Archivo de la categoría: Relatos chorras

Adelanto del trabajo de Alex Somers en la OST de “Captain Fantastic” (sin faltar Jónsi acompañando).

Estándar

 

Pese a que se nombre a Alex Somers, que ante todo es productor musical y mete sus retoques que tanto conocemos con sus trabajos con Jónsi, este adelanto tiene mucho del toque de Jónsi & Alex. Y es escuchar unos segundos y enseguida Jónsi pone la voz al tema.

EDIT. Resulta ser un popurrí de distintos tracks con unos segundos:

Dream – 0:00
A New Beginning – 0:10
Church – 0:48
Campfire – 1:00
Funeral Pyre – 1:23 (Se escucha a Jónsi)
She Slit Her Wrists – 1:52
Memories – 2:22 (Aquí también se puede escuchar la voz de Jónsi).
Home – 3:18
Remembering – 3:47
Disappear – 4:26

 

En cuanto esté disponible el disco lo escucharé con calma, si el día de su lanzamiento el 8 de julio está para escuchar en Spotify. Disco distribuido en CD por Lakeshore Records, como ya anteriormente en su anterior álbum OST que fue el de la serie Manhattan. Para edición en vinilo por Invada para el 29 de julio. Ojalá no hagan como el feo que hicieron pocos meses después con Manhattan que ya no es disponible escucharlo por Spotify y no se puede buscar directamente, pero si guardas la dirección está bloqueado. No entiendo la decisión por parte de la discografica, o tendré que aprovechar el tiempo disponible si hacen lo mismo con esta otra OST.

Anuncios

¿Qué piensa usted, Sr. Freud? (Sueños propios narrados al detalle) (60)

Estándar

Hacía un año y medio que no escribía algo en esta sección que era una de las más actualizadas tiempo atrás. He seguido recordando sueños pero no sé, quizás por poco graciosos, olvidándolos en unas horas y algunos hasta algo personales que, bueno, hasta me son útiles para meditar ciertas impresiones en la vida. Pero esta sección sobre todo es para divertirme, y si es más absurdo mejor.

 

Ayer por la mañana me desperté sonriendo al estar pensando lo que había estado soñando, y recordando alguna que otra conversación que podría haber sido la mecha para este sueño. Resulta que estaba en el salón de casa y empezaba a escuchar el tema “Around us” del disco “Jónsi – Go”, en su versión en directo del disco de mismo nombre. Y es que se estaba televisando un concierto de este cantante favorito por mi parte pero con ciertas características inusuales. Llevaba el traje de gira de estos últimos conciertos actuales de pocos meses atrás, pero iba cantando en plan superestrella de pop, rodeando pasillos para acercarse a las barreras que separaban a los espectadores de él.

plano_con

Vista cenital de como Jónsi iba reccoriendo por los lados del escenario, a pocos metros de barreras de espectadores. Espero que nunca pase esto, pero tranquilos, mis sueños son simplemente estúpidos.

Esto ya es absurdo de por sí. Es un tema bastante pop en sí pero este tipo de actuación de “diva” no pega para nada. Pero lo absurdo para redondear fue que le hacía un acompañamiento, de coro, Orri, el batería y compañero suyo en su banda común de Sigur Rós. El hecho de soñar que el batería, normalmente siempre sentado enfrente de su instrumento, o pegado a un piano, xilófono, etc. estuviera caminando a unos pasos atrás acompaándole en el estrbillo del tema, fue decepcionante que mi cerebro no recrease en sí su voz realmente.

 

Por lo menos puedo reir al recordármelo.

Bodrio infantiloide (2): Intruders

Estándar

Me queda menos de una semana de vacaciones, con lo que aprovecho para leerme libros, mirar series y documentales que tenia apartados por falta de tiempo en estos días. Y de películas las que me habían dado curiosidad. En concreto una producción del año pasado del cual nadie habla o recomienda y no sabía el por qué, teniendo a Clive Owen como protagonista y Juan Carlos Fresnadillo dirigiendo la cinta. Y se puede ver que empiezo escribiendo esto en el apartado de bodrios… No digo na’ y lo digo tó’.

