pasé de la mitad de la penúltima fase, un maldito museo.

El juego incluía trucos curiosos como en primera fase gastar monedas llamando al bar de Moe, o pasar por el castillo de jubilados y con silbato Abe Simpson te regalaba monedas. Sin duda de las mejores fases era la tercera. Consistía en una feria con atracciones para entrar o barracas con bonus. Los demás miembros de la familia Simpson aparecían si recolectabas unas letras escondidas de sus hombres, uno por fase, y te facilitaban la partida contra el jefe final del nivel. Buen juego pero su física en saltos era desesperante, o bloques de apoyo jodidamente estrechos, además de una aceleración del personaje que debías saltar obligatoriamente.

Bart vs The World: Secuela del anterior juego, donde esta vez el enemigo principal era Smithers, Burns y sus familiares desplegados por varios puntos del mundo que eran llamados a eliminar de la faz de la tierra a la familia Simpson. Bart conseguía un premio de vuelta por el mundo por el programa de Krusty, siendo manipulado por Burns. En esta ocasión la familia Simpson estaba en algun punto de la fase y te obsequiaban con un tesoro. Si conseguias llegar al final del juego y con todos los tesoros, era un final alternativo donde podías tirar pastelazos a Smithers y Burns en el programa de Krusty, algo satisfactorio siendo otro juego con las físicas desesperantes en salto.

El juego superaba al anterior ya que incluía fases de bonus, varias fases por zona del mundo y armas útiles para los enemigos, además de poder transformarse en Bartman durante unos momentos, volando por la fase. Los jefes finales eran graciosas versiones de Burns (familiares) como un chino con petardos que lanzaba, un yeti, un faraón (lo más absurdo) o un director de cine postrado en su cámara en grúa. Ahora no me pasaría el juego tampoco, aunque si pude llegar al final varías veces. Pero había fases, las últimas, con kilométricas partes de saltos y niveles. Pero en conjunto me pareció bastante bueno y con fases también nada monótonas.

Tiny Toon adventures: Grandioso juego de plataformas, donde controlabas a 4 personajes de la serie. Buster Bunny (saltos muy grandes y el personaje principal por defecto), Plucky Duck (planeabas con sus manitas-alas), Dizzy Devil (podías girar como un pequeño tornado para derrotar enemigos) y Flurryball (siendo gato y poder trepar por paredes con las uñas. Era uno de los últimos juegos de la consola en ser lanzados y sus sprites eran muy buenos para su época. Ágil, adictivo y una dificultad equilibrada, con toques de puzzle anecdóticos al variar de personajes para llegar a final de nivel o conseguir bonus.

Smash TV: El juego más distinto en la lista (si, no me gustaba más que de plataformas, ¡pero había tantos y tan buenos!). Consistia en arcade puro y duro, decenas de enemigos, puntos por premios, esquivar montones de balas enemigas y a dos jugadores. La rivalidad consistia en conseguir más puntos que tu contrincante, no pudiéndole dañar. No fue uno de mis juegos favoritos aunque reconozco que si le ponias ganas era divertido arrebatar power-ups y hasta que lejos llegabas. La versión de SNES me gustaba más.

The Goonies II: Secuela de la famosa película ochentera inventada para videojuego. Esta ocasión Mickey rescataba a su panda de los Fratelli en  saltos desesperantes, puzzles de habitaciones y celdas frustantes y dificultad jodida, con passwords largos. Nunca lo conseguí pasar y me era confuso. Pero siempre quise llegar a la fase que rescatas a la sirena (la carátula mola pero realmente se les fue la olla). C0nseguias más armas para defenderte pero realmente era odioso entrar en habitaciones en primera persona vacías y como de aventura gráfica señalar lugares para usar objetos, siendo un juego mediamente largo como para frustarte en cosas así.

Rockin’ kats: Enésimo plataformas en mis cartuchos, donde un gato debe rescatar a su novia felina de un gangster bulldog. El arma de fuego no dispara, tiene un guante con muelle para golpear enemigos, agarrarse a plataformas y poder girar para coger impulso en precipios o agarrar objetos para lanzar. Segun cojas dinero, se puede conseguir power-ups para el arma. El juego consistia en saltos, agarres a bloques, muchas formas de eliminar a los malos, jefes a final de fase, etc. Era un juego notable, quizás  fue algo desconocido para algunos pero era bastante recomendable.

Panic restaurant: Para acabar, otro plataformas (lo sé, pero otros juegos que jugué me lo prestaban o alquilaba). Consistía en un cocinero que su restaurante había sido dominado por un chef rival. Los enemigos eran tan absurdos como unas barras de pan, zanahorias, hamburguesas. Tu arma es una sarten, aunque podías conseguir un cucharón, platos para lanzar. Era de unos gráficos más que resultones y variados, jefes finales, bonus y una música pegadiza.

De periféricos no tuve. Salvo Game Genie, para trucar los juegos con cheats en la mayoría de cartuchos.

Y aquí acaba mi repaso con los juegos que compré de NES. Costaban 10.000 ptas, más o menos. Así que uno no sabe la pasta que se gasta de niño (ejem, padres, abuelos y tíos) en una afición. Hasta la siguiente entrega, hablando de Gameboy “tocha”.

Anuncios

»

  1. Yo hasta la SNES no cate consola por que me dedicaba de joven mas a jugar al futbol que a otra cosa xD Pero al final acabe haciendome con la consola y disfrutandola a saco. De NES no se muchisimo pero vamos los Super Mario Bros creo que los hemos tocado todos (el III siempre me va a encantar).

    Grandes juegos con una dificultad bastante alta (mas que nada debido a las limitaciones de programacion de la epoca) y que han marcado a toda una generacion hardcore xD Esperando esa entrada de Game Boy ya que es una portatil a la que le guardo muchos y buenos momentos xD Un saludo desde GungnirGames ^^

  2. Hombre gracias por el comentario :D. Puede que fueran las limitaciones la dificultad, pero realmente los juegos que perduran son de una jugabilidad bien planeada. De Game Boy es algo decepcionante porque mañana publicaré entrada y otros días más versiones de la consola pero apenas compré juegos, más bien prestados. Pero querré dar opinión personal de mis experiencias con las consolas. GameCube y por supuesto la N64 son las que más horas me han dado.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s