Archivos Mensuales: abril 2009

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (15)

Estándar

Si en el anterior sueño acabé en un bus, en el de esta mañana comenzó en uno. No recuerdo mucho, algo de estar acompañada por una chica que decía ser compañera de curso, y echaba de menos la marcha de una de clase. Decía que sin su participación y debates las clases serían aburridas.

Termina este pasaje, me cuelo en un edificio muy espacioso, con un aire elitista bastante pronunciado. Tenían a un portero junto a un ascensor de esos de primeros de siglo, y en cada piso un portero más para entregar cartas o entregar a la gente una especie de borrador de carta para ese inquilino ¿?. Estaba la dirección, nombre, C. P.

Había entrado en la finca pues en un piso me interesaba una chica jóven de mi edad, rubia. A su lado en la puerta de su propiedad estaba su hermana algo más mayor. Me corté el mirarla, el portero muy listo sabía de mi interés y me daba una carta borrador.

Salía de esos pisos y enfrente había un edificio más alto, que era propiedad de Corte Inglés. Al pasar más adelante, había una plaza. En mis sueños suelo volar pero ninguna como de forma mágica y fácil. A veces es como nadar, otros con una postura algo incomoda para planear. En esta ocasión debía impulsar el movimiento como si quisiera salir a la superfície estando en el agua. Veía subirme, ver los balcones.

En el siguiente sueño, una tía mía por la tarde-noche me venía a buscar a casa, para llevarme en una acampada un tanto peculiar. El camino a la cabaña donde luego era una maldita conferencia publicitaria snob de diseño, estaba rodeada de  construcciones de madera sencillas, o para que los niños jugasen a hacer el mono. Dentro de la cabaña una fila extensa de monitores querian vendernos unas gafas de sol de diseño que costaba 400 €. Yo reía y decía que ni loco. Un niño gafudo de 6 años iba con su hermana, al recordarme a mi de pequeño me simpatizaba y me repudiaba al mismo tiempo la imagen en el sueño.

En el último sueño fue el más divertido. Trataba que iba con unos amigos a una cutre casa de terror, pero cutre cutre. Solo recuerdo un sótano que a su vez me parece el de una tienda de juegos con servicio de alquilar consolas para jugar de niño, pero este recinto su localización ficticia del sueño estaba entre una calle y otra, mezclas, en mi ciudad.

Este sotano tenían réplicas pero atencion no de víctimas como si de una morgue se tratara, sino de serial killers de ficción famosos ¿? Al lado Jason Vorhees o Freddy Krueger, casi destripados con sábanas blancas y algo semidesnudos. El cazador cazado.

Entre muebles había estanterías, cómics, mangas de dudosa calidad por impresión o plagios, bodrios. Unas amigas sabian que no era para comprar, solo para leer allá, se lo querian llevar. Una en una senalla (cesta de uso popular en mis islas baleares) que a su vez bolso, metía algunos.

Una mujer bajita de pelo corto canoso, delgada y gafas de culo de botella vigilaba antes de que entraramos. De nuevo en un sueño recuerdo mi rol de acomodador de un teatre municipal, puede que hasta llevara el uniforme (que pesado soy).

Al querer subir las escaleras del sotano, reían entre nerviosas y divertidas mis amigas llevarse esos cómics cutres al inspeccionarles sus bolsos o senallas.

senalla

Lo mas tronchante es que me había quedado en el sótano comiendo una ensaimada con relleno de crema de chocolate, una especie de nocilla casera de buen sabor. Mientras disfrutaba mi paladar, la mujer decía que debiamos salir de ese recinto y yo estaba despedido, sabiendo que se había creído que trabajaba alli y había colado a mis amigos y que robasen algo de poca calidad. Respondía con tranquilidad “¿Ah sí? pues me despido” sin cambiar mi tono de voz, serena, mientras seguía comiendo esa deliciosa ensaimada chocolatada.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (14)

Estándar

Ha sido relativamente cortito el de esta mañana, aunque tan surrealista, mezclado que no podía dejar que se olvidará en el limbo de los sueños no escritos.