 

Antes que nada a mi me gustó 28 semanas después. Y hasta el giro de la entrega original por Boyle me convence. Asi que Fresnadillo creo que hizo una secuela decente y con historia de fondo de drama familiar bien llevado. Por eso en cuanto ví que dirigiría una cinta de ¿terror? con unos padres e hijos sufriendo un acoso de un ser llamado Carahueca estaba frotándome las manos por como rodar una historia de imágenes potentes y una trama interesante de principio a fín. Tonto de mí no leí los encargados de escribir el guión.

Normalmente cuando escribo estas reseñas para divertirme y compartir las cosas que veo mejorables o tópicas, siempre pasa que cuantos más guionistas hay, puede haber peores resultados. No digo que en todas las películas pero de verdad que puedes leer el que haya historias hasta con 4 escribiéndola y para cuando has visto la cinta parece que se han cegado el uno al otro en comentar las fallas o cosas no convincentes. En este caso son dos españoles de nombre Nicolás Casariego y Jaime Marques, que seguramente han sido mucho más de guionizar programas de TV de España que obras de ficción viendo sus fichas de IMDB.

Todo esto lo comento porque desde que puse la película en Play me estaba oliendo algo. La escena del niño protagonista siendo asustado por un ser encapuchado sin rostro y una madre que no deja de decir que es una pesadilla y actua tan sospechosa de ocultar algo cualquiera que haya visto cine de algun misterio con alguna trama supuestamente entrelazada pilla la idea general de lo que pasa.

Antes que nada no funciona como película de terror. La tensión y los nervios se apoderaban de mi pero por una estructura tediosa y repetitiva además de un misterio que hasta sabiendo la verdad aun intentan alargar casi 20 minutos más o de forma visualmente “espectacular”. De thriller o misterio ya he contado que hay algo que te imaginas y solo esperas cuando van a dejar de mascarlo todo y ver las soluciones en una masa facilmente de entender y nada densa aunque te quieran estirar el chicle. Y no, no escribo esto mientras mastico algo.

En un momento supe que algo de psicología habría y un desencadenante para detonar las visiones. Una niña en Londres encuentra un relato sobre un Carahueca que asalta niños que encuentra en casa de campo de sus abuelos en un árbol y poco después ella y su padre ven al ser de la historia y así durante la película trata de “niño que está conectado con la historia desde Madrid-niña de Londres” y entre estas las ocasiones que son atacados por un ser que se esconde en el rincón oscuro del cuarto.

El padre es testigo del accidente laboral más estúpido e irresponsable, algo común en películas, pues hasta con buenos EPIs en su poder deben ser gente que mueren porque, hablando mal, son gilipollas y temerarios. A lo alto de unos andamios desde una altura considerable el compañero necesita llegar a una caja de herramientas pero está atado al arnés con lo que también el muy inútil no se pudo acercar más cerca la caja o pedirle a su amigo que así lo hiciera. Así que sin pedir favor a nadie se suelta del arnés y como pierde equilibrio y se agarra con ambos brazos a la estructura de metal que estaba encima. Owen llega a él pero Frenadillo corta la escena hasta que menos de dos minutos sabemos que ha caído mientras tiempo atrás no paraba de decir “‘Me voy a caer, me voy a caaaer!”.

En este momento uno piensa que debe ser una pieza fundamental pero también la ví como una escena tan fría, tan automática que no sé, Owen no menciona nada de esto en la familia y en cambio su hija se empieza a sugestionar por una estúpida historia de un Carahueca. Así para ahuyentar sus demonios de pesadillas deciden quemar un pelele con una chaqueta azul oscuro con capucha y una  pelota de baloncesto para la cabeza, dándole la forma humana atado todo esto a un palo.  Así lo único que consigue es que su hija se le meta más a la cabeza ese miedo y ya lo vislumbra como encapuchado y sin rostro aparente.

