Archivo de la etiqueta: Svefn-g-englar

Recopilando imágenes de instagram en su etapa pre-gira 2016 #sigurroslive

Estándar

sigur_ros_tour_instagram

Según suben fotos en su instagram, se pueden visualizar en cada página de futuros eventos en su web oficial.

 

 

 

sigur_ros_tour_2016_3

Equipo técnico de sonido sobre una hoja con la letra de Brennisteinn para ensayos.

sigur_ros_tour_2016_4

Reza el título “esperando”. Guitarra de Jónsi volviendo a ser tocada.

sigur_ros_tour_2016_5

Letra de “Glósóli” en los ensayos. Curioso el notar tachones de boli y correciones.

sigur_ros_tour_2016_dublin

Cartel del evento en Dublín en el majestuoso Royal Hospital Kilmainham

sigur_ros_tour_2016_6

Otra hoja con letra, más gastada y arrugada. Sólamente por el estribillo del “tjú, tjú” cualquiera sabe que es del mítico tema “Svefn-g-englar”.

sigur_ros_tour_2016_7

Con más detalle el teclado que usan en los ensayos.

Anuncios

Sigue el aluvión de imágenes de archivo por el inminente relanzamiento de Ágætis byrjun

Estándar

Cada vez hay menos posibilidad de vuelta atrás. Sigur Rós lanzará a finales de este año la esperada reedición de su querido 2º álbum: Ágætis byrjun.

Por eso lo están celebrando con #srarchives (sigur rós archives), un hashtag dónde van recogiendo imágenes promocionales, fotografías entre 1999 y 2000, esos años de lanzamiento y promoción del disco. Cambios como el primer batería Águst a Orri, unos jóvenes Sigur Rós como Hólm, Sveinsson y Jónsi con alocados pelos.

 

De sorpresa entre fotos nos van a colar uno de estos días la fecha de lanzamiento, y posiblemente se abra la veda en pre-venta. Infartos casi diarios por mi parte. Disfruten.

jonsi_goggi_2000

 

sigur_ros_red_hat

 

agus_jonsi_goggi

 

 

svefn_g_englar_couple_filming

Un buen comienzo [re-escrito]

Estándar

Hace justo 7 años empecé a escribir una serie de comentarios dedicados a los primeros álbumes de Sigur Rós. Se puede leer esos textos mismos buscándolos por el blog, o dándole click aquí, cómo éste dedicado a Ágætis byrjun con el mismo título de entrada, “Un buen comienzo”.

 

Vaya. reescribiendo, haciendo remakes de textos míos de hace 7 años. Ejem. Pues aunque suene a excusa, realmente tiene su motivo. Al parercer cuando estoy escribiendo esto, ayer mismo la banda confirmó aprobar las copias de prueba para su relanzamiento, limitado y para coleccionistas de su conocido segundo álbum de estudio: Ágætis byrjun.

211px-Sigur_Rós.svgDesde el 2009 se esperaba esta reedición especial, para cumplir con el 10º aniversario de su salida. Al final un “coming soon” que se quedó en nada, hasta que llegó el 20º aniversario de la banda y tampoco dijo nada tampoco… Pero no para el 21 cumpleaños, que enlazaron un video llamado “A good beginning”, en referencia a la traducción en inglés del título original en islandés del disco.

Se recuperó la tipografía Shelley Allegro BT o con alguna variación para los pocos pero prometedores avisos en la promo. 2015 como año de reediciones, incluso además de éste, posiblemente otros álbumes así de chulas.

agaetis_byrjun_streaming_1999_2015

También este presente año, el pasado 12 de junio de 2015 se realizó un streaming muy especial. Se recuperó el audio completo del concierto en el Icelandic Opera House, en Islandia del 12 de junio del 1999. 16 años después y siendo la fecha de lanzamiento original, se pudo escuchar esa actuación en su totalidad y totalmente gratuito con la condición de registrarse a un apartado de la web oficial dedicado a esta inminente reedición. Un concierto del pasado en el presente y su público digital en redes como Twitter vía hashtag #Agaetis16.

Además compartí foto con la camiseta oficial puesta ese día del streaming. La cuenta de la web oficial incluso dió favorito al tweet :D.

