Archivo de la etiqueta: flugufrelsarinn

Un buen comienzo [re-escrito]

Estándar

Hace justo 7 años empecé a escribir una serie de comentarios dedicados a los primeros álbumes de Sigur Rós. Se puede leer esos textos mismos buscándolos por el blog, o dándole click aquí, cómo éste dedicado a Ágætis byrjun con el mismo título de entrada, “Un buen comienzo”.

 

Vaya. reescribiendo, haciendo remakes de textos míos de hace 7 años. Ejem. Pues aunque suene a excusa, realmente tiene su motivo. Al parercer cuando estoy escribiendo esto, ayer mismo la banda confirmó aprobar las copias de prueba para su relanzamiento, limitado y para coleccionistas de su conocido segundo álbum de estudio: Ágætis byrjun.

211px-Sigur_Rós.svgDesde el 2009 se esperaba esta reedición especial, para cumplir con el 10º aniversario de su salida. Al final un “coming soon” que se quedó en nada, hasta que llegó el 20º aniversario de la banda y tampoco dijo nada tampoco… Pero no para el 21 cumpleaños, que enlazaron un video llamado “A good beginning”, en referencia a la traducción en inglés del título original en islandés del disco.

Se recuperó la tipografía Shelley Allegro BT o con alguna variación para los pocos pero prometedores avisos en la promo. 2015 como año de reediciones, incluso además de éste, posiblemente otros álbumes así de chulas.

agaetis_byrjun_streaming_1999_2015

También este presente año, el pasado 12 de junio de 2015 se realizó un streaming muy especial. Se recuperó el audio completo del concierto en el Icelandic Opera House, en Islandia del 12 de junio del 1999. 16 años después y siendo la fecha de lanzamiento original, se pudo escuchar esa actuación en su totalidad y totalmente gratuito con la condición de registrarse a un apartado de la web oficial dedicado a esta inminente reedición. Un concierto del pasado en el presente y su público digital en redes como Twitter vía hashtag #Agaetis16.

Además compartí foto con la camiseta oficial puesta ese día del streaming. La cuenta de la web oficial incluso dió favorito al tweet :D.

Además fue el concierto que Ágúst Ævar Gunnarsson, el primer batería de la banda se despidió. Poco después se unió Orri Páll Dýrason y sigue hasta el día de hoy.

 

agaetis_byrjun_stream_2015

Versión del feto-ángel-alienígena realizado por Gotti Bernhöft en 1999 para un cartel de streaming de 2015 ¿Podría ser una portada cercana a la que veremos en la reedición?

Espero que pueda conseguir y traeros esta reedición al blog. Ahora hablemos de nuevo de este disco original del 1999.

sigur-ros-agaetis-byrjun-CD-eu-3rd-03 sigur-ros-agaetis-byrjun-CD-eu-3rd-02

 

Hace 7 años atrás declaré que mi tema favorito del álbum era Starálfur. Ahora en cambio pese a que me gusta, es el que menos escucho. Antes antepongo Svefn-g-englar o Viðrar vel til loftárása.

He mencionado millones de veces la implicación del cine en cómo descubrí esta banda. Pues hace menos de 2 años descubrí la película “Café de flore” de Jean Marc Vallée. Y fue resdescubrir el álbum por cierta aparición de Svefn-g-englar en la trama y cierta pista a los acotecimientos. No voy a destripar pero el videoclip oficial se asemeja mucho, demasiada casualidad me parece a mi a cierto detalle.

 

sigur_ros_kiss_svefn

Este famoso beso tiene una historia curiosa. En el making-of del video se puede comprobar que ese mismo día se habían prometido recientemente y se lo mostraban a la banda de camino a la grabación. Un beso más que real y qué podéis ver a continuación.

Flugufrelsarinn es un tema que con el tiempo no he ido escuchando más, pero me parece igualmente un buen track. Aunque sín duda Ný batterí  me parece un tema mucho más poderoso.

