Bodrio ¿no infantil? (2): Hércules en Nueva York

Estándar

Es curioso como de niño de mis películas favoritas eran las de acción. No es dificil adivinar que algunas eran de Schwarzenegger. Pasado los años y con internet uno puede enterarse de los inicios de los actores, y con este austríaco siempre recordaba lo de su primera película. Por curiosidad conseguí el archivo de video de este largometraje, Hércules en Nueva York, y hay que reconocer que Arnold no es un actorazo.

Vamos, te puede gustar Conan, Terminator, o hasta su papel paródico en “El último gran héroe” que no se toma en serio (si es que alguna vez se ha o hemos tomado en serio sus trabajos), pero años después aún arrastra acento de su idioma natal y su registro de expresiones suele ser mejor que sea de cyborg frío, cuando sonríe es terrorífico o para descojonarte.

Claro, esta película a comentar de antemano sabe uno que será cutre. Pero es que son unos suicidas los realizadores de hace 40 años y con cuatro duros. ¿Cómo se puede pensar en rodar una comedia con personajes de mitología griega con sus poderes o ambientaciones con un presupuesto tan ratonero?

La idea inicial seguramente fue cuando nuestro querido gobernator años atras conseguía su título de Mister Universo y que si era fuerte, musculoso y querían sacarse buenas perras rodando algo barato. “¿Por qué no Hércules? Al ser el hombre más fuerte del mundo, hagamos una historia que baja a la tierra, justamente en Nueva York”. Esa es mi idea de como llegaron a crear el esbozo del proyecto.

Ante todo diré que los demás actores no actuan mal mal, quizás unos si que son pasados de rosca y Arnold no se puede decir que sepa expresar muchas emociones salvo enseñar carne. El problema es el guión y el aspecto general de la película. Curiosamente te la venden como “Rodada totalmente en Nueva York”… luego explicaré que eso no es tan genial a primera vista.


Al ver el poster me recuerda a la coña de coger un dibujo de tio musculoso y añadirle una cara y peinado ridículo. Lo peor es que Arnold tiene una cara salida de “nazi malvado de peli de Spielberg” con la nariz, dientes entre redondos y puntiagudos como personaje Simpson y del pelo sabemos que mejor peluca o pasar a maquinilla, pero este poster queda más feo imposible.

Escribiré como si fuera dictado en años de colegio (mi profesora sabía que empezaba mal la tarea cuando la palabra “Dictado” en mi cuaderno tenía una caligrafía espantosa que ni médico de ambulatorio, suerte del teclado de PC) el argumento que nos presenta una voz en off justo al poner “play” en el reproductor de video:


“Por encima de las nubes, había una montaña mitológica: El monte Olimpo. Todo el universo era el reino de Zeus el Todopoderoso. Las gentes vivian felices excepto cuando Zeus los castigaba. A menudo Hércules hijo de Zeus viajaba la Tierra para luchar por una causa justa. Esta es la historia de uno de esos viajes a la Tierra.”

Ay, cuando una película hable del Olimpo y ves un parque neoyorquino  con cuatro mamelucos con togas disfrazados de divinidades griegas representando la zona del trono de Zeus, la cosa pinta chusquera en menos de un minuto de película. Lo peor es que te dicen que Hércules baja por alguna causa justa, he aquí el diálogo entre héroe y padre nada más acabar de hablar la voz del narrador:

Hércules: ¿Por qué no puedo ir?

Zeus: Porque tu sitio está aquí, junto a nosotros.

Hércules: Pero permites que Marte viaje.

Zeus: Es su trabajo, hasta que los hombres aprendan a vivir en paz y no necesiten de sus servicios, Marte debe acudir donde le llamen.

Hércules: Yo sólo quiero echar un vistazo

Zeus: Solo te meterias en problemas.

Hércules: Llevo aquí miles de años.  Estoy cansado de las mismas caras y canciones.


Mirad la pared de ladrillos atrás…

Y ese es el nudo de la historia. Hércules no baja para realizar pruebas de héroe sino para tocarse los huevos pero en la Tierra, y porque Olimpo lo tiene muy visto, sin permiso de su padre Zeus. Tócate las narices.

Zeus se enfada y…

lanza una percha en forma de rayo y hace quemar unas pobres flores. Me gustaría saber que multa debieron pagar en el parque municipal.




Lo siguiente que vemos es un avión con pasajeros de la compañia “Pan American” (ja-ja-ja, que chiste) y una mujer mayor descubre a Hércules saludar por la ventanilla desde fuera que está planeando para caer al mar. Todo un chiste de que si la amiga no debería haberle enseñado las estatuas griegas que es muy impresionable. Bastante ya que dice que era un hombre guapo y musculoso. Guapo guapo… no está deforme pero no sé yo lo de una cara bonita. Atención a la mujer sorprendida, seguramente es una peluca falsa falsa que ni los chinos, porque  parece recortado de forma hortera al estilo Paint.


Llega al mar, cerca de Nueva York y lo recoge un barco de rudos marineros. Bueno no rudos, sino que no quieren que viaje gratis, sin documentación y diciendo que si es hijo de Zeus, y le piden al verle tan fortachón que ayude en las tareas. “Hércules no puede ser mandado por mortales” y empieza a machacar marineros. Cuando llegan al puerto de nuevo al bajar sin permiso del capitán los trabajadores en tierra les interesa apalizarle para conseguir unas buenas perras si consiguen pararle los pies. Craso error.



