Archivo de la etiqueta: Teatro

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (42)

Estándar

El sueño empieza estando en mi trabajo actual, pero no sé porqué habia una mujer adulta y dos hijas jóvenes de 20 y algo que una de ellas tenia un bebé. Era relajante y poco más. Seguidamente con un amigo me comentaba que se había gastado 550€ en un viaje y 3 días de reunion con diseñadores colegas en un país del este. Era unas reuniones en un almácen grandioso abandonado con varias mesas redondas.

El segundo acto era con una chica que nos mirabamos y al encontrar las miradas nos atraíamos. Era normalita y sin ningun rasgo que yo recuerde de alguien que conozca. Empezabamos a salir tranquilamente y mi hermana se acoplaba a venir al cine con mi padre y su pareja (que estas dos personas no veo hace desde hace tiempo). La película era una cosa rara, bodrio.

Resulta que la peli empezaba en un ático por la noche, con el actor Hugh Jackman. Iba con pelo largo oscuro. Eso no era lo más raro. Estaba desnudo y tampoco era lo raro. Lo peculiar es que tenía tetas. Estaba de pie y mirando de lado el cuerpo y su cabeza a cámara. Con una media sonrisilla en su cara y un brazo derecho tapándose los pechos decía a los espectadores: “Siempre hay cambios por alguna razón”.

 

 

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (39)

Estándar

Empieza con la grabación de un programa de BFN (o Buenafuente) en el teatro de mi trabajo. Sólo que las puertas de atrás no conducen a pasillo de servicio sino al aire libre. Hay un apagón, deciden usar videos de archivo o algo así. Buenafuente y Berto deciden marcharse, alguien del equipo preguntaba por una chaqueta oscura, una mujer, pero de pronto alguien lo habia quitado de un perchero.

El siguiente sueño transcurría en medio de la ciudad solo que veía una especia de costa en donde antes era un terreno sin usar salvo para aparcamiento improvisado. De unos días después habían hecho una playa artifcial con agua muy limpia con orillas y todo, pero de pronto en algunos bordes, dificil de explicar pero parecía más una piscina de formas poco habituales.

 

El tercer sueño y último no llegó a quedarse en mi cabeza mucho tiempo para recordar. Sólo que un hombre adulto, ya casi maduro me venía con malas intenciones, para golpearme, robarme o ambas cosas, y yo conseguía retenerle y con el antebrazo algo de asfixia para que me dejara en paz.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (31)

Estándar

Trigésima segunda edición de mis sueños narrados.

Caminando por una carretera asfaltada y hasta farolas para carretera, a media tarde, llego con un amigo por un pueblo que a simple vista parecia vació, parecía pero una muralla de unos 7 metros no dejaban ver lo que era una plaza con un parque para niños.

Al llegar a la plaza vemos que además de los toboganes o columpios a los lados, en el centro mismo hay unos lastres de madera que cuelgan de una grúa. La diversión consiste en ir a un lado del parque donde unas vallas con pasadores cilindricos para subirse y saltar para balancearse. Lo peor es que estás como mínimo sobre unos 4 o 5 metros del suelo.

Mi amigo que me acompañaba no se lo piensa dos veces y sube a la valla preparada para alcanzar el lastre colgante. Llega sin dificultad al trasto que se balance de lado a lado y cuando quiere volver a apoyarse en la valla cae de espaldas al suelo desde unos cuantos metros.

La escena continua en unos angostos pasillos de un hospital sin mucha actividad, no ha venido una ambulancia a buscarnos. No tiene herida alguna pero cayéndose de espaldas no estoy seguro, asi que le digo si ha traido o como siempre se olvida de llevar encima la tarjeta sanitaria y DNI. Riéndose me dice que quedo muy mal, pues si lo lleva encima.

Esperando que una enfermera le atienda, curioseo los pasillos y veo que llegan a un hall que me recuerda horrores al de un centro de Secundaria que fui en el pasado. Resulta que enfrente del hall hay otra entrada para pasillos con apariencia de hospital, y si se sigue caminando, se llega al mismo punto donde estoy pues son pasillos formando un cuadrado.

Sigo soñando pero esta vez estando en el teatro que trabajo. Parece algo más grande que de costumbre. Me acerco a saludar a un chico que dice ser el director de una película de Serie B que vamos a proyectar, diciéndole que me encantan sus trabajos (cuando ni siquiera existe). Se me acerca un superior, funcionario, para decirme que me estan esperando para conocerme. Las personas en cuestión son los directivos de la cadena de televisión estadounidenses ABC. Pero resulta que en el sueño existia una filial española de la cadena, siendo directora la que mandaba.

Al entrar en una sala de juntas que nunca antes estaba en el teatro, veo que estan sentados alrededor de una clasica mesa larga de reuniones, encorbatados y me piden amablemente que vea un video a continuación de una pantalla de tele que hay en la habitación y de mi opinión.