En la otra historia un niño de Madrid muy imaginativo para pensar en historias no precisamente felices sino niños sastres siendo tragados por un gigante y su madre le ayuda a escribir estas cosas a las tantas de la noche (si, para que luego digan que la tele les excita su imaginación y producir terrores nocturnos) le pide que se vaya a dormir. Un momento después algo se cuela en la casa y tiene a la madre en el suelo forzándola a estar así, pero al ver al niño le ataca, saliendo este justamente de unos andamios que hay fuera en el piso (normal que te entre gente así). La madre le dice que todo es una pesadilla y para defender la postura llega hasta el llevarle a una iglesia ¿¿?? Aquí ya entendí que estaba pensando en lo correcto aún más y pensaba “no, por favor, no, esto no” y un cura jovencito simpaticote interpretado por Daniel Brühl escucha a la madre afligida (personaje interpretado por Pilar López de Ayala).

Resumiendo, sufren esas visitas a la noche ambos niños de ese Carahueca. La madre del niño decide parar todo esto a base de un EXOCIRSMO cuando no hay lógica posible. De la niña los padres piensan mejor en una psicóloga infantil. Al final resulta que el niño era el personaje de Clive Owen en su infancia en los años 70 en España y al ver que el joven sacerdote les había pillado en que era un trauma y nada sobrenatural huyen hasta Gran Bretaña ¿¿?? Entiendo que las madres puedan hacer lo posible para proteger un trauma, aunque un padre recien salido de la cárcel que solo deseaba ser follado y más envidia de que su hijo recibiera besitos de su mujer (pero que mierda estoy escribiendo) no se le ocurre otra cosa que ir con capucha en noche lluviosa (algo irónico lo de ver más escenas del piso en Madrid llover que en Londres), colarse por los andamios ¿¿?? y acechar a su familia, con el resultado de ser empujado por el andamio y caer.

Ahh, de allí el trauma. Qué inteligente, que calculado, que pieza de relojería alemana tan precisa la de esta historia. Esto es lo que debían pensar los guionistas, yo solamente pude darme una palmada en la frente y no saber como luego lo empeoran más. El miedo se transmite a la hija, Owen ya crecido al haber escrito esa historia y por fín tener no olvidada, sino en el fondo de su mente por años. Así padre e hija comparten alucinaciones, sugestión y la pequeña decide callarse al saber que todo es por su padre que hasta ataca a un ser inexistente. Los psicologos aprovechan la cinta de seguridad que la familia dejó para saber si entraba alguien en casa y ver que Owen está como una cabra de loco.

Aquí llega una parte absurda, innecesaria y que alarga la historia artificialmente teniendo que marcharse Owen a la casa de su madre y ver una escena TAN ridicula como ver a López de Ayala en una casa con poca luz de la tarde y maquillaje para ser su progenitora y el su hijo. No podía evitar reirme, en serio, ¿quién se lo cree que ella es anciana? Poned otra actriz o mucho mejor maquillaje por favor.

Y es que debe volver a su casa corriendo ya que la hija sin saber porque sabiendo que su padre esta pirado tiene una última y definitiva alucinación siendo transportada a un limbo de una cama solitaria, culebras negras atando brazos y piernas y Carahueca al acecho… ¿Pero que cojones viene esto? ah si, para que el padre le reconozca que escribió todo esto y la típica catarsis finalizando la historia que empezó décadas atrás y desaparecer para siempre ese miedo en la forma de Carahueca.

Menudo montón de estiércol. Estúpidas manías de un giro de trama y más si no saben que contar y solo esperas que los demás personajes ya digan “estamos locos, vayamos a la redención final” y pulsar tecla de Stop, para empezar a escribir una entrada sobre Cabezahueca, la de los guionistas.

PD: Hasta Hector Alterio tiene una aparición breve y es una escena que aun más entiendes que de miedo nada la historia. Fresnadillo, has rodado cosas muy decentes,  ¿qué te ofrecieron para que rodaras esta basura? Y el reparto debían tener poco trabajo o querer paga extra para hacer esto.

2012: Happy new year! / ¡Feliz año nuevo ! / Bon any nou!

