Archivos Mensuales: agosto 2012

Bodrio infantil (13): Amityville 4: La fuga del demonio

Estándar

Hace pocos días me vino a la cabeza unas escenas ridículas de una película ochentera de terror, algo sobre una lámpara de pie maldita, un niño rubio con tupé que tenía un aspecto que dudaba de su edad de verdad, y sobre todo que no me dió miedo sino risa al verla hace años de niño una tarde de domingo en Tele 5. Empecé a buscar por internet y pude saber que era una secuela de la saga de  Amityville. Serie de películas que no me interesan pero con esto que deseaba volver a verla y reírme un rato. No fue en vano la búsqueda. Es más tontamente entretenida de lo que recordaba.

He escogido esta carátula de DVD por la gran tensión y suspense que ofrece… no, es que me ha parecido un ejemplo de cutrez por poner a un sacerdote que apenas se ve unos minutos Y NUNCA CONOCE A LA FAMILIA PROTAGONISTA (no así con el joven sacerdote que vemos más en pantalla y si sale junto con estos personajes), viéndose aquí con una inusitada y cercana postura de manos en hombros de las actrices principales. También que el personaje de la abuela apenas cambia de expresión y es más carapalo que Amparo Baró.

La historia empieza cuando un hombre (no se si un agente inmobiliario o que, ni idea) espera la llegada de los sacerdotes que van a exorcizar la conocida casa de Amityville. Entre ellos uno joven y otro ya mayor que entraran para expulsar el mal… y dentro es cuando empiezan a sacar sus instrumentos de trabajo de forma torpe. Normal que apenas consigan salir con vida. La casa empieza a poltergeistar como temblar lámparas, cerrarse puertas, luces que se apagan y se encienden, moscas pegadas en la ventana ¿? (¿qué culpa tendran los bichos como para ser una imagen de perversión maligna?) Entonces el joven encuentra el objeto que el Maligno ha elegido para presentarse ante él y enfrentarse… una horrorosa lámpara de pie que debieron encontrar en el Rastrillo.

Y sucede que el Demonio se mueve por la casa o algo de su fuerza por medio del cableado eléctrico. Así vemos una graciosa pero no intencionada escena en que una bolita se mueve por el cable hasta meterse en la lámpara. Me recuerda a ese gag visual de los dibujos animados que a su vez parodian al corto de los Lumiere “Regador regado”, con una esfera de agua al estar siendo pisada la manguera.

Los hermanos Lumière nunca pensaron a que llegarían a inspirar

Es tal la fuerza del diablo que consigue aparecer su cara en la bombilla central, estampar al sacerdote y que sea lo más cercano a una eyaculación en la vida que tendrá. Por cierto que cara más ridícula se nos debe quedar a los tíos en ese momento viendo este plano.

Le vemos en un hospital que realmente no sé cuanto tiempo queda insconciente, solo que los objetos de la casa son puestos en venta en esas típicas ventas en garaje ¿? ¿Acaso la casa ha sido comprada? ¿quien tiene la fantástica idea de enseguida vender estas cosas y antes parecer la casa que nadie se acercaría? El sacerdote anciano dice que está sin ser maligno alguno residiendo en la casa, asi que todos sabemos que ahora es la lámpara… lo que nada inesperadamente es comprada por alguien y llevándose la desgracia a casa.

¿Se imagina uno si en vez de esa lampara hubiera sido este flexo que venden con con forma de cabeza de gato? Como en internet, todo mejora si añades un gato.

Lo mejor es que no es una de esas escenas con suspense de alguien mirando un objeto maldito y quedándose prendado por alguna aura o una atracción por engaño del demonio. Es que la anciana que compra tal abominación lo hace para descojonarse y mandárselo a su hermana que está a la otra punta de EEUU, California.

Pero es estar riéndose y cortarse con un borde afilado de la fea cosa. Y sufrir un tétanos incurable que se extiende del dedo hasta su organismo y morir… ¿acaso el objeto se sintió ofendido, burlado y solo ser comprado para tal cosa y no vivir en su casa? Satanás es un celoso mamonazo. Realmente es una muerte gratuita, y nadie más sufre algo así al tocar el susodicho objeto.

Esta película tiene ciertas silimitudes con La maldición de Cathy como que al tocar el objeto principal maldito te deja la mano hecho un cristo… una sola vez. También compartirá más cosa que iré contando.