Resulta ser una prueba de rodaje de una figura animatrónica bastante extraña. La parte de abajo resulta ser parecida a lo que seria la mitad inferior de un esqueleto humano. La parte superior recuerda a unas costillas grandiosas que se cierran como si de una planta carnívora se tratase. Su sorprendente habilidad es de agarrar con firmeza hasta arrancar, la columna vertebral de un cuerpo falso que hay por alli tirado. Incluso con el craneo al final de la columna. Entonces las costillas agarran y parece tomar la apariencia de un esqueleto humano completo. Solo se está ocultando de su forma original.

Esos pequeños hijos de p.(2)

Estándar

Este pasado fin de semana los 3 días estuvo actuando un mago en el teatro donde trabajo. Una función de magia para toda la familia, asi que se lleno de bastantes niños y padres. Además el mago siempre sacaba a escena a los chiquillos y progenitores, con bastantes chistes y chorradas para bromear.

Con esto que el primer niño que salió el viernes a acompañar al mago, era un enano de unos 6 años y medio rubito bastante descarado y eso fue lo mejor para esto. Le preguntaba de que forma de globo  de animal quería, la gracia era que no hacía más que la de caniche, pero le preguntaba que animal complicado de hacer quería. Este niño dijo: “¡Ornitorrinco!”. Yo mismo lo habría pensado. En cuanto sacó una bolsa de papel marrón cerrada, preguntó al mago si “era para vomitar”. Antes de marcharse del escenario, le preguntó si podía llevarse el micrófono.

Le auguro mucho futuro.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (27)

Estándar

¡Buenos días! ¡Bienvenidos de nuevo a mi sección de sueños narrados!

Comencemos y vayamos por partes:

Todo comienza en un pasillo de colegio del cual está basado en el que cursé la primaria. Contrariamente era un instituto y un grupo reducido de chavalines de 12 años esperaban a entrar en aulas, a que un tutor les dijera donde les tocaba.

El que capto con atención en el sueño (no pincho ni corto, solo soy un espectador de la historia) es un chico que recuerda irremediablemente al protagonista de la pelicula “La historia interminable”. El tutor que les dió unos papelitos con nombres de su asignatura y aula (con apariencia de mi tutor de 5º y 6º de EGB-Primaria), se marcha enseguida. Se quedan atorados y dudosos ante las puertas. Nuestro protagonista de este segmento entra en la sala de arte, su bloc de dibujo le delata. Se queda con los ojos como platos. Compañeros de clase unos años más mayores que él estan desnudos sentados en sus sillas y con sus pupitres delante. ¿Variación del sueño de estar todos desnudos menos uno? Apenas le miran y se dedica a sentarse.

En el segundo segmento esta vez aparezco yo y participo. Caminando por la cuneta de una carretera solitaria con el sol a mis espaldas pasado el mediodía en su posición. Tornandose anaranjado. Es una carretera larga y con horizonte digno para cogerla con velocidad como los dichosos anuncios de BMW. Entonces aparece un amigo con un vehículo rídiculo en tamaño. Es como uno de esos coches biplazas con motor más de moto pequeña que de coche. En las lunas de delante y atrás se lee MAW. Le digo si es una forma de escribir simplificado el nombre de Demonio en japonés. Me parece a mi que este sueño viene por la conversación de ayer al hablar de la famosa escena de una carretera y un vehículo ridículo en “Dos tontos muy tontos”. Jojojo.

En el tercer y penúltimo acto estoy en una casa que recuerda a la mía, pero resulta ser la de un compañero funcionario del teatro que trabajo. Estando en su cuarto no se que demonios hablabamos, debían ser como las diez de la noche y era una conversación entretenida. De pronto aparece una mujer que en el sueño era su mujer pero atención, era una compañera mía de un curso de catalán que estoy realizando. Mezclaba en el sueño tales personas en matrimonio cuando ambos tienen sus respectivas parejas. Lo peor era cuando sutilmente ella anunciaba que se iba a duchar y vendría en un rato. La señal que poco antes de que mi compañero de trabajo me dijiese que era hora de que me fuese yo ya estaba riendome y sabiendo que cuando ella viniera al cuarto pues no harían precisamente solo manitas. Casi se me olvida una cosa y quería dejarla allí y volver otro día dado por la “urgencia” del momento. Pero mi compañero me lo recordó a medio pasillo y salí pitando entre risas por lo bajo.

En el cuarto acto y último, saliendo de su casa y aún riendo y teniendo una visión que alejar veía que estaba nada lejos del teatro que ambos trabajamos. La mujer antes de duchar lo había intentado cerrar pero era un desastre verlo. El cerrojo de nivel del suelo puesto pero las puertas algo abiertas hacia adelante. Asi que sacaba mis llaves del recinto y al momento que abria para luego cerrarlo correctamente, en ese plazo se colaban idiotas dentro.

Aparecía un chico que fue compañero de colegio (y dale, que pesado en este tema) y decia que esas puertas tambien daban acceso al restaurante que trabaja (vamos que de pronto había más cosas detras jua), y a ver si tenia tiempo a sacar a la gente y poner la alarma de nuevo.