Además fue el concierto que Ágúst Ævar Gunnarsson, el primer batería de la banda se despidió. Poco después se unió Orri Páll Dýrason y sigue hasta el día de hoy.

 

agaetis_byrjun_stream_2015

Versión del feto-ángel-alienígena realizado por Gotti Bernhöft en 1999 para un cartel de streaming de 2015 ¿Podría ser una portada cercana a la que veremos en la reedición?

Espero que pueda conseguir y traeros esta reedición al blog. Ahora hablemos de nuevo de este disco original del 1999.

sigur-ros-agaetis-byrjun-CD-eu-3rd-03 sigur-ros-agaetis-byrjun-CD-eu-3rd-02

 

Hace 7 años atrás declaré que mi tema favorito del álbum era Starálfur. Ahora en cambio pese a que me gusta, es el que menos escucho. Antes antepongo Svefn-g-englar o Viðrar vel til loftárása.

He mencionado millones de veces la implicación del cine en cómo descubrí esta banda. Pues hace menos de 2 años descubrí la película “Café de flore” de Jean Marc Vallée. Y fue resdescubrir el álbum por cierta aparición de Svefn-g-englar en la trama y cierta pista a los acotecimientos. No voy a destripar pero el videoclip oficial se asemeja mucho, demasiada casualidad me parece a mi a cierto detalle.

 

sigur_ros_kiss_svefn

Este famoso beso tiene una historia curiosa. En el making-of del video se puede comprobar que ese mismo día se habían prometido recientemente y se lo mostraban a la banda de camino a la grabación. Un beso más que real y qué podéis ver a continuación.

Flugufrelsarinn es un tema que con el tiempo no he ido escuchando más, pero me parece igualmente un buen track. Aunque sín duda Ný batterí  me parece un tema mucho más poderoso.

Y hablando del conjunto, le dediqué hace año y medio a las transiciones que crean entre temas en los álbumes. Esto fue lo que escribí sobre el disco en cuestión:

El primer tema, “Intro“, no es más que un corte y pasada al revés del temaÁgætis byrjun” pero según termina el track empieza el retumbar del famoso 2º tema: “Svefn-g-englar”. Por ahora vemos bastante conexión, ¿véis?

En “Starálfur” sigue esos últimos zumbidos y climax de “latidos” del segundo tema. Y en el último minuto escuchamos unos sonidos chirriantes que forman parte del cuarto tema: “flugufrelsarinn”. Y entonces notamos que comienza la parte de viento metal en los últimos segundos, que forman parte de “ný batterí”. En cambio para “hjartað hamast” se deja unos segundos en silencio para pillarnos desprevenidos la parte del piano algo retocado electrónicamente y la armónica y con un ritmo algo jazz para representar esos latidos con fuerza.

Para el tema “viðar vel tl loftárasa” se deja unos segundos en silencio igualmente para esa ambientación del comienzo que va en aumento y bruscamente escuchamos el piano protagonista que poco a poco sube de volumen. De nuevo vuelve a tener unos segundos en silencio para que no haya un comienzo brusco con el tema “Olsen olsen”. Parece una tontería pero te mete mucho más un disco en su totalidad cuando no hay simplemente una bajada de volumen gradual y de pronto comenzar otro track que retumba al primer segundo. Muchos discos pueden gustarte todas o casi todas sus canciones, pero sin duda este el tipo de narración musical que no te das cuenta al haberle dado “play” hace minutos y de pronto ver que ya estas en los últimos temas.

Con el último solo de la flauta de “Olsen olsen” se difumina a la distancia y empieza a sonar el tema “Ágætis byrjun“. De nuevo, unos segundos en silencios a final, y comienzo de “Avalon“, un clásico tema relajante para acabar un álbum de la banda. Sín duda tiene el aire de epílogo para “descansar” de todo lo escuchado.

 

También trató un tema para concienciar como es el amor en todas sus letras, no marginando homosexualidad, con el video musical oficial de Viðrar vel til loftárása:

 

 

sigur_ros_kiss_viðrar

Le dediqué una entrada sobre besos y cameos en los videos oficiales de la banda, sin distinción de sexo y edad.