Todo empieza con mi familia para ir a una especie de actuación, un palco parecido más a cine que teatro. Me entero que debajo de mi chaqueta llevo ropa de mi trabajo, no entiendo porque me la he puesto asi que me cierro con cremallera por vergüenza.

Me siento en mi sitio en medio de mis familiares en la fila de butacas, aunque me levanto pues en la salida trasera da a un colegio que recuerda mucho al que fuí de niño. De forma absurda recuerdo que ese colegio ha tenido ya dos anteriores explosiones de fuego nuclear (¿lo qué?XD), un fuego que apenas dura unos segundos, sale por ventanas, salidas y balcones. Esta a sabiendas que esa misma tarde puede haber una tercera. Un funcionario del teatro que conozco en mi trabajo se rie exclamando que las madres y niños no se enteran de nada.

Con esto me vuelvo dentro y resulta ser un Teatro-Cine-Concierto en directo (toma ya). Una cantante con aire francés pero proveniente de un país árabe va moviéndose por el escenario (con pantalla incluida viéndose imágenes de un largo videoclip, como mediometraje para ambientar la función). Además le gusta interactuar con el público, micrófono en mano subir las escaleras como cual presentadora de Sorpresa Sorpresa. Los asientos parecen de avión, pues se puede insertar un auricular para escuchar sin ruidos de fondo la voz de la artista.

Una mujer espectadora agita los brazos que da vergüenza ajena, con unos auriculares puestos. Con esto la pantalla que se transmitian imágenes se cuelga (Viva WindowsXD). La cantante está cortada, y con esto que mientras lo arreglan reviso de nuevo el colegio. Me siento de nuevo rapidamente, se escucha un BOOM lejano y al parecer las madres y niños salieron del colegio por medio de publicidad para sacarles del centro (ein?).

Esta ocasión la cantante está a mi lado, con un traje entre verdoso y amarillento con tirantes. Va cantando, mientras yo estoy colocado en una especie de sillon de forma alargado para asi uno tumbarse. Al levantarme para seguir viendo la historia que narra, cantando en ese francés macarrónico pero exótico, cuenta sobre su vida en un país occidental, buscando trabajo. Va con su hija pequeña de pocos años, pierde un bus y se sube a otro, para decirle al conductor que siga a ese bus (como si fuera un taxi, hala). Entre lo que miro a pantalla y mi visión subjetiva se entremezcla, parece como si realmente estuviera en ese bus, mirando en los huecos de reposacabezas de los asientos a esta mujer.

El vehículo con una velocidad no alta pero más de lo normal adelante, pasa semáforos en rojo y direcciones prohibidas. Acaba con una dirección prohibida que justo dá la señal verde para un grupo de gente en moto.

El sueño, bien acabado aqui o interrumpido por un mms (no moléstandome por la casualidad de este que ahora cuento), que recibo, mi amiga  ([M]) me ha enviado una imagen  de ella en un bus…

Sin duda me he quedado extrañado minutos después dándome cuenta de la coincidencia, para luego verlo divertido.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (13)

Estándar

Ha sido muy corto esta ocasión. Suele ocurrirme que duermo a cabezadas entrando a primeras horas de la mañana, creando “minicapsulas”, sueños corticos.

Empezaba en una plaza mayor parecida a la de mi ciudad. Debajo de uno de los arcos inferiores a viviendas, había una fila de mesas y bancos sin respaldo para tomar algo de cafeterías de alrededor. Estaba yo en uno de estas mesas, con lo que me distraigo por alguna cosa, y no recuerdo donde estaba mi mueble y su bebida. Pruebo una coca-cola y resulta estar pasada, algo cálida y sin gas. Encuentro mi bebida en la mesa de enfrente, pero me llevo una asquerosa sorpresa, broma de mal gusto.

Dentro del refresco habia un asqueroso moco, al contacto en mi paladar no podía durante unos buenos segundos de escupir mucosidad parecida a nasal. Sin duda uno de esos sueños más asquerosos. Era un gusto desagradable, más que por la sustancia, el notar que no era tuya.

