Una noche en CineCiutat con la proyección y coloquio de “¡Buen Camino!”

Estándar

DSCI1292

Hace un par de años aproximadamente veía como encaminaba (nunca mejor dicho) el documental realizado por Lydia B. Smith sobre el Camino de Santiago. Pensé que aún dado el tema y origen de éste no llegaría a España  al ver pasar el tiempo y no ver interés por las distribuidoras por este film. En efecto sigue siendo un proyecto que debe financiarse poco a poco para ir distribuyéndose por el mundo y pese a que España consigamos como Patrimonio Mundial los Caminos del Norte está siendo ignorada salvo por salas independientes.

Su página oficial en Facebook, click aquí.

Confieso que llevo desde hace unos pocos años pensando en realizar este peregrinaje en el futuro. No sé qué camino, si hasta el Francés con sus 800 km o desde cierto punto. El caso es que soy un isleño que lo verde le parece casi mágico, lo frondoso u horizontes extensos dirección este. Con el tiempo pasa a ser algo turístico, por algo de sentir la magia de la  naturaleza del norte como a pensar en la instropección y a la vez la apertura a los demás en el transcurso del viaje.

He visto documentales muy funcionales, geográficos o en el sentido más divulgativo de su existencia pero ya. De ficción se observa que convergen ciertos lugares, tópicos o el dramatismo con un humor de la experiencia de un grupo. Pero sin duda un documental que pueda contar historias y a la vez entender el inicio, los problemas pero por estos su realización y tan satisfactoriamente por sus protagonistas, sin ser sólamente “realiza tu el viaje, lo entenderás”.

Lydia B. Smith de entre una docena y más de casos, eligió en su montaje original a unos 6. Ejemplos como mujeres quriendo dejar de controlar todo y cualquiera, la instropección, por deporte, religiosidad, espiritualidad… en todo caso al final se redimen  y ver que todo eso no es incompatible con un compañero de “ritmo de camino” o que al final uno debe cambiar y no pensar que tu acompañantea sea quien lo haga.

Quizás el caso de la hermana religiosa que se discute con su hermano y si este se lo tomará en serio mientras lleva a su niño pequeño en carrito es el que más me viene a la mente lo dispar y sin embargo el cambio que supone de inicio a… bueno, algo debía cambiar para no amargarse. Jóvenes que sufren más ampollas que ancianos canadienses de más de 60 años, gente que decide ir por su cuenta y acaban formado una relación muy especial y cercana durante todo el día salvo para unos momentos punuales con otra persona, y en general la apertura de mente, conmoverse.

 

No se olvidan de enseñarnos unas estampas preciosas del norte de España, que en pantalla grande te hace ver aún más la inmensidad de estos paisajes y las siluetas de peregrinos en su trayecto a pie. Posteriormente confesiones de índole íntimo, primer plano o lugares apretados, por relaciones cercanas o tan empáticas al compartir alojamiento, comida o simplemente camino.

Posteriormente la directora ofreció unos minutos para coloquio con sus preguntas y respuestas.

 

Ejemplos, no fieles pero resumiendo lo que se daba a preguntar y responder:

“¿Qué le llevo a querer documentar el Camino de Santiago?”

R: Al poco de terminar una relación, ya comprometidos para casarnos y truncarse, fuí a vivir a España y durante 6 años en Barcelona siempre me iba interesando al nombrarse tanto el Camino. Al comienzo no quería documentarlo, o más bien por mi misma sino algo para aportar de lo que pude sentir y sienten los peregrinos en ese transcurso y su llegada. Tenía que ser algo que contase el Camino, no yo. Sus peregrinos, sus historias.

 

“¿Qué es lo que buscaba, elegía para seguir unas historias en este documental?”

R: El primer caso, Annie, conocida y de mi país era un caso seguro para poder documentar y expresarse abiertamente, algo duro y con valor para mostrarse en cámara. Pude llegar a grabar como 15 personas, grupos, casos pero no podía editar y dejarlo en unas extensas 3 horas. Por allí tengo en venta además más de dos horas extras en un disco con más casos y testimonios. Pero casos como Tatiana, la chica francesa cargando un carrito y el niño en éste es que reaparecía en la marcha y venía a nosotros.

“Debo agradecerle por su documental. Llevo años recorriéndome estos caminos, y 20 en total, y pasando por todas las rutas existentes.  En ningún otro lugar he visto algo tan sincero y profundo no solo por la hospitalidad y cercanía, sino narrar ese miedo, ese dolor no por achaques del tiempo o cansancio, heridas físicas sino el no poder llegar a su destino.”

“Quería comentarle una curiosidad, y es en una conferencia sobre autohipnotismo, la instropección, se habló que podía  ser que el Camino Francés es tan concurrido ya que sus largos recorridos llanos, un camino, un horizonte y sin más que aquello pueda contribuir a la meditación por uno mismo”

“Es más posible que sea por su procedencia histórica”. (Otro espectador)

“Una amiga estudió sobre el origen del juego de la Oca, y posiblemente su origen sea aun más lejano.” (un segundo espectador respondiendo).

“Me ha encantado la fotografía, además de todo lo demás. Pero si que ha sido genial verlo en pantalla grande.”

R. Gracias, mi director de fotografía, Pedro Valenzuela que le conozco desde hace años, vimos “El viaje del emperador” del cual es un documental con unos planos extensos a la vez que vemos planos muy cercanos de pingüinos. De bromas para el rodaje de este documental y también para entendernos le decía “haz un pinguïno así” y así conseguimos esos planos entre paisajes y los mismos peregrinos.

 

Agradeció que hubiera una asistencia notable en la sala y dedicó tiempo a responder preguntas, además de vender merchandising para seguir pagando costes al ser una producción pese a cuatro manos, sigue unas deudas y pidiendo a salas independientes si están interesadas ya que distribuidoras exigen primero una forma de probar el interés.

 

Lydia es una persona que había buscado en temas de espiritualidad y ciertos peregrinajes o rutas para su misma, y temía al realizar y salir tan contenta de esa experiencia que su intención no era promover un movimiento masivo para realizar el camino, sino entender el porqué de su realización. El luego interesarte o denegar por ser un ejercicio por uno mismo de hasta cuánto llegarías a soportar si fuera el caso de dolores, de aceptar uno mismo el ritmo conveniente y empezar a disfrutar.

 

Estaré atento si la película sigue su propio camino en poder ser promovida en redes y quién sabe, también promover a nuevos peregrinos, caminantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s