 

Además en el febrero de 2013 pude asistir y maravillarme del concierto en directo de Sigur Rós en Barcelona, dedicándole una entrada un año después y pude escuchar versiones in situ de Ný Batterí, Olsen Olsen o la mítica pieza de Svefn-g-englar.

Con el tiempo he ido reescuchando, maravillándome de nuevo, ¡hasta comprando una reedición del disco del 2012!

Ágætis_byrjun_XL_comparative Ágætis_byrjun_XL_comparative_2 Ágætis_byrjun_XL_comparative_3

 

Así, poco a poco uno sin darse cuenta, cree haber pulido todo lo que puede dar de sí, pero…

 

 

... uno se reencuentra con unos jóvenes Sigur Rós, y llegarán temas inéditos hasta la fecha. ¿Puede que cara B? No sé, pero actuaciones o entrevistas o la Icelandic Opera House en audio son muy suculentos.

 

Atentos… porque creo que aún nos deben muchas sorpresas, de aquel espacio en el tiempo que fue 1999-2000. Un buen comienzo para la banda.

 

¿Plagios u homenajes? Canciones que suenan muy familiares de Sigur Rós y Jónsi en la publicidad.

Estándar

Antes que nada, siendo un tema que trata de apropiarse de ciertos trabajos de la banda, pues irónicamente no iba a esconder que este tema ya se habló en la web oficial, Eighteen seconds before sunrise. Y parece que se va actualizando ya que he entrado a mirar comentarios mientras escuchaba “Go Do” de Jónsi en el canal oficial de Parlophone, la discográfica del álbum de 2010, y según leo surge uno que dice: “¡Gomitas trululu!”

 

 

 

 

 

Demasiado familiares, diría yo 😀 En el anterior enlace que dejé podéis ir viendo, escuchando más bien, los resultados de una cara bien dura de publicistas. No voy a enlazar todos pero si los que me han hecho risa de tal nivel de desfachatez.

 

 

 

Hoppípolla

 

 

Svefn-g-englar

 

 

Olsen Olsen

 

Ya vemos que desde hace más de 5 años además de “homenajes” se escucha canciones oficiales. En la web hablan que no es lo que parece, que suelen dar permiso, siempre y cuando sean avisados del uso y que no ganan o piden cobrar. Se interesarían más para anuncios de acciones humanitarias, de caridad, medio ambientales, cultura, etc. En todo caso el tema es cuando hayan pedido permiso o no, creo que los plagios siempre serán polémicos, ya que al fin y al cabo si no se dá el aviso y encima suena extrañamente familiar y hasta puedas recrear escenas como un video musical oficial es cuanto menos mínimamente molesto, no por la banda en sí: realizadores de videos oficiales, productores, músicos, los arreglos, las horas de mezcla de sonido y por supuesto horas de composición.

En todo caso habrá que tomárselo con humor. Y recordar cuando realmente usan sus canciones y no… homenajes.

Transiciones entre canciones: ¿un arte en álbumes de Sigur Rós que va a menos? (1/2)

Estándar

Si hay algo que también te sorprende  al escuchar un álbum de la banda, además de su sonido, sus ambientaciones, es que ciertos discos forman un todo, una pieza única. O al menos en su mayoría de álbumes hay cierta continuidad en un par de temas. Tienen sus distintas canciones pero sin que nos demos cuenta en ocasiones ya ha comenzado el siguiente track. Esto lo consigue con unas transiciones mínimamente elaboradas. Pero… ¿se está dejando de usar en los últimos discos? Veamos en esta primera parte el origen de las transiciones de temas en los primeros discos.

 

Von

Von, el primer disco de la banda es un buen ejemplo de ello. Pese a que no es un álbum que haya escuhado mucho y menos que me guste, reconozco que su mezcla es meritoria. Experimentaban y creaban esa ambientación, esos sonidos etéreos y como ya he dicho, tenían en mente el que a los últimos segundos de cada tema conectara con el siguiente: primeros compases, instrumentación, la percusión, cierto sonido de fondo, etc. El tema llamado “18 sekúndur fyrir sólarupprás” (18 segundos antes del amanecer), que es de donde se basó el nombre de la web oficial de la banda (eighteen seconds before sunrise) son 18 segundos en silencio, que vienen antes del tema “hafssól” (sol del mar).