Total que empieza a sufrir esa infección y aún decide enviarle ese objeto a su hermana, “la broma hasta la tumba” se debe decir. Así conocemos a los verdaderos e interesantes protagonistas (ya es común que diga esto y es realmente lo contrario en lo de interesante).

La familia Evans, una viuda y sus 3 hijos que por la reciente muerte del cabeza de familia deben trasladarse a vivir a a casa de la abuela. Consta de un niño de ¿13? ¿16? (en realidad tenía 20 años el actor pero de allí esa apariencia curiosa que no distingues su edad) con un peinado ya pasado a finales de los 80 y que protagoniza escenas de las más descojonantes. Una hermana mayor que tiene esa extraña belleza que cuanto más cerca y según que lado le mires parece tener cara más tocada que Stallone y a ratos casi guapa, siendo una actriz que uno se fija en que tenía una buena pechonalidad… no trabajó muchos años más y sobre todo de serie B, enseñar sus generosos atributos y poco más. La hermana pequeña es la tipiquísima niña malrollera que debido a la muerte de su padre está más allá que pacá y será la que acerce a la horrible lámpara al ser engañada por el diablo que toma la forma de su progenitor. Al final solo dirá “Mamá he tenido una pesadilla” y antes y después te dan ganas de darle una bofetada.

Finalmente tenemos a la viuda y su madre, como una abuela a veces tan seca que no sabes si es por el personaje o la actriz actua de una forma tan automática que transmite cero emociones. Luego hay la clásica criada que debe morir, o técnicos para realizar chapuzas que son víctimas de la casa.

Al llegar para instalarse, la familia saluda a la abuela y llega al mismo tiempo la lámpara demoníaca. Enchufan esa cosa y los animales parecen más que asustados (un loro y un gato de nombre ridículo como “Pepper”) como molestados por el equipo de rodaje y añadiendo después sonidos que no vemos emitir de su pico y boca.

La primer a noche como si de una actualización automática cojonera de Microsoft se tratara, la lámpara se enciende sola e intranquiliza a las mascotas, además de ver de nuevo esa especie de bolita de energía oscura que pasa del objeto al enchufe, como siendo instalado su poder en la casa. Poderes como: hacer que queme una tetera por el asa, encender una radio mientras madre y abuela hablan de la situación familiar justo emitir la canción que dice ser la primera “nuestra canción” con el difundo marido. Entiendo que un demonio sepa engañar pero no sé como instalándose en la electricidad de casa recoga información tan personal en un segundo ¿? 300 años en Amityville y ahora le interesa por narices una familia en California adoptando esa figura del padre para la niña. Será la crisis de los trescientosañeros.

Una cosa curiosa es que nunca vemos a ese actor en escena … si es que era actor (que no sé si es el caso, seguramente era un conocido del director, algun técnico de rodaje y como mucho luego le pusieron cutre maquillaje para la cara diabólica del diablo). Cogieron a un hombre, le grabaron, lo superponen en los fotogramas y creo que ni habla o mueve la boca. Los creadores diran de una forma ambigua y aterradora sin presencia en sí pero a mi me parece un ajuste de presupuesto. La niña ya estaba chiflada para que confunda a su padre con una lámpara fea… a no ser que este hombre fuera igual de interesante que una lámpara fea de salón.

Como me estoy alargando, voy a resumirlo contando las escenas ridículas:

Sin motivo alguno el diablo toma la forma del brazo y se pone sobre la viuda, sonríe de forma agradable pero se despierta por ello y no  hay nadie más en la habitación. Nunca más sabemos de ese brazo fantasmal.

Sin saber como el diablo ha puesto al lorito ¿ya muerto? en el horno microondas cuando el hijo iba a preparar el desayno.  Y he aquí la escena que me llevo a buscar la película casi desde cero al no conocer el título.

El diablo toma la forma del marido fallecido apareciéndose ante el espejo. EL TRABAJO MÁS FACIL DEL MUNDO DE ACTORES: No actues, no hables, usaran tu imagen, grabar a cámara, alguna foto y listo.

El niño de ambigua edad con tupé juega con una motosierra apagada pero de pronto se enciende y no la puede controlar. Una descojonante escena que recomiendo ver en el siguiente video de Youtube  a los 6 minutos:

Una barra de hierro puede parar, ¿o no? una motosierra… ni idea pero resulta que algo tan peligroso lo paran enseguida y otras cosas luego no.