Grité para que se fueran que estaban allí por nada y al irse el pequeño grupo pero ruidoso un hombre entró rápido dentro. Era un hombre con una chaqueta verde oscuro con insignias de Ejercito del aire, de unos 50 años pasados, pelo canoso y aun con pelo algo media melana y con gafas. Estaba borracho y triste, donde se sentaba habia unos ladrillos rojos pequeños pero ya peligrosos para lanzar. Amenaba con tirarmelos.

Con el chico que habia aparecido al lado decia que mejor sonara la alarma del recinto hasta el final y viniera los guardas de la compañia de seguridad. Asi que harto de esa noche encerré al maldito borracho, esta vez el cerrojo como toca y me fui a casa con la idea que ya se encargaría Prosegur de todo esto.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (23)

Estándar

Pasada la mitad de la semana que nos ocupa, reuno sueños de dos días en un solo post.

3 días antes, recuerdo sobre todo por 3 escenas. En una estando en un teatro, algo de una funcionaria quería darme la tabarra. Luego estaba acostado viendo una tele, retransmitían una notícia sensacionalista de como un hilo finísimo de pesca había caído entre el cuello, espalda y omoplatos, de forma horizontal de un niño. Se había estirado ese hilo hacía abajo, con fuerza, introduciéndose unos milimetros en la carne del pequeño. Me daba pena ver como extraian no rápido pero tampoco demasiado lento el hilo, dejando posiblemente una futura cicatriz larguísima. De pronto notaba mi pierna no dolorida pero algo que estaba en mis carnes. Aparecia sin ton ni son un joven que no me estaba haciendo daño, aunque daba cosa como notaba algun hilo y algun gancho dentro de mi gemelo derecho.

hilo

Para acabar, cambiaba la escena a que mi movil tenía un sms en que ahora era cliente de Vodafone, tenía 30 euros de saldo y bla bla. Me daba un dolor de cabeza el pensar de como debería avisar que no había pedido tal oferta.

vod

Mañana del jueves, empecé con un trayecto en bus, aparentemente normal. Pero no había mucha gente en el, las calles y descampados, algo de prados estaban vacíos. Resultaba ser que se hablaba de una epidemia no grave aunque se recomendaba salir poco de casa y no estar en contacto con el aire, corrientes, viento para contagiarse. En mi móvil recibia un mms en que al soñar debía ser gracioso, es lo extraño de los sueños cuando hay un chiste o momento de humor absurdo y luego no le encontrarías lógica al despertarte o acordarte.

bus

Más tarde estaba fuera de mi finca, y en una calle cercana había gente arremolinada en puerta de un propiedad, pisos, y otro montón en un comercio. Me acercaba a curiosear y resultaba ser una despedida, homenaje a un escritor que había fallecido hace poco. Daba la idea que había muerto joven, apenas llegaría a los 28. Parecía ser un escritor de ciencia ficción por algo que veía en libros que ese comercio vendía para homenajear y aprovechar el momento. Una joven veinteañera leía un extracto de alguna novela suya.

escritor

Para acabar este post, reconozco que me quedó este sueño en mi cabeza más que los otros por ciertos detalles. Tigres de tamaño mediano, en la terraza pequeña de casa, de pronto sin explicación tenía un edificio vecino pegado al mio. El cuarto piso estaba justo al lado de un techo de metacrilato verde de mi propiedad. De allí y por una ventana abierta de esa finca habían bajado a mi casa. Un hombre los había cuidado y domesticado, pero siendo tigres no estaba del todo tranquilo. La gran estampa era que primero, físicamente eran tigres, pero su pelaje era mezcla más a leopardo, con pigmentaciones negras redondas. El color del joven tigre tiraba a color anaranjado, mientras que la hermana tigresa… ¡era rosita claro!

tiger

Pocas veces recuerdas colores y ante tal escena, pues que puedo decir, te despiertas, ries y luego te alegras que no exista tal pelaje pues ya irian pijas y kinkis para tener de ropa de invierno o bolsos.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (16)

Estándar

La llegada del verano ha hecho desbaratar mi facilidad de recordar. Sólo recuerdo este pasaje en días:

Estaba yo en mi lugar de trabajo, en el teatro municipal, cuando un funcionario hablaba con otro hombre que era jefe de los teatros munipales de la ciudad. Decían, especulaban de quedarse con ganancias (donde es absurdo) del recinto, y no darían ni una peseta a los trabajadores (que parecia haber 6 o 7 técnicos cuando solo precisamos de 2 y no forman parte del ayuntamiento). Al escuchar de estrangis tal conversación, me sentía incomodo, molesto y no quería que pensaran que les espiaba.

teatre

Salí a tomar el aire, estaban los técnicos tomándose el descanso y no tardó ni unos 5 segundos en aparecer el funcionario, sospechando que venía a que hablara si habia visto tal escena dentro o amenazarme. “¿Tú que haces aquí?” me preguntaba. En ese momento me desperté y solo pude tener manía a esa versión onírica de un superior mio. Y si, este sueño fue concebido al cogerle algo de manía en su versión del día a día en el trabajo. De esos sueños que tienes ganas de romperle los morros o haberle dicho “¿Sabes que sé que tu sabes que sé lo tuyo?”.