¿Y que pasa con los siguientes? Vamos a comprobarlo.

 

Ágætis byrjun

 

El primer tema, “Intro“, no es más que un corte y pasada al revés del temaÁgætis byrjun” pero según termina el track empieza el retumbar del famoso 2º tema: “Svefn-g-englar”. Por ahora vemos bastante conexión, ¿véis?

En “Starálfur” sigue esos últimos zumbidos y climax de “latidos” del segundo tema. Y en el último minuto escuchamos unos sonidos chirriantes que forman parte del cuarto tema: “flugufrelsarinn”. Y entonces notamos que comienza la parte de viento metal en los últimos segundos, que forman parte de “ný batterí”. En cambio para “hjartað hamast” se deja unos segundos en silencio para pillarnos desprevenidos la parte del piano algo retocado electrónicamente y la armónica y con un ritmo algo jazz para representar esos latidos con fuerza.

Para el tema “viðar vel tl loftárasa” se deja unos segundos en silencio igualmente para esa ambientación del comienzo que va en aumento y bruscamente escuchamos el piano protagonista que poco a poco sube de volumen. De nuevo vuelve a tener unos segundos en silencio para que no haya un comienzo brusco con el tema “Olsen olsen”. Parece una tontería pero te mete mucho más un disco en su totalidad cuando no hay simplemente una bajada de volumen gradual y de pronto comenzar otro track que retumba al primer segundo. Muchos discos pueden gustarte todas o casi todas sus canciones, pero sin duda este el tipo de narración musical que no te das cuenta al haberle dado “play” hace minutos y de pronto ver que ya estas en los últimos temas.

Con el último solo de la flauta de “Olsen olsen” se difumina a la distancia y empieza a sonar el tema “Ágætis byrjun“. De nuevo, unos segundos en silencios a final, y comienzo de “Avalon“, un clásico tema relajante para acabar un álbum de la banda. Sín duda tiene el aire de epílogo para “descansar” de todo lo escuchado.

 

( )

A los 4 segundos en el primer tema, “Vaka”, como ya hablé hace años de este disco, escuchamos un “tchic” que volveremos a escuchar en el último segundo del mítico tema “Popplagið”, para darle ese toque de abrir y cerrar paréntesis. En cambio para “Fyrsta” se deduce algun sonido pero no es muy perceptible, pero si sus últimas notas de piano nos preparan para el comienzo de la infravalorada (para mi) “Samskeyti”. También si lo escuchamos interrumpidamente vemos que nos enlaza con “untitled 4” (Njósnavélin) en el último segundo. Sus últimos 30 segundos en silencio suele decirse que es donde empieza la segunda parte del álbum, siendo de caracter aún más desolador y apagado. Al acabar “Álafoss” escuchamos los primeros “chirridos” de “E-bow”. También tiene mucha más concordancia cuando empieza los primeros segundos de “”Dauðalagið” después del climax final del anterior tema. Pero este disco ya no usa tantas transiciones en sí, sólamente el uso del silencio para que “resurga” el sonido sin el típico uso de sólo bajar el volumen del anterior tema y ya.

Como dije al comienzo de este disco, después del tema apabullante y clásico en cierre de un concierto en directo de la banda que es “Popplagið”, en la versión de álbum acaba con su “tchic” correspondiente siendo lo último que escuchamos del álbum para hacer que todo sea un contenido “dentro” de un paréntesis.

 

Hasta aquí la primera parte. En unos días dedicaré a hablar del resto de álbumes, a ver con que nos encontramos, si aún queda algo de esta característica actualmente.

 

 

 

 

 

Besos y cameos en los videos musicales de Sigur Rós

Estándar

Si hay algo que se puede decir con toda seguridad de los videos musicales oficiales de la banda islandesa, es que no dejan indiferente a nadie. Y el haberlos visto de nuevo me he fijado en ciertos detalles curiosos, siendo el de esta ocasión la de los besos.

Svefn-g-englar

sigur_ros_kiss_svefn

Los últimos momentos del video de “Svefn-g-englar” son protagonizados por el beso más que real, siendo integrantes de un grupo de teatro formados por estos “ángeles terrenales”, jóvenes actores que comparten su condición de síndrome de Down. Esta pareja estaba recientemente prometida, con anillo y todo en el año de su rodaje.