Zeus y compañía consiguen robar la bola de Baba la Vidente y sin ningun truco chapucero de ver imágenes en la bola, todo es explicado por el grupo del Olimpo. Me encanta que Zeus dé una palmada para que un chiquillo destape la bola. Menudo vago.

Al estar apalizando en el puerto, aparece en escena un personaje que resulta ser un secundario importante que aconseja a Hércules que se larguen de allí cagando leche uperisada. Para ello piden un taxi y llegan a Central Park.

Como Hércules y Pretzie (resulta que el nuevo amigo del protagonista se dedica a vender pretzels con una cesta en el puerto, de allí el nombre del mejor secundario de la historia) no tienen un duro, el taxista se pone farruco (que no farruquito) y el héroe lo apaliza, para a continuación empujar el coche con fuerza y volcarlo.

Llegan al huir a un campo de entrenamiento de atletas universitarios, aparece 3 nuevos personajes. Un profesor de Universidad que lo único que le vemos hacer es decir “hmm interesante, fascinante” con pipa en mano y una paciencia infinita. Su hija una joven comprometida con un atleta. Se puede adivinar que Hércules con chulería dirá de superarlos y en efecto. Pero los efectos especiales del largometraje brillan por su ausencia o cutrerío como por ejemplo el “gran salto de longitud”.


Vamos cuando una película sin medios solo intuye que un personaje salta metros y metros, se pregunta de nuevo en que berenjenal se meten.

La hija declara que lo ve un loco creyéndose Hércules, romperle las costillas a su prometido y que le pida salir. El padre le pregunta que ha respondido y ella dice que un “Sí” rotundo. No creo que las mujeres les va estos macarras descerebrados… ¿verdad? Festival del humor.

Vemos como quedan para pasear (y Hércules consigue ser una nueva estrella del culturismo, de algo tiene que trabajar espero) y en un paseo con carroza por Central Park les ataca un animal recien escapado de un zoo…

¡PEDOBEAR!


Así Chuache consigue derribar un oso de unos 70 kilos peligrosísimo.

Mientras, en el Olimpo la esposa de Zeus desea librarse del bastardo de Hércules y planea con Némesis y Apolo que en vez del castigo de su padre al volver, se quede en la Tierra siendo mortal y sin la fuerza más que asombrosa.

Apolo habla con unos mafiosos que chantajearon a Pretzie para que así con una apuesta ellos se queden decepcionados cuando en una competición de levantamiento de pesas se quede sin fuerzas:



El contrincante apodado “Monstruo el Magnífico” parece una pokevolución de Maurice Moss de IT Crowd. Cambio de raya de lado en el afro y musculoso claro. El plató es lo más cutre, sin dinero solo se les ocurre poner unas cortinas alrededor ¿?

Hércules consigue levantar pesas pero no el de 500 kg. Los mafiosos les persigue aunque la ayuda de su amiga y su padre profesor distraen a la banda. Pero Arnold decide seguirlos para proteger a sus amigos robando de un trabajador que reparte publicidad su vehículo…

¡Una estúpida carroza! Espoleando de forma cutre con aspavientos consigue llegar al coche de los malos, pero el carro cede aunque llega a tiempo al coche de sus amigos y esconderse en un almacén. El chiste es que atrás les seguía el repartidor de publicidad del carro y el que le iba a servir un perrito caliente con los condimentos en mano. Al llegar al carro consigue el vendedor de perritos depositar el queso en el pan. Chistazo.

Para acabar la película, amigos desde el Olimpo mandan a ayudar Atlas y Sansón para apalizar a los mafiosos en gran bandada, y Zeus decide al enterarse del peligro de su hijo devolverle sus poderes que Apolo y Némesis decidieron robarle.

“¡Atlas no es así” dice Hércules con la estatua de este. Pues dime que diferente es, salvo que son dos actores pésimos fortachones que al rodar se descojonan en sus escenas contra los mafiosos.

Hércules da un último paseo con Pretzie en el Empire State, se aleja y decide volver a su reino. Su amigo queda triste de su marcha aunque al llegar a casa la radio tiene interferencias y escucha la voz de su herculea amistad. Entonces uno se da cuenta que no había historia de amor entre la chica y él, sino algo raro con el amigo. Pasan imagenes al volcar el taxi, pelear con oso y todo lo que sería un Book de Arnold Strong convertido en película, más que repasar una historia emocionante.

Al llegar a su reino, Zeus decide no recriminarle nada y se queda un rato pensativo, para luego…


El muy hipócrita baja a la Tierra vestido formalmente y se despide de los espectadores con el truco de cámara elevándose y el agachándose para dar el efecto que está sobrevolando en un cielo azul. Una de las resoluciones de final de película que aún dudo de si genialidad o ratonería.

BONUS TRACKS


Curiosamente era un cómico que en fotos o en esta película, Arnold Stang, cual Berto Romero, lleva monturas de gafas y sin cristales. Es cantoso en la película, jojo.

MODELITOS DE CHUACHE:

Me encanta el gorrito de la primera foto. Luego en la película no falta las camisas de tirantes de todo culturista y la toga al comienzo y final de película.

Entre que hay aviones a comienzo y final, relaciones de padre e hijo y mitología solo puedo decir…

FINAL SISON:

“MOTHERFUCKER!!

BOOMFFSUUSSSSS

Volverá la temporada de Bodrios con fuerza después del verano. Abierto a recomendaciones para comentar en este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s