Y hablando del conjunto, le dediqué hace año y medio a las transiciones que crean entre temas en los álbumes. Esto fue lo que escribí sobre el disco en cuestión:

El primer tema, “Intro“, no es más que un corte y pasada al revés del temaÁgætis byrjun” pero según termina el track empieza el retumbar del famoso 2º tema: “Svefn-g-englar”. Por ahora vemos bastante conexión, ¿véis?

En “Starálfur” sigue esos últimos zumbidos y climax de “latidos” del segundo tema. Y en el último minuto escuchamos unos sonidos chirriantes que forman parte del cuarto tema: “flugufrelsarinn”. Y entonces notamos que comienza la parte de viento metal en los últimos segundos, que forman parte de “ný batterí”. En cambio para “hjartað hamast” se deja unos segundos en silencio para pillarnos desprevenidos la parte del piano algo retocado electrónicamente y la armónica y con un ritmo algo jazz para representar esos latidos con fuerza.

Para el tema “viðar vel tl loftárasa” se deja unos segundos en silencio igualmente para esa ambientación del comienzo que va en aumento y bruscamente escuchamos el piano protagonista que poco a poco sube de volumen. De nuevo vuelve a tener unos segundos en silencio para que no haya un comienzo brusco con el tema “Olsen olsen”. Parece una tontería pero te mete mucho más un disco en su totalidad cuando no hay simplemente una bajada de volumen gradual y de pronto comenzar otro track que retumba al primer segundo. Muchos discos pueden gustarte todas o casi todas sus canciones, pero sin duda este el tipo de narración musical que no te das cuenta al haberle dado “play” hace minutos y de pronto ver que ya estas en los últimos temas.

Con el último solo de la flauta de “Olsen olsen” se difumina a la distancia y empieza a sonar el tema “Ágætis byrjun“. De nuevo, unos segundos en silencios a final, y comienzo de “Avalon“, un clásico tema relajante para acabar un álbum de la banda. Sín duda tiene el aire de epílogo para “descansar” de todo lo escuchado.

 

También trató un tema para concienciar como es el amor en todas sus letras, no marginando homosexualidad, con el video musical oficial de Viðrar vel til loftárása:

 

 

sigur_ros_kiss_viðrar

Le dediqué una entrada sobre besos y cameos en los videos oficiales de la banda, sin distinción de sexo y edad.

 

Además en el febrero de 2013 pude asistir y maravillarme del concierto en directo de Sigur Rós en Barcelona, dedicándole una entrada un año después y pude escuchar versiones in situ de Ný Batterí, Olsen Olsen o la mítica pieza de Svefn-g-englar.

Con el tiempo he ido reescuchando, maravillándome de nuevo, ¡hasta comprando una reedición del disco del 2012!

Ágætis_byrjun_XL_comparative Ágætis_byrjun_XL_comparative_2 Ágætis_byrjun_XL_comparative_3

 

Así, poco a poco uno sin darse cuenta, cree haber pulido todo lo que puede dar de sí, pero…

 

 

... uno se reencuentra con unos jóvenes Sigur Rós, y llegarán temas inéditos hasta la fecha. ¿Puede que cara B? No sé, pero actuaciones o entrevistas o la Icelandic Opera House en audio son muy suculentos.

 

Atentos… porque creo que aún nos deben muchas sorpresas, de aquel espacio en el tiempo que fue 1999-2000. Un buen comienzo para la banda.

 

Transiciones entre canciones: ¿un arte en álbumes de Sigur Rós que va a menos? (1/2)

Estándar

Si hay algo que también te sorprende  al escuchar un álbum de la banda, además de su sonido, sus ambientaciones, es que ciertos discos forman un todo, una pieza única. O al menos en su mayoría de álbumes hay cierta continuidad en un par de temas. Tienen sus distintas canciones pero sin que nos demos cuenta en ocasiones ya ha comenzado el siguiente track. Esto lo consigue con unas transiciones mínimamente elaboradas. Pero… ¿se está dejando de usar en los últimos discos? Veamos en esta primera parte el origen de las transiciones de temas en los primeros discos.