Estándar

Otro año más en la tierra, otro año más en la red que seguiré comentando impresiones de discos, películas hasta las fatídicas en divertidas entradas a bodrios o sueños propios. Otro año que seguiré además de todo lo demás, dedicarle espacio a mi banda favorita como es Sigur Rós y otros trabajos de sus miembros. Este año sacaran nuevo disco en primavera y habrá que estar atento.

Otro año que espero dedicar en mi tiempo libre entretenido subiendo entradas al blog y contento que visitando la gente aun si no comenten como quisiera, tenga información necesaria o les divierta. Y hasta los que no apoyan mis opiniones, critican el contenido no se preocupen que no censuré ni censuraré sus comentarios publicándolos intégramente.

En el apartado “Acerca del blog” sigue vigente mi idea de querer crear alguna web fan del grupo islandés con alguna persona conjuntamente. Pero si eso mientras uso el blog para aportar las novedades que vea interesantes o muy actuales.

Feliz 2012.

JKL: Justice League K.O.

Estándar

Nuestro héroe cae aparentamente derrotado, pero en el último momento, una patada voladora, giro de cuello, arma arrojadiza, explosivo, o incluso sin ser estar del todo casi vencido, consume su acto de venganza incumpliendo los deseos de que le deje en vida a su enemigo.”

Así finaliza muchas escenas con combate final, de esas películas que hace poco las he bautizado de Justice League K.O. Parecerá que hablo en cantonés, pero me refiero que de pequeño tragas mucha basura comestible del celuloide, cómo son las protagonizadas por los Seagals, Van Dammes, Chuaches (aún tengo problemas en escribirlo completamente y correctamente),Stallones, Jackie Chans, y en menor medida, Chucks Norris.

Se me puede escapar alguno, o un nuevo héroe o héroes que no me venga a la cabeza o haya caído demasiado pronto, (por ejemplo Vin Diesel, ¿o puede renacer como el ave Fénix?) pero hace años que estos productos, obsoletos para el cine comercial en bandada a las salas, (aunque en España siempre nos la cuelan para unas semanitas algunas pelis de carne de videoclub o telefilm, pero indudablemente el refilón de acción masiva a paso de DVD es indiscutible) quizás haya algunos de estos superhombres rodando aún pese sin el nivel de esas joyas de décadas pasadas: abuso de esteroides, venganza de familia muerta, armas pesadas, esbirros persistentes, malos comodones, algunas féminas que no dejen que se asusten los espectadores de tantos machos a pecho descubierto, niños que afloran la humanidad de los momentos que nuestros queridos protas se dejan llevar por la bestia del interior…

Yo era un consumidor del videoclub hace más de una década, en especial de Van Damme, o verlas gratis sus obras, los viernes en Tele 5. En una morían sus padres, en otra su hermano, dejando mujer e hija, pero siempre había su espacio reservado de puñetazos, antes de la patada voladora final que te cagas, quizás por eso aunque sea una obra maestra de CineCutre, me llevó a ver Street Fighter: The Movie. Mentiría si diera por seguridad que era más por la casposa licencia del videojuego, Van Damme era Dios.

Chuache, o cómo hasta ahora de “Gobernator”, ironía de la vida, deja que ejecuten a presos condenados a muerte, cuándo en sus pelis dan la imagen que seguro iría a la prisión con provisiones que ni militares, como en “Comando”, para frustar los planes de llevar a cabo tal atrocidad de derechos humanos. Digo esto, y este hombretón en su filmografía tiene títulos como “Ejecutor”, “Terminator”,”Calor Rojo”, “Conan”, que su entrada a lugares vigilados parece más fácil que cortar mantequilla (genial frase de un esbirro que decía la idea rápida de acabar la vida de la hija de papel protagonista de Chuache en “Comando”).

Seagal, Seagal no se si sigue igual, pero más grueso, menos ágil, más vago (en cuánto a escenas con dobles, o de esbozar expresiones claro), y aún así, es de los pocos que llenan su filmografía de títulos sacados para alquiler.