Un curioso video casero del grupo, presentes en el rodaje del video musical. Lástima de la calidad patatera pero sus subítulos en inglés son graciosos.

Viðrar vel til loftárása

sigur_ros_kiss_viðrar

El polémico beso de “Viðrar vel til loftárása”, de dos niños compañeros de equipo de fútbol. Pese a la negación del padre de uno de ellos que esten juntos y menos de compartir unas muñecas, deciden celebrar el gol de la victoria mostrando su amor abiertamente en el campo de juego.

sigur_ros_viðrar_cameo_jonsi

Jónsi, reconocido homosexual colaboró con un cameo del entrenador de fútbol del equipo infantil del video musical. Irónicamente, después que esté atrás de plano animando a su equipo vemos un primer plano, de perfil con un rostro de asombrado por tal muestra de afecto. Vemos también una referencia a un libro de la biblia caer al suelo, por como condiciona más de medio mundo aún a  día de hoy.

Hoppípolla

sigur_ros_kiss_hoppipolla

El famoso video de “ancianos jugando como niños” tiene un beso más escueto y discreto, siendo una pareja protagonista de los niños-ancianos en sus chiquilladas por unas frías calles de Islandia. Pero lo más curioso es que fue el primer video que la banda hizo un cameo completo:

sigur_ros_hoppipolla_orri

Orri, el batería, a punto de ser asustado por los petardos de estos ancianos pillastres

sigur_ros_hoppipolla_georg

Georg Hólm, el bajista, como un vecino atareado viendo pasar a los ancianos de camino a su juego de batalla campal con otro grupo rival.

sigur_ros_hoppipolla_kjartan

Kjartan Sveinsson, el ahora ex-teclista de la banda, en un gracioso cameo como víctima del “tocar timbre y correr” de los traviesos ancianos, con pipa en mano.

sigur_ros_hoppipolla_jonsi

Jónsi, vocalista de la banda, como un tendero de ultramarinos estando al acecho de la visita de los niños mayorcitos de posibles pequeños hurtos.

Gobbledigook

sigur_ros_kiss_gobbledigook

En “Gobbledigook” vemos una escena rápida de una joven pareja retozando en el bosque, siendo naturistas y libres en ese entorno natural.

sigur_ros_jonsi_Gobbledigook

De forma fugaz, vemos un cameo de Jónsi haciendo de percusionista del tema. Se le identifica por su perfil y esa purpurina en mejillas, característica de la gira de 2008.

Brennisteinn

Recientemente en el video oficial de Brennisteinn pese a ciertas características pecualiares, es de los más “normales”, con apariciones de la banda tocando el tema en primer plano y hasta unas capturas de ellos como si les saliera un gas amarillento verdoso, azufre.

sigur_ros_brennisteinn

Game of Thrones (Juego de tronos): 4×02

 

sigur_ros_juego_de_tronos_2 sigur_ros_juego_de_tronos sigur_ros_juego_de_tronos_4 sigur_ros_juego_de_tronos_3 sigur_ros_Castamere_song

Un año después: Sigur Rós en Sant Jordi Club (16-02-2013)

Estándar

365 días atrás pude ver por fín a mi grupo musical favorito en directo. A comienzos de 2013 se confirmaba que Kjartan Sveinsson se separaba del grupo, además de haber estado ya ausente en la gira de 2012 “Valtari”. Eso hizo pensar que no cumplía mi objetivo de ver al cuarteto “original” (del primer álbum al segundo no hubo precisamente pocos cambios, y en mi opinión para bien). Entonces volvía a escuchar, ver, esas actuaciones en directo grabadas en los trabajos audiovisuales tanto en “Heima” como en “INNI”, y sobre todo este último al tener ciertos temas preferidos por mi parte en vivo y empezar a sentir que me parecían unas versiones geniales. Vamos, muy mal tendría que ir el concierto para que me defraudaran, pese a la actual ausencia del ex-teclista.

sigur_ros_sant_jordi

Meses antes

Meses atrás, con internet y el uso de servicaixa de al lado mismo de casa, pude imprimir mi entrada con una ilusión a medio cumplir: no había hecho reservas aún de avión, y hotel. Vacaciones en el trabajo era algo para nada imposible al no haberlas pedido en verano, y siendo febrero temporada baja. En ese momento era un trozo de papel, con una impresión horrorosa de cajero automático pero enseguida lo guarde en el mejor lugar, para darme suerte y más temático que en el estuche de “Heima”. Pese a su aspecto era muy valioso.

sigur_ros_entrada_2013

Actualmente volví a guardarla en el mismo estuche, para evitar la luz pero dada la calidad paupérrima cualquier día puedo abrir y encontrarme un trozo blanquecino. Pero qué importa.