 

Von

Von, el primer disco de la banda es un buen ejemplo de ello. Pese a que no es un álbum que haya escuhado mucho y menos que me guste, reconozco que su mezcla es meritoria. Experimentaban y creaban esa ambientación, esos sonidos etéreos y como ya he dicho, tenían en mente el que a los últimos segundos de cada tema conectara con el siguiente: primeros compases, instrumentación, la percusión, cierto sonido de fondo, etc. El tema llamado “18 sekúndur fyrir sólarupprás” (18 segundos antes del amanecer), que es de donde se basó el nombre de la web oficial de la banda (eighteen seconds before sunrise) son 18 segundos en silencio, que vienen antes del tema “hafssól” (sol del mar).

¿Y que pasa con los siguientes? Vamos a comprobarlo.

 

Ágætis byrjun

 

El primer tema, “Intro“, no es más que un corte y pasada al revés del temaÁgætis byrjun” pero según termina el track empieza el retumbar del famoso 2º tema: “Svefn-g-englar”. Por ahora vemos bastante conexión, ¿véis?

En “Starálfur” sigue esos últimos zumbidos y climax de “latidos” del segundo tema. Y en el último minuto escuchamos unos sonidos chirriantes que forman parte del cuarto tema: “flugufrelsarinn”. Y entonces notamos que comienza la parte de viento metal en los últimos segundos, que forman parte de “ný batterí”. En cambio para “hjartað hamast” se deja unos segundos en silencio para pillarnos desprevenidos la parte del piano algo retocado electrónicamente y la armónica y con un ritmo algo jazz para representar esos latidos con fuerza.

Para el tema “viðar vel tl loftárasa” se deja unos segundos en silencio igualmente para esa ambientación del comienzo que va en aumento y bruscamente escuchamos el piano protagonista que poco a poco sube de volumen. De nuevo vuelve a tener unos segundos en silencio para que no haya un comienzo brusco con el tema “Olsen olsen”. Parece una tontería pero te mete mucho más un disco en su totalidad cuando no hay simplemente una bajada de volumen gradual y de pronto comenzar otro track que retumba al primer segundo. Muchos discos pueden gustarte todas o casi todas sus canciones, pero sin duda este el tipo de narración musical que no te das cuenta al haberle dado “play” hace minutos y de pronto ver que ya estas en los últimos temas.

Con el último solo de la flauta de “Olsen olsen” se difumina a la distancia y empieza a sonar el tema “Ágætis byrjun“. De nuevo, unos segundos en silencios a final, y comienzo de “Avalon“, un clásico tema relajante para acabar un álbum de la banda. Sín duda tiene el aire de epílogo para “descansar” de todo lo escuchado.

 

( )

A los 4 segundos en el primer tema, “Vaka”, como ya hablé hace años de este disco, escuchamos un “tchic” que volveremos a escuchar en el último segundo del mítico tema “Popplagið”, para darle ese toque de abrir y cerrar paréntesis. En cambio para “Fyrsta” se deduce algun sonido pero no es muy perceptible, pero si sus últimas notas de piano nos preparan para el comienzo de la infravalorada (para mi) “Samskeyti”. También si lo escuchamos interrumpidamente vemos que nos enlaza con “untitled 4” (Njósnavélin) en el último segundo. Sus últimos 30 segundos en silencio suele decirse que es donde empieza la segunda parte del álbum, siendo de caracter aún más desolador y apagado. Al acabar “Álafoss” escuchamos los primeros “chirridos” de “E-bow”. También tiene mucha más concordancia cuando empieza los primeros segundos de “”Dauðalagið” después del climax final del anterior tema. Pero este disco ya no usa tantas transiciones en sí, sólamente el uso del silencio para que “resurga” el sonido sin el típico uso de sólo bajar el volumen del anterior tema y ya.

Como dije al comienzo de este disco, después del tema apabullante y clásico en cierre de un concierto en directo de la banda que es “Popplagið”, en la versión de álbum acaba con su “tchic” correspondiente siendo lo último que escuchamos del álbum para hacer que todo sea un contenido “dentro” de un paréntesis.

 

Hasta aquí la primera parte. En unos días dedicaré a hablar del resto de álbumes, a ver con que nos encontramos, si aún queda algo de esta característica actualmente.