Stallone, o cómo rodar muy poco, a querer volver a ser hablado de machote de sus dos sagas más profílicas, cómo son Rambo y Rocky. Esta última es aún más acorde a ser un producto con curiosidad a ser visionada, pelis de boxeo en estos años siempre se han mantenido con una o dos al año, incluso en España (jojaojaaa). Rambo creo que Stallone debe pensar que debe ser diver volver de nuevo, cosas de síndrome de los sextagenarios.

Jackie Chan, o cómo ser actor de pelis orientales de lucha de forma seriosa, a ser el bufón, y eso consiste su éxito (hay personas, que dicen que les pone nervioso, no dejarían que entrase a luchar en sus casas, no habría mueble o utensilio sin ser usado de arma ofensiva o defensiva por su parte). Sigue rodando, e incluso vuelve a su zona de origen, por si consigue que dejen de meterle en bufonadas con Owen Wilson.

Creo que podría decir Norris, pero sólo tiene el orgullo de haber sido amigo y compañero de pseudos combates detrás de las cámaras con Bruce Lee. Tiene sus joyas, pero me aburre, no sé cómo su serie tenga tanto aguante.

A cada persona le podrá gustar más o menos, a uno o a casi todos, seguir viendo sus películas y a cada nueva, una cita que se esperaba desde la notícia de su rodaje, a la sala del cine o al cajero automático del videoclub, pero si existe esos cómics de Justice League, una película llamada Justice League K.O. (por aquello del golpe definitivo al villano), con todos esos héroes reunidos, sería una joyaza para seguidores, que me incluyo.

Asi que yo proclamo, que por favor, reuníos, por favor, LIGA DE LA JUSTICIA DEL GOLPE NOQUEADOR!! Seagal repartiendo panes y collejas con Bud Spencer, Van Damme combinando patadas con Jackie Chan a los malhechores, Chuache compartiendo armas de gran calibre con Stallone, Jet Li desafiando a Vin Diesel y The Rock, etc.

Por favor, decidme que nunca lo habeis soñado, siquiera en cómics, videojuegos, pese al gran sueño de un gran largometraje, de todos los héroes de acción reunidos.

Como diría un integrante de la página web CineCutre: ” un nido de Cutres (actores), oye”, pero seria también un disfrute para los amantes de estas obras de mamporros y venganzas.

¡Saludos, Cinecutréfilos!

 

PD.: Esta opinión la escribí aqui hace 4 años y más. Por poco adiviné el intento de Stallone en su película “Los mercenarios”.

Basura escrita bajo un flexo (Verano de mierda)[Relato] 3ª parte

Estándar

3

En los últimos 7 días que me quedan antes de empezar a currar después de 3 años rascándome los huevos literalmente, mi percepción del mundo se vio alterada gradualmente. No me importaría el escuchar a los adolescentes que se quedaban hablando enfrente de mi portal. Sus voces “polleras”, queriendo distraer de sus gallos vocales, disimulaban al mundo con agravar la voz pareciendo tener algo metido entre una mejilla o otra. Dios, como los defenestraría a todos. ¿Como sería la Edad Media si surgiera ahora? ¿Irían en caballos en vez de motos, cascos de caballeros adornados con logos de marcas como Chupa-chups e irían a montar fiesta alrededor de un castillo? Si hicieran el caballito, el pobre animal podría romperse una pata y eso no me gustaría, pero siempre podría aplastar al chulo montador, asfixiándolo hasta la muerte o heridas internas.

No me importaba tanto pues me alejaría de ellos unos buenos meses. Espera, ¿no habrá de estos seres pululando en mi puesto de trabajo? No importa, el tema es que me pagan. Suena a prostitución de mi alma, y eso no es cierto. Para eliminarlos de la faz de la tierra tan sólo he de alejarlos de mi mente y que sus voces de glande tenor son solo tonterías. El verano apenas durará lo que yo trabaje. Hola trabajo, adiós juventud clónica con ceniceros rubios en la cabeza y valor igual a gilipollismo. Os esperaré triunfante y grapando en vuestras caras la poca seriedad de vuestras acciones.

