(No) Bodrio infantil: Ghost

Estándar

Esta entrada es algo curiosa y es que he decidido el no defenestrar sino valorar una película vista de niño y recién la he vuelto a ver. La película es la gran contrincante de Pretty Woman como películas favoritas de los 90 de nuestras madres, hermanas, parejas  de nuestra vida, y reemisiones en la televisión consiguiendo buenos puntos de share de audiencia garantizada. Ghost (1990) de Jerry Zucker con Patrick Swayze (1952-2009 R.IP.), Demi Moore, Whoopi Goldberg y Tony Goldwyn.

Sorprendentemente Telecinco solía poner buenas películas en los 90. De allí me grabé en VHS esta película en cuestión, y curiosamente otras tantas como las dos primeras de la trilogía de “Agarralo como puedas” (The Naked Gun). unas comedias geniales que sus creadores también trabajaron en Ghost.

Al mirar la película después de unos cuantos años y recordar también lo que pensaba de niño, lo que gana y se mantiene es su ritmo, la variedad de situaciones tanto románticas, cómicas, oscuras y desconcertantes a ratos.

Todo comienza con una escena que se aleja por un tiempo de dar la idea de película de amor cuando en un piso aparentemente abandonado y fantasmal aparecen de pronto el título del largometraje como aparición repentina. Como bien dice el personaje de Luppi en una de mis películas favoritas de fantasmas “El espinazo del diablo” “Un sentimiento suspendido en el tiempo… Como una fotografía borrosa… Como un insecto atrapado en ambar…” vemos que ese lugar recuerda a la posición de un fantasma para acto seguido entrar en escena el trío protagonista.

Esto es un trío protagonista interesante hasta el final y no como “Crepúsculo”.

Me he fijado que el protagonista de la cinta, Sam, le indica con precaución unas sogas a su querida Molly que se balancean al estar derrumbando unas maderas que obstruían el paso al piso original enteramente. Poco después y al final vuelven a aparecer para dar a entender  un fatal desenlace por uno de ellos 3.

También cuando una vez vista la película, al volverla a ver se fija en tonterías como el personaje de Carl que ya dice de “estar obsesionado con el dinero un poco” o sus caras de circunstancias cuando sabe que su amigo y compañero de trabajo Sam Wheat está cerca de saber de un turbio tema de blanqueo de dinero. Hay que reconocer que este antagonista es un capullo y bastante cabrón ya que hasta tiene los santos cojones a chantajear a un fantasma cuando a mitad de película nota su presencia.

Ante todo a los 10 minutos viene la famosa secuencia romántica entre Molly y Sam que trasnochando primero ella haciendo obras de cerámica el empieza a besuquear y compartir la acaricia de cierta forma un tanto viril de barro, para luego abandonar el “handjob” y acogerla en sus brazos para seguidamente depositarla en la cama mientras suena “Unchained Melody”  de los “Righteous Brothers”. Esta escena sin duda gana enteros por la genial canción y por una sencillez pero efectiva idea del romance y erotismo de empezar por un juego afectivo y acabar consumando en un momento de trasnochar.

David Zucker dejó que su hermano Jerry hiciera una parodia bastante graciosa en Agarralo como puedas 2 1/2 poco tiempo después. Hasta en el trailer de esta comedia en su día contaba con esta escena y una voz en off decía “Del hermano del director de Ghost llega ahora” con mucha cara y bastante graciosa la idea del tirón de esta película romántica.

Sam Wheat, el protagonista, encuentra algo extraño sobre un posible blanqueo de dinero en las cuentas de la empresa. El amigo le dice que puede mirarlo por su cuenta pero se empeña en seguir mirando (aquí viene otra escena donde vemos a su amigo preocuparse por su plan de llevarse la pasta y le saca la información para mandar un ladrón y le saque la cartera con la información para las cuentas bancarias).

Otra curiosidad es que vaya con Molly a ver Macbeth, obra literia de Shakespeare con referencias a asesinatos, posible aparición fantasmal. En ese preciso momento que salen de la obra de teatro, es asesinado en teoría por un simple ratero por su cartera y evitar que amenace a su prometida, con el consiguiente forcejeo de un arma y suene un disparo. Pero aquí lo mejor es la escena impactante de que parece salir airoso y seguirle corriendo unos metros al atracador pero ya es su espíritu. Entonces ve una pesadillesca escena viendo su cuerpo inerte ensangrentado y su novia sollozando.

Curiosamente tiene una especie de pesadilla, temiendo la idea de perder a ella, aunque luego resulte que ha muerto él y no decida seguir la estela de luz hacia el cielo, preocupado por Molly. Entonces deberá resolver lo que le retiene en la tierra.  Después de tan oscuro destino para una pareja que se prometía felices, la película aguarda momentos entretenidos como el darse cuenta que hay otros espíritus vagando por el mundo y esperan a reunirse con los suyos y explican como funciona esto de estar entre dos planos.

Aunque también algo desconcertante que al traspasar a alguien pueda ver su interior (dentro del cuerpo vamos).