El diablo al tener el control de la casa consigue mutilar la mano del técnico que venía a arreglar enchufes y motosierra, con la trituradora de la pila de la cocina. Me parto como la chica apenas se inmuta salvo tapar su rostro ante la lluvia de sangre. Al final se escucha en conversación posterior que perdió su mano pero no muere. ¡Es más peligroso ahora de forma aleatoria tocar la lámpara!

Ya lo dicen, que el teléfono es de los objetos rutinarios de trabajo con más mierda para echarse en la cara. Pero vemos que puede ser la primera llamada desde una lámpara a un teléfono y luego eyacule una cosa ácida. No masturbeis los teléfonos por si acaso. (Igual le hizo una buena faena para que el joven cura no se toque por las noches).

[Modo fanático de foro de cine] Sustancia negra como la de los ingenieros : O

Ese fontanero además de caerle la mano mutilada del electricista, SE QUEDA ATRAPADO, NADIE LE HACE CASO, EL DIABLO MUEVE SU FURGONETA FUERA DE LA CASA Y MUERE AHOGADO ¿¿?? para que nadie sospeche de su ausencia en la casa… ¿pero y su familia? ¿amigos? ¿compañeros de trabajo con la policía?

Trasladan la lámpara al ático pero la niña sigue hablando con el diablo en forma de su padre, la críada una tarde después de pensar que el fontanero se marcha ve la luz de arriba y muere asfixiada por el cable… la policía determina muerte natural o paro cardíaco. ¿Acaso no habría unas putas marcas de cable en el cuello?

La policía cree si la niña pudo matarla, sin pruebas. Los hermanos no pueden parar a una pequeña niña de 11 años a que vaya al ático y veamos una luz cegadora que haría remover la tumba de Tobe Hooper… si estuviera muerto, en clara copia a Poltergeist (en sí es toda una copia ya con esa niña malrollera). El cura consigue llegar a California, convence a la madre de la maldición y se presentan cuando se produce la última lucha en la casa…

FINAL

El cura no hace una mierda, salvo llegar con la madre. La abuela consigue derrotar a la lámpara echándola por la ventana del ático, cayendo a las rocas de la costa cercana con una exagerada explosión. La familia es feliz aun sin saber que tienen un muerto en el sótano (pobres fontaneros, se coge manía por cobrar mucho pero tampoco es para tanto) y me temo que la policía irá en cualquier día. La abuela irá al funeral de su hermana que vimos al comienzo y sus miembros quedarán al acecho… del diablo ahora en la forma del gato Pepper, que se acercó por giro forzado del guón a la orilla y se le mete el demonio CON UNA IMAGEN FIJA Y ZOOM EN LA SALA DE MONTAJE ADEMÁS DE RETOQUE A OJOS ROJOS PARA SABER QUE ES EL MAL

He omitido ciertos diálogos, algunas escenas también entrañablemente cutres. Pero sin duda un bodrio de esos que me alegro haber recordado.

PD: Iba a poner imágenes de la niña malrollera pero ya tuve bastante con el de Nueva Pesadilla  que hablé unos meses atrás. No falta lo de una conducta infantil de querer ver a su padre aun de esa foma realmente subnormaloide en lámpara, pero a ratos sonriendo maliciosamente porque es una película de terror y luego como ya dije es romper la lámpara y decir que había tenido una pesadilla, si si, claro, ahora sueñas, será guarra. Ojalá la metieran en la cárcel por ser cómplice de morir un fontanero y una criada. Y un pobre lorito que no hizo nada.

Quién lo diría pero hasta la niña de Maldición de Cathy y ser subyugada por su tía fallecida me parece mejor excusa que una horrible lámpara que de pronto provoca un poltergeist en casa como llevar una furgoneta fuera de casa, matar con tétanos a dejar que una otra anciana consiga defenestrarla. JOYAZA.

Anuncios

Nueva camiseta en venta de Valtari (y algo más).

Estándar

Hace unos días en la página oficial actualizaron su sección de tienda on-line. En este caso añadieron una nueva camiseta basada en el disco actual de la banda, de un tono mínimo grisáceo con el consabido barco levitante, atrás arriba sobre el cuello de la camiseta nombre de la banda y del disco. La anterior negra parece que ya no la venderan más. Pero me juego que a final o casi de gira mundial haran alguna dedicada.

También unas ecológicas botellas de agua Sigg para rellenar las veces que quieras o hasta reciclables, con el hablado barco y nombre del grupo.