Llegada a Barcelona y visitas

Llegó febrero, había reservado habitación en el hotel de Plaza España para mi mayor comodidad al estar a pocos minutos a pie de Sant Jordi Club, sala menor de su hermana mayor Palau Sant Jordi. Por suerte al llegar sobre las 8 y media de la mañana del día 15, podía tomarme en calma la llegada del concierto, y desconociendo la exactitud de la sala me dispuse a pasear por los alrededores. Así, con cámara en mano hice una visita a lo que sería el lugar que tanto ansiaba entrar en pocas horas.

palau_montjuic_sigur_ros

Vista general del Palau de Montjuïc. Detrás de él se accede a recintos deportivos, al ser Barcelona ciudad olímpica en el 1992, entre ellos el estadio, también famoso por grandes conciertos y eventos.

Después de pasear un rato me encuentro de frente la entrada de Palau Sant Jordi, y no puedo estar más ilusionado, confirmando que estoy en el lugar correcto al toparme con una pantalla que se iba anunciando los próximos conciertos de la temporada:

palau_sigur_ros

Como diría Nelson Muntz: “Hay dos cosas que está mal en ese título”. Bromeé y le hice foto al comprobar que, si, en mayúsculas no es lo normal, que tuviera su acento en “Rós”, pese a que internacionalmente y en inglés sobretodo no exista el uso de este signo, y se suele escribir de ambas maneras. Lo que si me hizo gracia y algo de penilla es por la imagen promocional, bastante reciente de la gira “Valtari”, viendo esa foto de Kjartan Sveinsson. De todas maneras aún hoy en día en páginas he llegado a ver imágenes promocionales con ellos 4, para ilustrar noticias.

Sabía que no era exáctamente aquí, sino en la parte trasera donde se accede al Sant Jordi Club, hice una vuelta entera e hice una foto para comparar el tamaño ante el Palacio:

sigur_ros_sant_jordi (2)

Se puede comprobar a mano izquierda el mayor tamaño del techo de Palau y poco después se ve la forma rectangular de Sant Jordi Club. Crucé los dedos por si me encontraba con la caravana de la banda pero no tuve esa suerte.

Quedé con una amiga y su pareja, este chico bastante melómano, a la mañana del día clave. Me acompañaron prácticamente casi todo el día y también su intenció era ir a ver al grupo por la noche. De primeras me llevaron a Park Güell, que por 2004 ya había visitado pero esta vez a traves de una entrada trasera y dando un paseo por sinuosas cuestas y laberínticas zonas altas después de contemplar las obras arquitectónicas de Gaudí, siempre con el “Drac” y su fuente con alguien al lado y fotos, muchas fotos. Ni el photocall de un viernes es tan agobiante pese a una fría mañana de febrero. Bastantes turistas asiáticos, japoneses por ejemplo, que también divisé en mi visita fugaz a los exteriores de Palau de Montjüic. No pocos mangas y más de Naoki Urasawa han perdido la oportunidad de inspirarse o ilustrar calles y monumentos de la ciudad condal.

Empezó a llover con gotas finas y punzantes, por suerte no por mucho rato y pese al temor en las horas de espera en la cola de acabar mojados esa tarde-noche no tuvimos esa mala suerte. Salimos del parque y me llevaron a una tienda de barrio el cual me contaban anécdotas graciosas del dueño. Además de discos, CDs clásicos también tenía a precio de saldo DVDs, y pude encontrar una edición de “Los paraguas de Cherburgo”. Me siguieron guiando mientras hablabamos de muchas anécdotas, y siendo los 3 antiguos miembros de un foro de internet, recordando momentos absurdos y divertidos, pero la música estaba presente y hablando de “música de los padres” o de épocas a cada edad, modas.