Otra escena desconcertante es cuando está presente en su propio entierro en el cementario y una educada aparación femenina le saluda a lo lejos y atraviesa una lápida para proseguir su camino. Quizás siendo fantasma no te hace falta rodear tanto las cosas, o siendo algo forzada la escena para volver a reseñar que nos rodean espíritus errantes pero a mi me encantaba de niño. No es una película de miedo pero tiene momentos que se ponían los pelos de punta, que almenos encaja perfectamente con lo que el protagonista aún no llega a entender su situación.

Molly no puede afrontar la pérdida rapidamente como es normal. Sam está en el piso escuchando sus lamentos ya que ella habla por sí sola para él pero no sabe que realmente le escucha. Y vemos otra regla en la cual los espíritus pueden hacerse notar entre los animales. Eso le será útil cuando el atracador vaya a su casa y para salvar a su chica asustará al gato que se abalanzará sobre el ladrón, y este huya (aunque pensándolo fríamente es un poco chorra que huya por esa heridita en la cara). Luego siempre reía por lo bajo cuando saltaba épicamente la puerta de su piso atravesándola y sonaba una música heróica. Pero porque al fin y al cabo sabes que es un badass Swayze.

Con esto que persigue al delincuente y en un tren de metro conoce a un fantasma que dice “ser suyo”, con lo cual con furia provoca varios efectos, golpes a lo que le rodea, hasta romper un cristal. Este personaje le será util para poder interactuar en el plano mortal y así poder conseguir sú última tarea en la tierra.

Willie, que así se llama el atracador, resulta ser un hispano contratado por el “amigo” del protagonista para que le sacara esos datos bancarios. Entonces aquí la película despega genialmente con motivo de querer proteger físicamente, buscar a alguien que le pueda escuchar (el papel tan gracioso de Whoopi Goldberg como Oda Mae Brown), y desbaratar el fraude de su ex-amigo.

Como se alargaría bastante la entrada, enumeraré las escenas que me encantan.

La conversación del trío protagonista, siendo Oda Mae la intermediaria. Frases como “Eras guapo, pero blanco” y discusiones cómicas hacen para mí una de las mejores interpretaciones de Goldberg. Sin duda el alivio cómico de Sam y Oda Mae es bastante agradable y como vemos hay tiempo para todo. Quizás por eso es de esas películas que hablan de llorar al final pero a mi me gusta que tenga un poco de todo. Y joder que hablamos de poder hablar con fantasmas sin tener que ser traumático.

El poltergeist que provoca el fantasma del metro. Como vemos aquí se narra sobre las almas que realmente pueden quedarse por la eternidad, sin posible redención alguna si solo echa peste por la boca y quedarse como dementes. Al ser arollado en una vía de metro tiempo atrás, y no poder seguir adelante, Sam White ve su delicado estado pero no desea compasión y desaparece subiendo en un tren en marcha. Esa frase de “Lo que daría por una caladita, sólo por una caladita” era muy repetida con mi hermano. Si una película tiene secundarios así de inolvidables, es cuando me gana.

Toda la escena del banco es descojonante. Luego cuando piensa que se va a quedar con el cheque y Sam le dice de deshacérselo, la cara es todo un poema. Reconozco que hasta de niño no soportaba que se lo diera a unas monjas, habiendo otras formas de ayudar. No sé, quizás hasta luego esos mafiosos fuera de escena si rastrearan el dinero harían masacre monjeril. Hablo demasiado.

¿No sería la hostia poder asustar así a su asesino? Luego vemos que algo de idea hijoputesca tiene Sam. Antes solamente asustaba a Carl en la oficina pero luego esos empujones al matón y perdiendo la razón y así siendo atropellado. La frase de “Estás muerto Willie” me encantaba y volvía a ser todo un badass Sam Wheat. También era gracioso porque pensaba con mi hermano una especie de referencia a estar empalmado por sonar “Willie” como pito en inglés y cuando surge el alma parece enderezarse, así veíamos como saldría un pene empalmarse. Lo sé, con 9 años eramos bastante imaginativos.

Willie también era arrastrado al infierno por unas sombras (literalmente salen de estas estas figuras), y sin duda es de esas escenas que bueno, ser bueno o malo, cielo e infierno, me parece algo simple. Pero es genial la sencilla pero efectiva ambientación. En otras películas, o un remake seguro adornarian de forma exagerada efectos generados por ordenador. Aquí la sencillez manda.

Y para mi esta escena es por eones mucho mejor que Pretty Woman. Recapitulemos. Chico que muere asesinado, y ahora como fantasma defiende la vida de su chica y detendrá los planes egoistas y peligrosos de su ex-amigo. Una vidente que estafaba pero resulta que si tenía poderes y al final consigue obrar dignamente. Conoce fantasmas interesantes. Hay unas pocas escenas de acción pero bien realizadas. Al final subirá con otras almas arriba. Ella podría rehacer su vida pero sabe que él podrá esperarla y sabe que no está sola.

En Pretty Woman todo eso de un putero que se enamora de una prostituta y la felicidad es por dinero y llevarla a sitios elegantes o recogerla en un córcel blanco o limusina, en ningún momento ella parece decir que le gustaría trabajar en realidad, pero se disgusta porque le miran mal en una tienda de ropa exclusiva, y de allí la famosa escena de compras… en serio, es entretenida pero ni de coña para mi es la idea de una película romántica.

Conclusión. 1000 puntos para la casa GHOST  y menos 1000 puntos para la casa de PRETTY WOMAN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s