La camiseta cuesta sobre unos 24 € (euros) (no sé si se añade algo por gastos de envío), mientras que una botella Sigg 23 € (euros).

La verdad es que después del vergonzoso servicio de Topspin como tienda para el nuevo disco y objetos derivados dudo en comprar la camisea al instante pero ese color gris y diseño me atrae. Me gustaría que sacasen más camisetas nuevas y basadas en anteriores discos o hasta una sencilla con solamente el nombre de la banda.

Bodrio infantiloide (2): Intruders

Estándar

Me queda menos de una semana de vacaciones, con lo que aprovecho para leerme libros, mirar series y documentales que tenia apartados por falta de tiempo en estos días. Y de películas las que me habían dado curiosidad. En concreto una producción del año pasado del cual nadie habla o recomienda y no sabía el por qué, teniendo a Clive Owen como protagonista y Juan Carlos Fresnadillo dirigiendo la cinta. Y se puede ver que empiezo escribiendo esto en el apartado de bodrios… No digo na’ y lo digo tó’.

 

Antes que nada a mi me gustó 28 semanas después. Y hasta el giro de la entrega original por Boyle me convence. Asi que Fresnadillo creo que hizo una secuela decente y con historia de fondo de drama familiar bien llevado. Por eso en cuanto ví que dirigiría una cinta de ¿terror? con unos padres e hijos sufriendo un acoso de un ser llamado Carahueca estaba frotándome las manos por como rodar una historia de imágenes potentes y una trama interesante de principio a fín. Tonto de mí no leí los encargados de escribir el guión.

Normalmente cuando escribo estas reseñas para divertirme y compartir las cosas que veo mejorables o tópicas, siempre pasa que cuantos más guionistas hay, puede haber peores resultados. No digo que en todas las películas pero de verdad que puedes leer el que haya historias hasta con 4 escribiéndola y para cuando has visto la cinta parece que se han cegado el uno al otro en comentar las fallas o cosas no convincentes. En este caso son dos españoles de nombre Nicolás Casariego y Jaime Marques, que seguramente han sido mucho más de guionizar programas de TV de España que obras de ficción viendo sus fichas de IMDB.

Todo esto lo comento porque desde que puse la película en Play me estaba oliendo algo. La escena del niño protagonista siendo asustado por un ser encapuchado sin rostro y una madre que no deja de decir que es una pesadilla y actua tan sospechosa de ocultar algo cualquiera que haya visto cine de algun misterio con alguna trama supuestamente entrelazada pilla la idea general de lo que pasa.

Antes que nada no funciona como película de terror. La tensión y los nervios se apoderaban de mi pero por una estructura tediosa y repetitiva además de un misterio que hasta sabiendo la verdad aun intentan alargar casi 20 minutos más o de forma visualmente “espectacular”. De thriller o misterio ya he contado que hay algo que te imaginas y solo esperas cuando van a dejar de mascarlo todo y ver las soluciones en una masa facilmente de entender y nada densa aunque te quieran estirar el chicle. Y no, no escribo esto mientras mastico algo.

En un momento supe que algo de psicología habría y un desencadenante para detonar las visiones. Una niña en Londres encuentra un relato sobre un Carahueca que asalta niños que encuentra en casa de campo de sus abuelos en un árbol y poco después ella y su padre ven al ser de la historia y así durante la película trata de “niño que está conectado con la historia desde Madrid-niña de Londres” y entre estas las ocasiones que son atacados por un ser que se esconde en el rincón oscuro del cuarto.

El padre es testigo del accidente laboral más estúpido e irresponsable, algo común en películas, pues hasta con buenos EPIs en su poder deben ser gente que mueren porque, hablando mal, son gilipollas y temerarios. A lo alto de unos andamios desde una altura considerable el compañero necesita llegar a una caja de herramientas pero está atado al arnés con lo que también el muy inútil no se pudo acercar más cerca la caja o pedirle a su amigo que así lo hiciera. Así que sin pedir favor a nadie se suelta del arnés y como pierde equilibrio y se agarra con ambos brazos a la estructura de metal que estaba encima. Owen llega a él pero Frenadillo corta la escena hasta que menos de dos minutos sabemos que ha caído mientras tiempo atrás no paraba de decir “‘Me voy a caer, me voy a caaaer!”.

