Archivo de la etiqueta: realidad aumentada

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (51)

Estándar

Al despertarme lo primero que me hizo reir es que soñé con una versión inventada en mi cabeza a lo “cover” de “Gypsy” de Shakira…. por los de ABBA. Alargando las vocales como en sus famosas canciones. Mezcla curiosa. “Iii aaam aa gyyypssyyy”.

 

Empieza de camino a casa, solo que es bien distinta: tiene vestíbulo como una oficina, vivo en el primer piso, no hay puerta alguna, unos escombros no dejan pasar a las escaleras. Pero para entrar en casa hemos de pasar por un boquete de un techo de la planta baja al primero. Le pregunto a mi madre como impedir que entre gente. Coloca dos grandes bolsas de basura de comunidad llenas pero nada que huela. En el piso tiene un balcón interior que da hacía el vestíbulo.

El segundo sueño es al aire libre. Una mujer de 30 años tiene llena de papeles, bocetos e imágenes de archivos para dibujar el centro antiguo de Edimburgo. Es una pintora amateur, mi padre está a mi lado y dice que ha cursado más de 100 cursos del INEM, no entiendo el dato pero me es igual. Yo tambien dibujo a mi (cutre) manera el centro histórico de Edimburgo sólo que está cubierta la ciudad por una cúpula transparente. Veo soso el dibujo y le añado unas grietas a la cúpula, de alguna forma creo que le da un dramatismo mayor ¿?

 

El tercero es el más extraño. Resulta que en mi móvil tengo una opción de Realidad Aumentada (RA)… sólo que los efectos son a la inversa. Sin saber por qué, no recuerdo si estaba al aire libre o por la pantalla estaba en un prado. Encontraba vaqueros como el Lejano Oeste que les apuntaba con el teléfono y al dar a la tecla de “OK” como en muchos Nokias, les disparaba. Lo raro es que en la realidad tenia vaqueros muertos con un disparo en la cabeza…

Terminaba con la canción inventada que he hablado al comienzo de esta entrada, no sé de donde provenia.

 

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (41)

Estándar

El sueño comenzaba cuando probaba distintos videojuegos que no eran con gráficos en sí, sino usando realidad aumentada o eso me pareció. En un juego debia recorrer miles y miles de metros y dar con 25 puntos apuntados en un mapa muy básico. Desde meterme en aparcamientos de centros comerciales como recorrerme galerías de comercios y hasta fuera de la ciudad. Al ver que me parecía excesivo cambiaba de juego. De pronto era como jugar con vista cenital y mecánica de puzzle que debia sortear enemigos o perdía esquívandolos, pegándome a las paredes.

 

El sueño cambiaba, debía llegar a casa y tenía en mente que tardaría 30 minutos de camino. De forma surrealista pasaba por calles parisinas, alemanas y parecidas de Barcelona y Madrid. 30 minutos me daba por recorrer kilometros y kilometros de una ciudad realmente con todas las características de capital europea.

 


La tercera y última parte del sueño era estar sobre una cima que estaba construida sobre ella un restaurante. Tenía unas vistas impresionantes aparentemente de mi isla de Mallorca y podía divisar unas vías de tren que eran de puente en algunas partes entre precipios de las calas a mitad entre tierra y el mar.

 

Estaba más adelante en una caseta que servía de aula, no cabía más que 5 o 6 pupitres pegados que daba sobre un plástico que hacía de ventana a otra caseta. A la derecha se juntaba otra caseta que se comunicaba con ese plástico y una puerta. Aparentemente era la forma que habían ideado para que llegara a todos los alumnos la calefacción que suele ser insuficiente en toda el aula salvo los que esten más próximos a los calentadores.