Hicimos una parada para comer en un restaurante de comida japonesa, bastante bueno todo. Pero faltaban horas y nos disponiamos a visitar más tiendas de música y cine. FNAC lo teníamos tan visto, incluso yo al tener uno en Plaza España que directamente en tiendas de los alrededores de Plaza Cataluña, calles peatonales. Entonces de forma casual en una tienda que vendían sobretodo películas y series de saldo, con cada cosa maravillosa, que ahora me arrepiento no comprarme, como un pack de obras de Juan Piquer Simón (Supersonic Man, Slugs, La grieta). Pero encontré la edición especial en DVD de Cronos, el primer largometraje de Guillermo del Toro.

Por fín nos dispusimos y con ganas a la parte tediosa de cualquier evento, la espera con su cola en el recinto. Al llegar y haber pasado por los baños del Estadio olímpico, vimos que no era muy extensa y no estabamos lejos de la puerta. El chico, pareja de mi amiga, contaba una anécdota detrás de otra de conciertos que había ido, y en mi caso de compañeros de colegio que tenían fanatismos curiosos y para nada indiferentes como uno seguidor de Jackson y Marilyn Manson por igual, esos momentos de fans que besan donde pisaba el Rey del pop en Zaragoza y demás.

Pre-concierto.

Al final abrieron, y al entrar tuvimos suerte de pillar sitio en la barrera, a pocos metros del escenario teniendo de frente la parte de la batería (mi amiga le encanta el instrumento y músicos que lo tocan), para tener delante a Orri en la actuación.

Pero antes debía tocar el telonero, un sólo músico electrónico, Blanck Mass. El escenario estaba cubierto por una gran tela blanquecina, habitual en las actuaciones de Sigur Rós para el juego de luces y humo. Se podía ver la silueta del chico y su mesa de mezclas. No soy un seguidor de este tipo de música, cierto, pero tanto a mi, como la gente en general leyendo opiniones, y hasta mi acompañante masculino nos pareció muy pesada. Usando samples para crear “ambientación” y añadiendo demás sonidos, el problema es que no notabamos climax alguno, parecía a ratos una cacofonía que hasta yo, nada amigo de dubstep, no le ví la emoción alguna.

Por fín se marchó y entonces empezó la noche como se merecía.

Setlist:

Yfirborð

 Ný Batterí

Vaka

Hrafntinna

Sæglópur

Olsen Olsen

Fljótavík

E-bow

Varúð

Hoppípolla

Með Blóðnasir

Glósóli

Kveikur

Bis:

Svefn-g-englar

Popplagið

Hay que decir que conocía setlists de días anteriores, pero en este caso no tocaron “Brennisteinn”, el comienzo de Yfirborð fue bastante sorprendente y también al conocer solamente los singles que habían presentado en videos de Kveikur, saliendo en junio, no sabía como sonaban las otras nuevas canciones. Para seguir con el juego de luces tocaron la estupenda “Ný Batterí”. Entonces fue empezar la siguiente y dejar caer la tela.

Seguidamente tocaron Vaka, y la “cortina” ya se había desprendido, es la pantalla panorámica detrás de ellos que proyectaban imágenes creadas para la gira o sacadas de sus videos oficiales. Sin duda me sorprendió escuchar en el tercer tema de la noche, uno proveniente del disco “paréntesis”.

Pero volvieron a tocar nuevo en la siguiente canción, con Hrafntinna y su indispensable percusión de metales. El concierto me estaba gustando, y fue al tema siguiente que por fín me desperté y supe que es lo que había esperado mucho tiempo atrás: escuchar en glorioso directo Sæglópur. Orgásmica como siempre, Orri no paraba de golpear con energía su batería ante el estupendo estribillo, y además del piano, xilófono, por fín empezaba la tralla de guitarra, bajo y ese arco de chelo por Jónsi, además de su inconfundible voz. No sé mis acompañantes, pero por mi parte taradeaba y conociendo aquel ritmo movía mi cuerpo de forma moderada y disfrutaba. No llegué a emocionarme pero habría querido escucharla decenas de veces seguidas. Qué maravilla, y aún me faltaba concierto por delante.