En este momento uno piensa que debe ser una pieza fundamental pero también la ví como una escena tan fría, tan automática que no sé, Owen no menciona nada de esto en la familia y en cambio su hija se empieza a sugestionar por una estúpida historia de un Carahueca. Así para ahuyentar sus demonios de pesadillas deciden quemar un pelele con una chaqueta azul oscuro con capucha y una  pelota de baloncesto para la cabeza, dándole la forma humana atado todo esto a un palo.  Así lo único que consigue es que su hija se le meta más a la cabeza ese miedo y ya lo vislumbra como encapuchado y sin rostro aparente.

En la otra historia un niño de Madrid muy imaginativo para pensar en historias no precisamente felices sino niños sastres siendo tragados por un gigante y su madre le ayuda a escribir estas cosas a las tantas de la noche (si, para que luego digan que la tele les excita su imaginación y producir terrores nocturnos) le pide que se vaya a dormir. Un momento después algo se cuela en la casa y tiene a la madre en el suelo forzándola a estar así, pero al ver al niño le ataca, saliendo este justamente de unos andamios que hay fuera en el piso (normal que te entre gente así). La madre le dice que todo es una pesadilla y para defender la postura llega hasta el llevarle a una iglesia ¿¿?? Aquí ya entendí que estaba pensando en lo correcto aún más y pensaba “no, por favor, no, esto no” y un cura jovencito simpaticote interpretado por Daniel Brühl escucha a la madre afligida (personaje interpretado por Pilar López de Ayala).

Resumiendo, sufren esas visitas a la noche ambos niños de ese Carahueca. La madre del niño decide parar todo esto a base de un EXOCIRSMO cuando no hay lógica posible. De la niña los padres piensan mejor en una psicóloga infantil. Al final resulta que el niño era el personaje de Clive Owen en su infancia en los años 70 en España y al ver que el joven sacerdote les había pillado en que era un trauma y nada sobrenatural huyen hasta Gran Bretaña ¿¿?? Entiendo que las madres puedan hacer lo posible para proteger un trauma, aunque un padre recien salido de la cárcel que solo deseaba ser follado y más envidia de que su hijo recibiera besitos de su mujer (pero que mierda estoy escribiendo) no se le ocurre otra cosa que ir con capucha en noche lluviosa (algo irónico lo de ver más escenas del piso en Madrid llover que en Londres), colarse por los andamios ¿¿?? y acechar a su familia, con el resultado de ser empujado por el andamio y caer.

Ahh, de allí el trauma. Qué inteligente, que calculado, que pieza de relojería alemana tan precisa la de esta historia. Esto es lo que debían pensar los guionistas, yo solamente pude darme una palmada en la frente y no saber como luego lo empeoran más. El miedo se transmite a la hija, Owen ya crecido al haber escrito esa historia y por fín tener no olvidada, sino en el fondo de su mente por años. Así padre e hija comparten alucinaciones, sugestión y la pequeña decide callarse al saber que todo es por su padre que hasta ataca a un ser inexistente. Los psicologos aprovechan la cinta de seguridad que la familia dejó para saber si entraba alguien en casa y ver que Owen está como una cabra de loco.

Aquí llega una parte absurda, innecesaria y que alarga la historia artificialmente teniendo que marcharse Owen a la casa de su madre y ver una escena TAN ridicula como ver a López de Ayala en una casa con poca luz de la tarde y maquillaje para ser su progenitora y el su hijo. No podía evitar reirme, en serio, ¿quién se lo cree que ella es anciana? Poned otra actriz o mucho mejor maquillaje por favor.

Y es que debe volver a su casa corriendo ya que la hija sin saber porque sabiendo que su padre esta pirado tiene una última y definitiva alucinación siendo transportada a un limbo de una cama solitaria, culebras negras atando brazos y piernas y Carahueca al acecho… ¿Pero que cojones viene esto? ah si, para que el padre le reconozca que escribió todo esto y la típica catarsis finalizando la historia que empezó décadas atrás y desaparecer para siempre ese miedo en la forma de Carahueca.

Menudo montón de estiércol. Estúpidas manías de un giro de trama y más si no saben que contar y solo esperas que los demás personajes ya digan “estamos locos, vayamos a la redención final” y pulsar tecla de Stop, para empezar a escribir una entrada sobre Cabezahueca, la de los guionistas.

PD: Hasta Hector Alterio tiene una aparición breve y es una escena que aun más entiendes que de miedo nada la historia. Fresnadillo, has rodado cosas muy decentes,  ¿qué te ofrecieron para que rodaras esta basura? Y el reparto debían tener poco trabajo o querer paga extra para hacer esto.