Quedé con Paulo y Damián el sábado, penúltimo día antes del Día H. Comenté que algún día libre tendría, aunque puede que entre semana. Somos tan vagos que no creo que se presenten allí a saludarme. Además no podrían verme mucho salvo la hora de comer. El calor apretaba y de camino a casa de Paulo el bus estaba abarrotado. No soporto la masa acumulada de cabezas, culones y tufos. Es más, no soporto aquellos individuos que pretenden ocultar que son unos guarros y no se ducha, rociándose de alguna colonia muy fuerte o una cantidad exagerada que parece que se echen cubos, cuando no disimula y solo hace que se sienta un olor que a menos de la mitad cuando lo inspiras, el acento a sudor y roña te hace daño en el tabique nasal y tu pobre cerebro.

Domingo. La calma antes de la tempestad. Mi padre sigue escupiéndome frases en inglés. Mi madre que en cuanto empiece a trabajar allí, no me preocupe llenarme el plato del bufé libre a la hora de la comida. Que estoy delgado y fino como palillo y ahora que deberé cargar cosas no es plan. Siempre los hombres obesos que cargan cosas son geniales. Mirad a Papá Noel. Buda carga con el mundo en su sabiduría. Es simpático verle en imágenes de sus estatuas de bronce en tiendas de ropa para tallas grandes. Jesucristo es distinto. El cargó con su cruz y no iba sonriendo. ¿Que prefieres un gordo con unas posibilidades altísimas de sufrir un ataque a la patata pero que regala cosas o un raquítico que comía pescado y bebía vino como los indigentes con su sardina en lata y vino tinto de marca Hacendado? Mi elección está clara. Un hombre delgado pero fuerte y que carga en el interior de su ropa un variado arsenal para defenderse de la escoria. Menudos regalos que reparte.

Es la noche, madrugada del lunes. Apenas he dormido. La tempestad empieza. La cisterna empieza a tronar toda la mañana, entre mis padres dando el saludo al trono familiar y hermanos que no disimulan sus gases pero usan el bater como papelera. Me quedo tumbado esperando que se calme la cosa, para ir tranquilamente a la ducha y luego desayunar sin movimiento alguno por la cocina. Entro a servirme mi café después de haberme limpiado a conciencia y veo a través de las gafas de mi padre mirando por el rabillo del ojo. “Apenas has dormido, ¿eh?”. Le respondo como toca por la mañana, un graznido que sale de mi boca que no suena ni sí ni no. Almenos sabe que le he escuchado.

Cogemos el coche, es un decir, el conduce y yo me paso con cara legañosa y de chupar limones por los primeros rayos del sol no del día pero si para los que aparecen detrás de la barriada. Ugh, cerrar los ojos es ver una capa rojiza y púrpura a ratos. Hablo con mi viejo muchas veces, pero entiende de mi posición de estar comenzando a entender que voy a currar de mañana y pone la radio en espera de encontrar alguna sintonía con imitadores graciosillos de personajes de la actualidad. Los raps abundan pero no es rap, son rimas que harías a los 6 años pero peor. Voces en off que discuten y te lo anuncian todo a gritos. Por la ventana veo caras que en el mismo momento olvido. Solo sé que almenos comparten mi estado pero aumentado por equis tiempo. No acabo ni de empezar, solo en el camino al tajo y ya siento déjà vu.

Basura escrita bajo un flexo (Verano de mierda)[Relato] 2ª parte

Estándar

2

2 semanas y era libre, libre de quedarme en casa y no dibujar nada, ver pasar el tiempo inútilmente con la programación de la televisión y la ausencia de contactos de amistades para charlar por la red por la suerte que tienen de viajar.

2 semanas que las aprovecharé como uno qué sabe y bien: no cambiar nada pero recordar los días que me faltan.

