Un lugar para edulcorar y poco más.

Estándar

No es la primera vez que declaro que mi grupo favorito, Sigur Rós, los descubrí por el cine en la banda sonora de Vanilla Sky. El director, Cameron Crowe, es un seguidor reconocido de la banda (y melómano  en general) que siempre ha caracterizado sus películas de esta guisa en mi opinión:

Cameroncroweada: dicese de película edulcorada, buenrollista con actores guapos y sonrientes, bonachones y todo fetén sonando música de grandes éxitos y de calidad sin parar. El drama a ratos solo es para dejar paso a una escena que un niño/niña/ser angelical enternezca la situación.

Curiosamente en EEUU lo venden como “Basados en una historia real” y en España no mencionan ese detalle, algo que raramente dejan escapar en los carteles.


Antes de final de año de 2011 fuí al cine con estas expectativas a ver “Un lugar para soñar” (We bought a zoo, traducción fidedigna como vemos). Así no me sorprendió e intenté desconectar el chip. Realmente es una película que no crea que vuelva a ver en mucho tiempo, y confieso que tenía interés como había sido la colaboración de Jónsi en la banda sonora.

Matt Damon cumple, Johansson igual y Elle Fanning me gustó más en Super 8. La pequeña actriz de hija pequeña es bastante maja y no lo hace mal (la ví doblada pero en cuanto a gestos y expresiones no es un Jake Lloyd vamos). Una cosa curiosa es que no sabía que apareciera J.B. Smoove, un actor cómico recurrente en la serie Larry David (del cual soy seguidor. Es irónico que haga de personaje simpático afroamericano con gafas. Me recuerda a ese capítulo donde al ponerse lentes la gente le tomaba en serio o respeto y no como “nigger”.

“La gente me respeta ahora.” “Debe ser por el hecho de llevas gafas.”

“Es un zoo, aunque sin Mopy Dick”

Es una historia para toda la familia, con algunos chistes fuera de contexto como el protagonista siendo aguerrido periodista en el pasado entrevistando a un dictador sudamericano ficticio pero que recuerda a existentes, contrario a EEUU pero sus películas favoritas es Toy Story 1 y 2 ¿? O una escena que arropa a su hija pequeña y antes se ha colocado sus peluches encima suya cubriéndola casi salvo el rostro y exclama “Anda, si pareces un minero chileno”. Hay discusiones de padre e hijo, una muerte de esposa por superar y un reto de padre viudo con dos hijos en reabrir un zoo. Desde “Jerry Maguire” nada sorprende de la idea emprendedora dejando atrás su trabajo y hacía la aventura en sus pelis los protas.

La banda sonora además de canciones conocidas de varios artistas, Jónsi y con ayuda de Alex Somers componen las piezas musicales originales, algunas vocales y ceden de otras ya publicadas en el disco Jónsi – Go. Hoppípolla de Sigur Rós se escucha de cara a un acontecimiento importante  y alegre casi a final de peli. Las piezas nuevas son buenas pero me parece más curioso que mientras las melodias para crear el ambiente se escuchan casi de una sentada, hay una escena que  “Go do” la interrumpen a ratos para recrear la escena que van pasando por los recintos de animales.

El caso es que las bandas sonoras me suelo fijar más al reescucharlas, en vez del momento de ver la película. Se nota que es un trabajo al estilo “Jónsi & Alex” con melodias muy etéreas y luminosas. Dudo de comprarme el CD pero recomiendo a los seguidores  de estos islandeses escuchar avances ya que son melodias muy buenas.

En conclusión, es una Cameroncroweada como una casa. Con una colaboración interesante de Jónsi y Alex Somers. Un producto edulcorado que si bien a algunos les parece una película inolvidable, a mi me parece más de lo mismo del director. Fuí a verla y sin juzgar mucho más de lo que he dicho, y no puedo ser objetivo si suena música de unos músicos que soy fan. Solo para seguidores del director, gente que adore películas buenrollistas y/o de Jónsi-Alex Somers-Sigur Rós.

Curiosidades

 

-Cuando comenzó a escribir el guión, Crowe usaba un nombre en clave, Heima, como el conocido documental de Sigur Rós que realizaron en 2007 del tour en su país, Islandía.

-Se homenajea tambien en la película este documental de la banda cuando en una de las últimas escenas la multitud accede al zoo de nuevo abierto al público, se escucha Hoppípolla y vemos una gran masa acercándose por detrás, algo parecido a la escena de la actuación al aire libre y esa misma melodía. Luego vemos niños con cometas rojos que recuerdan al mismo momento del documental que también se grabó a los niños jugar con estos objetos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s