El siguiente sueño es agradable por lo menos. Con mi ropa de trabajo del Teatre me acerco a una iglesia, veo a mi compañero de portero de mi curro a la puerta del templo rasgando las entradas. Mi compañera de platea para acomodar está a mi lado, dentro está su pareja. Resulta que no voy a trabajar, solo a ver un grupo coral de niños.

ig

Al sentarme en una de las filas a la derecha de bancos, me fijo que a la banda izquierda de bancos está ocupado por niños, compañeros del grupo vocal que deben venir a verles cantar. Con esto recibo un mms de una amiga, aunque con toque gif de verse un movimiento a trompicones de un zoom. Es un cargador blanco y una parte negra con una luz roja en medio lo que me hace ver, diciendo que le recuerda al piloto automático de Wall-E. Ella resulta estar una fila más atras, nos miramos de forma divertida, dando a entender que será algo rollo ver cantar una buena hora a estos niños. Me dice sonriendo si vengo a su lado a dibujar tontunas para un cómic rápido.

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (12)

Estándar

Esta mañana de domingo he tenido mi primer sueño el que hace aparición mi trabajito del teatre. También un sueño bastante simpático.

Todo empieza en mi regreso de la pequeña jornada a mi piso, si, vivir solo en un pisito y muy luminoso. Debo recorrer calles del centro, de la ciudad antigua. Es un edificio no demasiado alto ni tampoco bajo, unos 4 o 6 pisos. En cada uno de estos se compone de entrar y acto seguido ver un salón concéntrico, y luego se reparte en cada lado la entrada a las demás habitaciones, y en todos estos tienen su propia terraza.

Al llegar, pasar el umbral de entrada hay un espacio para Portería. La encargada es una simpática anciana de pelo blanco en rizos en una mesa de madera al estilo “barra de bar” para asi tener su teléfono, al lado los buzones para ir dejando las cartas.

Las escaleras para acceso a las viviendas no son muy anchas, pero es un edificio con bastante decoración de madera como en los pasamanos de las escaleras y demás partes, dándole un aspecto acogedor y ventanas con mucha luz de verano. Como si de una comunidad la mayoría familias (unas 4 o 5 en total) estuviesen acostumbrados a saludarse, cada piso que subia veia algun miembro de estas.

En uno eran 3, creo que matrimonio y la madre del marido. En el siguiente pareja y un par de hijos pequeños. En el tercero estaban afuera del piso jugando con cartas dos niños pequeños, hermano y hermana.

Al subir, dejaba mis cosas, me iba al terrado y un día azul cubría el cielo. De pronto veía una especie de animal volador extraño. Parecía una tortuga-pájaro voladora, no como Gamera sino que tenía especie de conchas en su cabeza, espalda. La cabeza era alargada de ancho como un tiburón martillo. Los caparazones eran de color marron oscuro, el resto de color de piel algo marrón verdoso.

Estaba dando vueltas felizmente cuando aterriza y una familia de las que habia saludado abajo, habian subido también al terrado, y la madre ataca a la pobre criatura. Pese al aspecto de tortuga-alien era inofensiva, estaba en el suelo bocarriba gimiendo por su vida. La madre solo quería inmovilizarlo y no sé que más, aunque tenía una aguja hipodérmica para extraerle sangre. Daba un pisotón al antebrazo para detener a la mujer, y le decía que vaya conducta mas despreciable, no era la forma para dar clases a sus hijos de biología. Me exaltó, yendo a mi piso cuando soltó al pobre animal.

tortoise

En  mi vivienda de pronto se mezclaba ser un piso de un amigo enseñandome juegos, y la mesa de pronto era más larga. Aparecía una amiga ordenando sus cosas, en un montón de libros había dibujos que había hecho en primaria y secundaria. Siendo una chica que sueña ser futura ilustradora [M], los dibujos estaban muy bien para ser en el colegio, sintiendome relajado verla en su tarea.

M

Audio Sigur Rós FIB 2008 (RTVE)

Estándar

Encontré este audio de casualidad y la verdad es que me alegro. Preferiría video aunque así tendría una idea de como suenan en directo… Dios, que lloro en la platea si tuviera la oportunidad.

Aquí lo teneis

http://www.rtve.es/mediateca/audios/20080718/noche-sigur-ros-fib/218991.shtml.

Disfrutad.