Hablo por mensajería instantánea de Internet con mi amigo Damián, otra de las amistades que empezó en el instituto y seguimos prácticamente igual. La diferencia ahora es que está enganchado con aquella maldita serie llamada “Ploof” o “Lost”, y le encanta contarnos a mi y a Paulo lo último que ha escuchado de su grupo favorito, unos rusos o suecos que tocan canciones mientras el vocalista toca su guitarra eléctrica con un arco de cello sonando horrible y apagado mientras canta en falsete. Aterrador. Le cuento la noticia del día y el responde con risas que se atreve a pasarla en relato corto ahora que llega el verano y hace tiempo que no escribe. Valiente mierda.

Las clases de Diseño las aprovecho como puedo, no volveré a tener la oportunidad almenos en este curso de realizar trabajos con calma. Antes ese día me paso por el bar de Paulo. Está prácticamente vacío pero nunca del todo, Gente que espera para ir a comer, gente que viene de llenarse el estómago. Paulo está sentado enfrente de una mesa cercana a la puerta del pequeño local. Mira para no morirse de asco la recepción pirata de una tele digital alguna peli sobre una monja que vuelve del infierno para matar a los alumnos que la mataron por cruel y bollera. Al ver que entra alguien y enterarse que soy yo, interrumpe su movimiento de levantar el culo y servirme. Me saluda con un “Uey” y sigue mirando la película idiota de terror.

Al decirle que tendré pasta para comprarme un PC nuevo, empieza a comentar lo que el se ha pedido ya por encargo en cuanto a piezas para su nuevo ordenador. “Es un pepinazo”, responde siempre. Me promete que con su hermano tendré la ayuda para tener listo un ordenador ideal para jugar y trabajar. No saco el tema del PC vs Mac. Un hombre de treinta y pocos años que estaba taciturno tomando un café con leche de repente se despierta de su letargo, se gira a nuestro lado y empieza a cantar: “Esas maquinitas que jugáis, os hacen ver marcianitos antes y después de acostaros. Un amigo me invitó a jugar a un FIFA: 90 minutos con un comentarista de fondo que aún después de estar en mi cama le seguía escuchándole. Esos juegos son adictivos y malos. Los niños ya no dibujan pollos de corral, los retratan como los que ya están muertos y pelados en la carnicería del supermercado.” Nos quedamos callados por si quiere proseguir con sus penas, ya que nos sigue mirando con cara de “Os he dado una lección del día”. Y en efecto, sigue con su sermón.

Acabo las clases y me despido de mis compañeros. Al llegar a casa me recibe mi padre con un saludo que de primeras no entiendo. Le pregunto si me ha dicho algo y me responde que es inglés. Me mira divertido, que debo empezar a practicar para el trato con las innumerables visitas de clientes británicos. Pienso que exagera, que solo seré un mandado de sus compañeros de trabajo, pero acaba diciéndome que en ocasiones deberé atender a los huéspedes de la temporada alta. Mi garganta hace un ruido estúpido al querer emitir sonido de entendimiento a la vez que trago saliva. Los lentes de mi padre se desplazan un centímetro abajo al subir las cejas para que entienda que me debo resignar lo que me espera.

Una semana. Siete días que pasan volando. Otros siete y ya no seré un parásito doméstico. Mi madre como de costumbre se acerca al cuarto para llamarme y vaya a cenar con ellos, con o sin fideos instantáneos para mi solo. Se queda mirando un bulto que hay encima de la silla a la que se suele llamar “la que siempre usas para llenarla de trastos y ropa”, ya que hace unas 5 horas no estaba allí esa bolsa. “Me he comprado un libro de anatomía”, le digo para acallar su curiosidad. “Pues haz fotos a la gente, la de fotos que debe haber por el ordenador también” “Internet dirás” “Eso, por la red de los locos”. Lo dicho, seré siendo un hijo que compra libros para tenerlos de archivo en sus dedicados dibujos, dedicados porque me parecen basura pero las horas que les echo. Pero un hijo que se puede permitir esos caprichos. Una mancha de humedad del techo me mira desde allí arriba. Semanas que pasan y sigue allí. Es ya mi confidente, pero la cabrona morirá algún día a base de brochazos. Me levanto y voy a cenar mis fideos.