Olsen Olsen vino después para calmar el ambiente después del atronador tema anterior. Bonita y relajante como se esperaba, lo único que no supe si por los aplausos que gente ya daba por terminada la canción no se escuchó el solo de viento que a alguna de las chicas músicos de la gira podría haber tocado.

Pero más relajante y romántica fue el tema Fljótavík, la única del 5º disco que tocaron, ya que Festival habría sido demasiada tralla entre Kveikur y Popplagid.  Ese piano, ese aire tan intimista, y las luces, recordaban a un paisaje estrellado con las bombillas  de pie que encendian. Por suerte la gente de mi alrededor lo tenían asumido y no escuché conversación alguna.

Y ya volvió la fuerza que les caracteriza con un tema que va de menos a más como es E-bow, esos violines, ese arco, etc. Magia.

La única aparición de un tema del álbm Valtari fue Varúð. No faltaba el famoso estribillo y donde la percusión empieza a despegar de forma majestuosa. Ese “orden caótico” de instrumentos volvía a crear un espectáculo audiovisual que no se te olvida. Y hasta Jónsi sin ser el último tema de la noche ya rasgaba su guitarra de forma casi salvaje.

Casi sin habern asimilado las últimas notas de Varúð, la gente empezó a vitorear al escuchar las primeras notas de Hoppipolla, tan reconocibles en piano. Para bien y para mal es un tema muy querido y que muchos empiezan a escuchar a la banda. La pantalla proyectaba unas chispas que parecían por poco caer a los integrantes, y poco más que decir, una canción que anima a cualquiera, siempre acompañada de Með Blóðnasir como un complemento del tema.

Pero vaya dos temazos antes del encore, del bis. Glósoli y Kveikur. Otras dos grandes, las que lo dan todo y más según van tocándolas. Del nuevo tema de mismo nombre que nuevo disco, pues seguramente la más cercana a Popplagið en cuanto a “dureza”. La banda volvía al backstage para la tradición del bis, “otra otra” y el publico con aplausos y pisadas hacía retumbar la sala. Al final del descanso tocaron otras dos maravillas canciones que son sin duda imprescindibles.

Su retorno al escenario vino con el regalo de Svefn-g-englar, y que por fín pude ver ante mis ojos como Jónsi cantaba parte del estribillo a más de mitad de la canción a traves de la guitarra, sonando algo  etéreo y lejano.

Y la noche llegaba a su fín: unas notas relajadas y un canto nada apresurado engañanan a primera vista, Popplagið empieza a sonar y eso signífica unos 12-15 minutos esplenderosos. Habían tocado no pocos temas que me eran favoritos, pero más satisfacción es al estar presente del despliegue, la catarsis absoluta que es esta “cancion del pop”. Todo se vuelve magistralmente ensordecedor, pero no dejas de escuchar decenas de notas, instrumentos, en un climax con luces flasheando no apto para epilépticos, hasta que finalmente Jónsi deja la guitarra al suelo retumbando y todos marchan como si olvidaran todo. Tuve la mala suerte que a pocos metros a mi derecha alguien pudo llevarse una de las baquetas que Orri lanzó. Por muy poco. Volvieron ya relajados después de más de dos horas de concierto y en fila, unos 11-12 en el escenario hicieron la reverencia de agradecimiento pero fuimos los que vinimos a verles que esta vez era nosotros el turno de ensordecer la sala por vitoreos, silbidos y aplausos (algun grito de “guapo” que no falta en una actuación).

Lo mejor y peor de la noche es que había conseguido mi objetivo de verles actuar, pero fue tan genial que me supo a poco y queriendo volverles a ver en el futuro. Ojalá no tenga que volver a esperar tanto.

sigur_ros_barcelona_orri

Foto mierder de Orri el batería.

sigur_ros_barcelona_jonsi

Jónsi el vocalista con su famoso arco de chelo para su guitarra.

sigur_ros_barcelona_holm

El no menos imprescindible bajista Georg Holm, que pese a que muchos no lo nombramos es uno de los miembros originales

Sigur_ros_jónsi_guitar_voice_Barcelona

El clásico momento del estribillo de Svefn-g-englar a través de la guitarra por Jónsi.